• Publi Juicy Invitados
  • Publi Juicy Todos

Mis experiencias en Grindr

#1
Hola a todo el foro,

Hoy me animo a escribir y relatar algunos de los mejores momentos que me dio Grindr. Entre perfiles falsos, catfish y personas turbias pude encontrar algunos buenos machos que me dieron noches de loca pasión.




UNA TARDE TONTA Y CALIENTE

Esto ocurrió en uno de esos días calurosos en los que está uno más caliente de lo habitual. En una tarde libre sin nada que hacer abrí Grindr con la esperanza de encontrar alguien nuevo en el área... pero no fue así. Ninguna foto de perfil nueva, todos los usuarios sin foto.

Sin embargo alguien decidió escribirme “Hola” “Edad? Rol?”. En mi perfil pone que soy pasivo pero muchos me lo preguntan aún así y pensé “otro que quiere coleccionar fotos”... pero me equivocaba. Me pregunta qué estoy buscando y en un acto de broma respondo “me estoy haciendo un café y busco a alguien que ponga la leche”.

Justo después envió unas cuantas fotos. Era un chavo de cuerpo atlético y de piel muy muy blanca. Tan blanca que le pregunté si era extranjero (haha), pero lo que más me gustó fue su verga. Una verga blanca como la nieve que se podía agarrar con las dos manos. La cosa iba bien. Le mando un par de fotos sugerentes. Le gusto y quiere recibirme en su casa.

Un poco nervioso por lo rápido del encuentro llego a su casa y me recibe el chico de las fotos. Al ver que era él me relajé un poco y cuando se cerró la puerta dejamos que hablaran nuestros cuerpos.

Nos besamos mientras nos desnudábamos y cuando ya no quedaba más ropa fuimos a la cama. Su verga blanca y dura se balanceaba de un lado al otro mientras caminaba, no podía dejar de mirarla. Ya en la cama me dispuse a probarla y se la mame hasta la arcada. Es curioso que las vergas atraen cuanto más grandes pero luego son más difíciles de chupar.

Me pidió cambiar de postura y ponernos en 69. Creí que también mamaría pero directamente fue a por mi agujerito. Que lengua tenía Dios mío, acariciaba mi ano y a veces me penetraba con ella. Si dejaba de chupar, él dejaba de lamer, y podía notar cuánto le gustaba con el énfasis que me comía el culo... pero me estaba muriendo porque me cogiera con su verga y no con su lengua.

Lo espero tumbado panda arriba con las piernas abiertas. Él se coloca el condon y viene hacia mí con deseo. Tenía el ano tan salivado que me penetró y me llenó con poca dificultad. Tras unos besos iniciales empezó a coger con más y más intensidad.

Probamos muchas posturas: perrito, de lado, monté su verga como una bicicleta, en cuclillas. Yo no dejaba de retorcerme de placer, sorprendido por su aguante. A esa velocidad, cualquier otro habría terminado en 5 minutos pero él seguía y seguía. Fue tan duro que mi ano tendía a salir y estar muy abierto. Me pidió correrse en mi espalda y así terminó.

Fuimos al baño a quitarnos el sudor. Nos mojamos juntos... pero como yo no me corrí, seguía cachonda como una perra y lo incité con mi culo sobre su blanca pelvis, tratando de revivir ese martillo pilón. No tardó en buscar otro condón y rematar la faena en la regadera. Finalmente me corrí contra la pared del baño mientras me cogía. Él hizo lo mismo sobre mi culo.

Terminamos de sexo por ese día pero volvimos a vernos más veces hasta que decidió conocer a alguien de forma más personal. Me divertí mientras duró, buena vergota blanca sin duda pero no fue la más grande que pasó por mi trasero. Esa se la describiré en otra historia

Chao!

Mis experiencias en Grindr

#3
Hola de nuevo, acá vengo con otro relato. Es una de las cogidas más mórbosas que recuerdo aunque reconozco que me dejé llevar demasiado.



SOMOS 2 BUSCANDO PASIVO

Era un sábado por la tarde y empezaba a oscurecer. No tenía planes y el aburrimiento dejaba llevar mi mente a rincones obscenos y calientes... Asi que abrí Grindr con la esperanza de llevarme una buena sorpresa (con verga incluida)


Nada... siempre los mismos. Perfiles sin foto, usuarios mareando... reviso conversaciones antiguas para ver fotos calientes... lo usual en la app.

De repente aparece una nueva conversación con el titulo “Somos2 30 32” con un mensaje diciendo “hola, somos una pareja que gusta de salir de la rutina”. Eran una pareja de dos activos que a veces buscan un tercero para complementarse. Los tríos no me atraen porque me gusta tener sexo con más intimidad. Respondí que no estaba interesado pero me mandaron fotos para convencerme.

Eran dos chicos de gimnasio, musculosos y con barba luciendo pectorales en tanktop. Fotos con pesas, poses en el espejo, ropa interior... un escalofrío recorrió mi pene, recuerdo que incluso mojé un poco. No podía ser real, demasiado caliente. En ese momento el morbo me pudo y pedí una foto de ese momento para ver qué eran reales.

En ese momento vieron mi interés y me pidieron fotos. Envié fotos resaltando el trasero que iban a probar, sólo dos, sin pasarme de cachonda, haha. Les gustaron y acordamos vernos en su casa.

Antes de dejar la conversación les pedí que me recibieran en tanktop, como en las fotos. Ellos a cambio me pidieron ponerme un jockstrap, lo que me dio aún más morbo.

Llego a su casa y me recibe uno de ellos con una sonrisa. Me conduce al sofá donde está su novio y nos sentamos los tres, yo en medio. Estaba muy nervioso porque era mi primera vez con dos a la vez. Llevaban puestos sweather y les pregunto por los tanktop. Sin decir nada, los dos se quitaron el sweather y lucieron tanktop, musculados, marcados, machos. Volví a mojar la ropa interior.

“Te gusta lo que ves?” Palpé sus torsos, estaban duros y firmes. Los pezones estaban duros y al tocárselos a uno de ellos, ambos pusieron sus manos en mí: me quitaron los zapatos, la camiseta y los pantalones. “Bonito jockstrap” dice uno de ellos. Me sentí halagado e indefenso al mismo tiempo porque estaba casi desnudo mientras ellos aún tenían toda la ropa. Dos bultos adornaban sus pantalones de gym y mis manos fueron a ellos como un imán. Ahí la locura se desató.

Casi por sorpresa, uno acercó mi cabeza hacia su pantalón mientras que el otro tocaba mi agujerito. Estaba disfrutando pero tenía la sensación de que iba un poco rápido, así que intento besarlo y me aparta la cara. “Lo siento, besos solo con mi pareja, tú pones el culo”.

Con cualquier otra persona me hubiera marchado indignado inmediatamente... pero su “pareja” me había empezado a comer el culo y lo dejé pasar. Volvió a llevar mi cara contra su verga. Me iban a USAR y eso me calentaba todavía más.

Empecé a mamar verga mientras el otro me habría pero estaba tan caliente que estaba listo rápidamente. Se puso el condon y me penetró. No tenía poder de decisión. Ellos me movían, me volteaban, dirigían el ritmo. Iba a satisfacer a ambos, iba a ser su putita. Poco a poco lo iba disfrutando más.

En ningún momento me tocaron el jockstrap, yo era un hombre lleno de verga y mojado de precum. Me cogía el uno, mamaba al otro. Mamaba al uno, me cogía el otro. Azotaban mi trasero, les encantaba. En ese momento de lujuria podían hacer conmigo lo que qusieran... y así lo hicieron.

Uno se tumbó panza arriba y yo monté su verga. El otro, sin embargo, acechaba por detrás. Veía sus intenciones, sentí miedo y dije “no, dos no!”. Me dicen “calla y ábrete”. Nunca había tenidos dos vergas dentro pero llegó el día. Me relajé y lo intenté. Reconozco que en esta parte tuvieron un poco de delicadeza. Mucho lubricante, empujar, abrir orto y.... DOS VERGAS. No me lo podía creer. Estaba a mil y empecé a gemir mientras me penetraban de forma coordinada. Me sentí muy abierto y me di cuenta que mi pene estaba reducido al tamaño de un cacahuete... pero húmedo. No podía dejar de gemir. La presión en mi recto era de otro mundo.

Finalmente se corrieron mientras me penetraban ambos. Yo hice lo mismo mientras me tiraban su ropa en la cara. No suelo eyacular mucho pero esa noche me superé.

Después del sexo fueron bastante más amables. Me pidieron disculpas porque a veces les gusta el sexo un poco duro e impersonal. Incluso me invitaron a cenar. No volví a quedar con ellos porque, aunque me gustó ser tan PUTA, me consideraban solo un culo abierto


Y eso es todo por hoy. No se toquen mucho y busquen vergas de verdad

Chao!

Mis experiencias en Grindr

#7
Buen día a todos veo que les agradaron mis historias en Grindr así que pasaré a darles una pequeña actualización de una ocasión que tuve con un chavo algo más joven que yo


APLUMADO Y CON SORPRESA

Esto sucedió un día cualquiera cuando volvía de trabajar. Abrí Grindr con la Esperanza de encontrar un buen macho para coger de seguido pero en su lugar apareció una conversación de un usuario

Berenjena 19


Una buena dama que se precie de serlo nunca revelará su edad, aunque admitiré que yo era unos años más mayor que él. De entrada lo habría descartado porque siempre busco hombres de más edad pero entonces su sencillez y su ir directo captaron mi atención

Me dijo que estaba caliente y me preguntó si tenía sitio. No me gusta ser puta y además poner la cama pero hacia mucho que no mamaba verga y necesitaba ganar tiempo para depilarme. Le ofrecí mi cama pero quería saber de antemano lo que iba a encontrar.

Me pasó fotos algo normales: chico joven, delgado, de cabello corto, puntiagudo y oscuro y aparentemente sin vello. Y digo aparentemente porque no mostró ni trasero ni verga, solo dejaba intuir su tamaño a través de la ropa interior. Se intuía grande pero ese truco ya lo conocía e intenté convencerlo para no ocultarse. Respondió: “hay mucho ladron de fotos y no me gusta enseñar mucho, pero si lo que buscas es una *berenjena* no quedarás defraudado”. Una gota recorrió mi pene hasta caer de la punta. Mandé fotos del trasero que iba a dar cobijo a su berenjena. Doy una dirección cercana a mi casa para vernos y el plan estaba hecho.

Me depilé con mucha tranquilidad y esmero pues es un engorro tener que hacerlo cada vez que te cogen y quería que me durara. Hago la limpieza de rigor. Me pongo unos slip azul claro, una camiseta ajustada y jeans cortos. Estaba listo pero dentro de mí tenía una preocupación: y si no sabe usarla? Y si la foto está alterada? Y si son robadas??

Me avisa que está esperando y voy a su encuentro todo nervioso. Desde lejos pude ver que el chico era real y me tranquilice pero al saludarnos algo me chocó. Era muy aplumado. Tanto o más que yo. Sentí que había perdido el tiempo, que no se le pondría dura, que seríamos dos pasivos mirando las moscas. Intenté hacer ver que no me importaba y fuimos a mi casa.

Cierro la puerta principal y le pregunto si trae la berenjena. Se ríe y dice “por supuesto, quieres checar si está madura?”. Me ofrece a meter la mano por su pantalón y siento un pubis muy suave que termina en un miembro largo y DURO como una piedra. Me dejó la boca abierta y me la cerró con la suya.

Mientras nos besábamos y desnudábamos no me lo podía creer. Era un think de diccionario, más think que yo, más aplumado y tenía una verga que muchos quisieran. Incluso estaba mejor depilado de yo. “Uso cera”, me dijo.

Quedamos desnudos y listos para la acción. Me pidió “comer el pussy” (literalmente) y le dije que no hacía falta tanta formalidad “pa llegar hasta abajo no hay que pedirme permiso” hahahaha. Me lame el agujero para dilatar y me mete la berenjena. Mi trasteo es experimentado pero la dureza del miembro me sorprendió.

Reconozco que soy algo ruidosa cuando me cogen y que suelo contenerme para no desagradar al macho... pero este chico gemía más que yo! Ese pequeño detalle me hizo sentir cómodo y dar rienda suelta a mis orgasmos, gemí todo lo que quise y él también. Parecíamos dos gatas en celo. Este twink cogía por todos lados, siempre dura. Yo me movía para incitarlo y él culiaba más duro. Muchos tops deberían aprender a coger así.

Después de media hora, todo sudados, no pude aguantar más y eyaculé. Él aún podía más y me pidió terminar en mi cara. Por esa vez, dejé que me embadurnaran de leche la cara.

Fue increíble e inesperadamente bueno. Nunca juzgues a un libro por su portada....

Quería quedar de nuevo con él pero no pude encontrarlo. Creo que me bloqueo de Grindr y nunca entendí por qué. Quizás estaba flojo? O guante poco?


Hasta acá la historia. Recuerden amigos buscar vergas de verdad y que la pluma no los ciegue


Ciao!
Soy puta y mi coño lo disfruta

Háblame en femenino. Me empodera
 
  • Publicidad +