• Publi Juicy Invitados
  • Publi Juicy Todos

Vuelvo al ataque

#14
Hola!! hace bastante tiempo que no entraba por aquí, acabo de leer por donde dejé mi relato y me gustaría retomarlo por donde iba, como vi que a muchos les gustó lo poco que escribí me dio ánimos para seguir relatando esa bonita etapa en mi vida en la que hubieron tantos cambios que hasta yo ahora me impresiono de como pude controlar la situación, hubieron cosas malas pero me llevé muchísimas cosas buenas de ese entonces.

Así que sin mas dilación, me voy a poner manos a la obra a continuar por donde lo dejé, si tienen algún comentario, quieren que detalle algo mas, o cualquier cosa que me quieran aportar, por favor háganlo, me encantaría leeros.

¿Que acaba de pasar?

#15
Así como me estaba dirigiendo al baño y escuché al cachondo de mi cuñado decir en pocas palabras que le gustaba mi culo (o eso quise entender yo) corrí disimuladamente al baño con una gran erección medio escondida en el pantalón de chándal que traía, era increíble, con tan solo acercarme a el, captar la mezcla de olores que desprendía, que me rodeara por sus calientes brazos y decirme una simple frase sobre mi culo, con eso ya yo tenía material imaginativo para estar masturbándome una semana al menos.

Cuando cerré la puerta del baño con el seguro, me miré al espejo y lo único que pensé fue... NECESITO bajar esto como sea, no puedo salir todo duro como estoy, empecé a tocarme pero sentía que no me bastaba, necesitaba la ayuda de Tom (mi vibrador) así que como pude, medio envalentonado por la adrenalina que me daba esa situación, salí del baño, corrí hacia la mochila y disimuladamente saqué el juguetito el cual medio escondí como pude. Al girarme de nuevo para dirigirme al baño, mi cuñado Roberto hizo un movimiento un poco raro, lo que me hizo correr del todo y meterme directamente en el baño, cerrar con el seguro, aprovechar la alfombra que había en el suelo y tumbarme semidesnudo, abrir las piernas y comenzar a meterme el vibrador, no me hizo falta dilatar ni siquiera un poco, no me hizo falta lubricar mi culo, no me hizo falta por que solo pensar en el pedazo de hombre que me estaba esperando fuera era suficiente para ponerme cachondo, en uno de esos momentos de placer máximo imaginando que entraba por la puerta y me empotraba contra la pared, me rompía el culo y luego se iba logré divisar una cesta la cual con todo el ajetreo que llevaba se me había pasado por alto.

Coño! grité para mis adentros, la cesta de la ropa sucia, no lo había pensado... Me levanté como pude y rebusqué un poco, bingo! encontré lo que buscaba, unos calzoncillos de mi macho preferido, los analicé bien por delante y por detrás y pude ver como tenía una aureola blanquecina en la parte de delante, instantáneamente babeé pensando en lo que esa prenda contenía y me la acerqué a la cara, cerré los ojos e inhalé profundamente todo el perfume a macho, sudor y precum que tenía el trapo. Cachondo a mas no poder seguí autofollandome con el cacharro vibratorio que tenía metido en el culo hasta que sin siquiera tocarme la verga solté unos cuantos chorros de semen a toda propulsión, un escalofrío me recorrió todo el cuerpo y exhalé un suspiro de placer máximo.

Tras limpiarme a mi, a Tom, y mi leche de todo el baño, me dispuse a salir cuando por el rabillo del ojo vi los calzoncillos de mi cuñado en una esquina tirados, los recogí y me dispuse a devolverlos a la pila de la ropa sucia pero me contuve, no podía desperdiciar algo que para mi valía oro así que, los hice una bola en mi mano y los introduje en el bolsillo de mi pantalón. Salí del baño y me dirigí directo a la mochila para dejar tanto el juguete como el trofeo que había conseguido del baño de mi cuñado.

-Roberto: Todo bien?
-Lucas: Si, si, me dio un apretón, por eso tardé tanto.
-Roberto: Bff ahora no habrá quien entre al baño jajajajajja
-Lucas: jajajaj no seas tonto, no ves que yo soy una princesa? Huelo a rosas
-Roberto: Una princesa se que lo eres, por eso te trato así, pero princesa o no, la mierda huele a mierda jajajajaj
-Lucas: jajajaj idiota, ya pusiste la PS4?
-Roberto: No, no me convenció ningún juego, ponemos alguna serie y la vemos juntos?
-Lucas: Perfecto, quiero que veas un par a ver si te animas
-Roberto: Venga, tu ponla y luego ya vemos.

Era increíble, cuanto mas cerca de el e incluso habiendo justamente corrido como un cerdo, seguía poniéndome cachondo con su sola presencia, intenté olvidarme de todo eso y me dispuse a poner la serie conectando mi laptop a la televisión para poder verlo mejor, me agaché a la mochila a cogerlo cuando oigo:
-Roberto: Pff joder
-Lucas: Que pasa?
-Roberto: Es que voy a sonar pesado pero sigo pensando que tienes un culazo.
-Lucas: Déjate de tonterías no te rías de mi que sabes el complejo que llevo con mi cuerpo.
-Roberto: Yo no me reiría de una princesa como tu cielo... Es que lo tienes como el de tu hermana pero mas rechoncho me llama bastante la atención...
-Lucas: (...)-(...) (me quedé mudo con la pedazo confesión que me acababa de soltar)
-Roberto: Pero oye, que sea nuestro secreto, no se lo digas a tu hermana que puede haber lío.
-Lucas: si, tranquilo y... gracias.
-Roberto: Bueno, pones eso ya o que? necesitas una licenciatura para enchufar esa cosa?
-Lucas: Tsss ehh tranquilito que ya está.

Luego de esa extraña situación nos dispusimos a ver la serie tranquilamente, en el sofá uno al lado del otro, haceos a la situación, yo, viendo una serie que ya había visto, con un pedazo de macho al lado, en calzoncillos por el calor que hacía y encima de todo, lo que me había dicho minutos antes, yo estaba voladísimo, dándole vueltas a la cabeza y él como un niño pequeño disfrutando de la serie y haciéndome preguntas a las que yo le respondía automáticamente como si fuera un robot puesto que me lo sabía todo de memoria. Pasaban los capítulos, mi hermana no llegaba y nosotros cada vez estábamos mas cómodos, mas relajados y mas acurrucados el uno con el otro, el siempre fue un hombre super cariñoso y amable así que no me extrañaba que lentamente me fuera acercando disimuladamente hacia el sin tener ningún problema. Hubo un momento en el que me rodeó con el brazo por encima, se acercó a mi y me olió la cabeza, yo estaba living en ese momento, para mí era de los mejores de mi vida y sin duda lo estaba disfrutando como nunca.

Con la tontería llevábamos media temporada de la serie sin movernos de ahí llevábamos horas en la misma posición abrazados hasta que me dijo que no pudo aguantar mas y fue al baño a hacer pis, yo pausé la serie y me dispuse a esperarlo sentando en el sofá y cotilleando redes sociales en el móvil, no tardó mucho y cuando salió del baño me extrañó que venía en una posición un poco rara y turbulenta, como medio encogido.

-Lucas: Te pasa algo?
-Roberto: No, nada, por que lo dices?
-Lucas: No, por nada, seguimos con la serie?
-Roberto: Si, si que está interesantísimo

Se sentó, volvió a abrazarme disimuladamente y yo volví a reproducir la serie, no pasaron ni 10 minutos y debido a la posición en la que estaba podia ver perfectamente el bulto de mi cuñado que palpitaba varias veces, como cuando estás cachondo y se te está empezando a poner morcillona, yo, extrañado no dije ni una sola palabra pero de repente Roberto me cogió la mano derecha, se la acercó a la cara e inspiró profundamente, luego de olerla bien, la lamió y me dijo:

-Roberto: Lo sabía... eres una princesa bastante cerda eh
-Lucas: yo...yo... a que te refieres?
-Roberto: Acabo de salir del baño, vi algo que me pareció un poco raro y cuando me acerqué, lo toqué y lo olí supe que era corrida, cuando llegaste te tocaste en mi baño verdad?
-Lucas: Si... es que, estaba pensando en una cosa y no pude aguantarme...
-Roberto: En que cosa?
-Lucas: En ti... en las cosas que me dices y en como sería besarte...

Instantáneamente después de decirle eso, aún con mi mano agarrada la acerca a su gran y palpitante bulto y me apoya la mano en el haciendo que lo agarre por completo (que aunque es grande, yo también lo soy y por tanto mi mano es enorme) y sin decirme nada, con su otra mano me agarra de la barbilla, me la acerca a su boca y me besa profundamente, yo sin pensarlo cierro los ojos y continúo el beso, nos fundimos el uno con el otro durante unos minutos, eramos un solo ser, medio abrazados comiéndonos la boca y yo agarrándole aún su caliente paquete, estaba viviendo una fantasía hasta que... de repente oímos un coche llegando a la casa y tirando del freno de mano para estacionar! Era mi hermana!

Mi cuñado, el oso alfa

#16
Muy interesante esperar a leer que pasara con el triangulo amoroso que aquí se esta formando.
Debo confesar que esa descripción de ser alto y peludito me puso a mil y si le sumas el buen culo que te admiran, buff.
Gracias por compartir, hasta otra.

NO OLVIDES COMENTAR O AGRADECER, :o SOLO ASÍ SABRE SI TE GUSTA EL TEMA Y SEGUIRÉ APORTANDO CONTENIDO. :cool:

Gracias!

#18
Muchas gracias a los que han leído mi regreso y muchas gracias por las respuestas que he recibido jajajajja, tengo que aclarar que no soy nada especial jajajaja, continúo.

Por los pelos

#19
Instantáneamente, tras escuchar las llaves del coche tintineando, ambos abrimos los ojos de golpe, nos soltamos las manos y nos pusimos en una posición neutral viendo la serie que supuestamente estábamos viendo.
-Roberto: No le digas ni una sola palabra de esto a tu hermana, no quiero hacerle daño.
-Lucas: Obvio, tranquilo, pero esto tenemos que hablarlo en algún momento.
-Roberto: Si, tenemos que hablarlo, yo te aviso, mientras tanto disimula.

Justo cuando terminó de hablar mi cuñado mi hermana entró cargada con bolsas de la compra, sudando por el calor que hacía, vamos que la pobre era un cuadro de Picasso hecho persona, entró y se quedó mirando hacia mi cuñado, con cara de rancia le preguntó que que hacía en calzoncillos con visita en casa y el sin contestar una sola palabra se puso un pantalón intentando que no se le notara la gran erección que se le había quedado, ambos estábamos igual de cachondos y se nos notaba, teníamos miedo real de que ella lo notara y se destapara el pastel que poco a poco se empezó a cocinar en esa habitación aquella mañana.

El resto del día pasó sin nada que destacar, simplemente una serie de miradas que nos hacíamos entre los dos cada vez que mi hermana dejaba de mirar, algunos roces tontos cuando pasábamos el uno al lado del otro y lo mas impactante es que no era yo solo el que tomaba la iniciativa, no podía creerme que eso estaba pasando, que estaba tonteando con el hombre mas sexy y mas bueno que había conocido en la vida... pero claro, había un pequeño inconveniente y es que el cabrón no supo elegir bien aquel día de borrachera y se quedó con ella antes que conmigo, ese fin de semana me lo pasé entre tonteo, cachondo perdido y pensativo, haciéndome mil historias en mi cabeza e intentando no sentirme tan cabrón por lo que le estaba haciendo a mi hermana, no paraba de pensar que quizás y solo quizás si aquel día no me hubiera ido yo, sino que se hubiera ido ella podría ser yo ahora el que estuviera viviendo con el y teniendo sexo duro por toda la casa todos los putos días, follando como bestias sin parar y dejándome el culo para el arrastre.

Tras ese fin de semana de lujuria encubierta me fui a mi casa a hacer vida normal, todo el puto rato me lo pasaba con el vibrador en el culo, cachondo como un mono follándome a mi mismo con los calzoncillos de mi cuñado en la cara, era droga pura, el olor que desprendía hacía que cada vez que lo oliese, necesitara mas y mas y mas y mas.

Varios días después de esos sucesos, yo me encontraba estudiando para un examen importante, no se si lo he dicho pero a la vez que trabajaba de camarero estudiaba publicidad y diseño, me encanta crear arte y hacer que la gente se sienta atraída por lo que hago, es mi pasión. Me encontraba estudiando y recibí una llamada de mi hermana:

-Laura: Hola! te necesito urgentemente
-Lucas: Para que? es muy importante? es que estoy estudiando y no puedo salir ahora
-Laura: no, tranquilo, no tienes que moverte, verás, tengo una cena muy importante esta noche con una pareja que son de mi trabajo y necesito que vengas básicamente para hacer bulto, que si no, la cena va a parecer un funeral y va a ser super sosa, ya conoces a Roberto que es un rancio para estas cosas.
-Lucas: Vale, perfecto, donde es y a que hora?
-Laura: En el restaurante ese pijo del centro y a las 20:00
-Lucas: Pues allí nos vemos, no tardes que como venga esa gente no los voy a reconocer.

Colgué y lo primero que pensé fue... Como irá vestido mi machazo? Bueno Lucas, céntrate, deja de pensar en eso y estudia un par de horas mas... Tras estudiar lo suficiente para no suspender pero no tanto como para sacar nota alta, decidí irme a preparar, iba a necesitar bastante preparación por que tenía la cara hecha un cuadro, y soy hiper indeciso con lo que ponerme. Luego de pensar mucho me dije a mi mismo, tengo que estar impactante así que ya se, me embutí en unos pantalones vaqueros slim que hacían resaltar mi culazo y el resto era sencillo, camiseta negra y zapatos negros, nada especial. Cuando terminé de prepararme me monté en el coche y me dirigí hacia el restaurante con tan mala suerte que me comí un bordillo de la acera y pinché la rueda, no soy lo que se dice un buen conductor y menos aún cuando estoy lo mas nervioso que se podía estar por tener prácticamente una cita con Roberto (bueeeno, una cita cita no era, pero ya saben las historias que me montaba) Intenté con toda mi alma cambiar la rueda pero me era imposible, de mecánica se menos cero y estaba tan desesperado que al único que se me ocurrió llamar fue a mi cuñado, manitas por naturaleza y que en un tiempo mínimo podría cambiarme la rueda.

-Lucas: Rober, necesito tu ayuda urgentemente.
-Roberto: Que te pasó? Estás bien?
-Lucas: Si, si, pero se me pinchó una rueda y no puedo cambiarla, podrías venir de paso y ayudarme?
-Roberto: Hmmmm *Se oye cerrar una puerta* Tu lo que quieres es verme antes de la cena princesa *Me dice susurrándome*
Eso hace que instantáneamente me ponga cachondo y nervioso a partes iguales.
-Lucas: Ven porfa, ya te recompensaré, no podemos llegar tarde por que Laura me mata.
-Roberto: Tienes las herramientas que hacen falta?
-Lucas: Si, supongo... bueno, no se, sabes que no tengo ni idea...
-Roberto: Anda, voy a coger mis herramientas por si acaso que no me fío de ti jajjajajajajaja *El cabrón se estaba descojonando en mi cara*
-Lucas: Te espero, no tardes.
-Roberto: Voy.

En cuestión de unos 10 minutos estaba aparcando detrás de mi coche y ahí fue cuando el pulso se me disparó, por mi cabeza pasaron mil cosas y en mi mente no paraba de repetir el beso que me dio aquel día en su casa. Cuando apaga su coche y lo veo bajar... ahí fue cuando me di cuenta que quizás no estaba sintiéndome atraído físicamente por el sino que, creía que me estaba enamorando muy fuertemente. Intenté despejar mi mente y recibirle con carita de pena para que me ayudara sin quejarse, pareció funcionar por que se acercó a mi y con una gran sonrisa me dio un abrazo y me dijo:

-Roberto: Estás bien tonto
-Lucas: Si, pero me hice daño en la mano intentando desenroscar esas cosas de las ruedas.
-Roberto: anda anda, que brutito eres *Acariciándome la mano suavemente* Cual es la rueda que hay que cambiar y saca si puedes la de repuesto.
-Lucas: Voy, instantáneamente abro la puerta del maletero y me agacho para sacar la rueda de repuesto.
-Roberto: joder, exactamente esta es una de las razones por la que me encantas *Me agarra el culo y casi me empuja hacia dentro del coche*
-Lucas: Para idiota, que estamos en la calle y nos ven
-Roberto: Y? no tengo por que esconderte a ti lo que siento...

No dije mas nada, simplemente saqué la rueda de repuesto y el se dispuso a cambiarla, agachado en el suelo y en ocasiones apoyando la rodilla, poco a poco se estaba manchando y yo me quería matar, por que o llegábamos tarde a la cena por mi culpa o llegábamos sucios, no había opciones. Yo no estaba ayudando mucho, simplemente estaba con la linterna del teléfono alumbrando para que el pudiera hacerlo bien.

-Roberto: Ea, ya está, terminado, no crees que me merezco algún premio? *Me mira desde abajo estando de rodillas con carita de cachorro*
-Lucas: Se me ocurre algo, pero creo que es un poco arriesgado.
-Roberto: Hmm? a ver, dime, quizás me pueda interesar.
Sin pensármelo dos veces me abalancé a por el y le di el mejor beso que podría darle al tío que mas me gusta en el mundo.
-Roberto: Joder, me acabas de dejar sin palabras, me basta, pero quiero mas...
-Lucas: Te vas a tener que esperar campeón, llegamos la hostia de tarde.
-Roberto: Es verdad! Vas yendo tu ya o me acompañas a casa a cambiarme? así no puedo ir por que estoy fatal.
-Lucas: Voy yendo yo para calmarla y decirle que fue todo culpa mía, y que si voy contigo a tu casa y te veo cambiándote no salimos en toda la noche de ahí jajajajaja
-Roberto: Ojalá, mira como me dejaste solo con el beso *Y con su mirada dirige la mía hacia su gordo paquete, el cual estaba en proceso de completa erección*
-Lucas: Anda vete, ya tendremos tiempo, espero. Te quie... *Instantáneamente se me abrieron los ojos y pensé, que acabo de decir? no puede ser que se me escapara eso*
-Roberto: Vale, me voy!

Tras el pequeño incidente, me fui lo mas rápido que pude al restaurante, ya estaban esperando tanto mi hermana como la otra pareja, me disculpé, les conté la situación y decidimos esperar un poco mas por Roberto, al haber llegado tarde los dos, y la mesa ser redonda, me senté al lado de mi hermana con el único fin de separarla de él y que estuviera "conmigo" toda la noche. por fin llegó y se me iluminó la cara, volví a sentir el hormigueo por todo el cuerpo y mas cuando se sentó a mi lado, en el único sitio libre que quedaba, podía incluso oler el perfume de macho que se había puesto esa noche, sentía el calor de su pierna junto a la mía y todo esto mientras estábamos comiendo y hablando con el resto de la mesa. Conforme pasaba el tiempo la conversación era mas y mas aburrida, sobre el trabajo de mi hermana, banquera, hablar sobre economía, la bolsa y todos esos temas me mataba por dentro, yo era un alma creativa, necesito inspiración y belleza, no me importan los números, así que decidí intentar salirme un poco de la conversación y instintivamente puse mi mano en el muslo de mi cuñado... Me miró, lo miré disimuladamente y me agarró la mano por arriba, esa situación me sonaba de algo, me era familiar al fin de semana en el que todo eso comenzó, cuando me pude dar cuenta tenía mi mano encima de su bulto caliente, lo sentía debajo de la tela, tenía la sensación de que me llamaba y por los nervios sin querer choqué contra la mesa y del golpe tiré algunas bebidas, con tan mala suerte que le tiré la copa encima a Roberto...

-Roberto: No! el traje! voy al baño a limpiarme, vuelvo cuando lo tenga.
-Laura: No importa cariño, no tengas prisas *Soltó en un tono un tanto sarcástico*
Tras unos minutos, mi hermana para de nuevo la conversación y me dice:
-Laura: Lucas, ve y ayudalo por favor, que es un poco desastre.
-Lucas: Voy.

Entré al baño y estaba completamente vacío, sin ser por el hombre de mis sueños, allí, frente al espejo con la camisa en la mano restregándola y limpiándola. Cuando entré se le iluminó la mirada pero con el ceño fruncido me dijo:

-Roberto: Con lo bien que iba y la liaste princesa.
-Lucas: Ya... me estaba encantando, lo siento.
-Roberto: Encima tuve que ponerme de pie con lo cachondo que estaba, espero que se disimulara un poco
-Lucas: Yo no vi nada, tranquilo *Me acerqué a el y le quité la camisa de las manos* Tienes que hacerlo así tonto, si no, expandes mas la mancha, mira, dame tu mano *Cojo su mano y le enseño los movimientos que tiene que hacer*
-Roberto: Sabes que?, siempre he querido montármelo con alguien en un baño público, tu hermana es una sosa y nunca quiso.
-Lucas: No es muy arriesgado? *Intentaba centrarme en la camisa pero los ojos se me iban hacia sus tetazas, sus pezones, su abdomen firme y peludo, incluso su bulto atraía mi mirada como un imán*
-Roberto: Princesa, se te va la mirada, sabes que todo esto que ves es tuyo.
-Lucas: Eso lo se de sobra (Intento hacerme el duro, aunque no me salga y por eso me llama princesa)
-Roberto: Por que no dejas la camisa colgando para que se sequé y usas esas manos para frotar algo mas... caliente.

Yo instantáneamente seguí sus órdenes al pie de la letra, me iba guiando en todo momento, colgué la camisa, me acerqué a el, le comí la boca, seguí lamiendo y besando su cuello, su pecho, me detuve en sus pezones y los disfruté como nunca había hecho. Me separé y lo empujé hacía dentro de un cubículo de los del baño.

-Roberto: Joder con la princesa, vas a terminar lo que empezaste o me vas a dejar asi para tener que castigarte por ser malo?
-Lucas: Suena tentador, pero necesito comerte entero y dudo que me aguante.
-Roberto: Eso quería escuchar. Sigue.

Se sentó en en el retrete cerrado y yo seguí trabajándole las tetas, me alucinaba ver como se retorcía de placer cuando le comía los pezones, cuando me cansé seguí bajando por todo su abdomen a base de lametones y besos hasta llegar a su pubis, le miré de rodillas y asintió con la cabeza, desabroché el botón del pantalón, bajé la cremallera y ahí estaba, lo que llevaba esperando desde que lo conocí, era todo mio, todo, completamente todo... Enterré mi cabeza y olí lo mas profundo que pude, era como una droga, me dejaba volando la sensación.

-Roberto: Con que eso es lo que haces con los calzoncillos que me desaparecieron eh cerdito?

Yo asentí y proseguí lamiendo el calzoncillo por fuera, a la par que lo olía y besaba, cuando creí que fue suficiente, se los quité y por fin pude coger esa gorda, caliente y pesada verga en mis manos, la podía sentir palpitando en mi mano, podía sentir el calor que desprendía y ese olor que me embriagaba, estaba tan cachondo que le salía precum a borbotones, no estaba circuncidado así que la "pelé" y lo primero que hice fue lamerla entera, por todos lados pero centrándome en el glande, suave, calentito y sobretodo con un sabor increíble por el líquido que estaba soltando a chorros, no me lo podía creer, le miraba a la cara y veía como estaba gozando, lo estaba disfrutando y era todo por mi. Me volví a centrar en mi trabajo, la levanté, y comencé a comerle los huevazos peludos que tenía, me flipaban, me los metía en la boca y con suma suavidad se los lamía por todos lados hasta que no aguanté mas, comencé a lamer desde abajo hasta el glande del tirón y cuando llegué a la cabeza le di un beso y me la tragué entera, me la comí de una, hasta la garganta, controlando la arcada, era fascinante, me encantaba sentirme así. Continué con la comida hasta que me dijo que ya se iba a correr, que me la sacara de la boca, le dije que no con la cabeza y me la volví a tragar entera hasta que noté su mano agarrándome la cabeza, empujandomela mas profunda y soltando unos trallazos de leche caliente, espera y con un sabor salado increíble, como pude, terminé de tragar todo, se la lamí dejándola limpia y le miré con una sonrisa:

-Roberto: Creo que te puto amo, eres lo que llevo buscando toda mi vida, no te voy a dejar ir.
-Lucas: Mira como sigo yo... *Señalando a mi notable erección*

Instantáneamente me agarró de la cintura, me bajó los pantalones y la ropa interior, me metió dos dedos en la boca y acto seguido me empezó a dedear el culo, sabía exactamente donde estaba la próstata, la masajeaba a la perfección mientras con la otra mano me pajeaba y me besaba, todo a la vez, aguanté poco hasta que me corrí como nunca lo había hecho en todo su pecho. Lo miré a los ojos y le dije:

-Lucas: Te quiero... no puedo aguantarme las ganas de decírtelo, te quiero y punto.
-Roberto: Yo también, tenía muchas ganas de decírtelo...
-Lucas: Hemos tardado un montón, vamos a limpiarte el pecho que seguro la camisa ya está seca.
-Roberto: Vale *Me dio otro beso y salimos del cubículo*

Abrí el grifo del agua y me dí cuenta que solo había fría, me llené la mano y empecé a frotarle el pecho para limpiarle mi corrida, el suspiró un poco por la temperatura del líquido y me hizo gracia

-Roberto: De que te ríes capullo
-Lucas: De lo lindo que eres incluso hasta cuando te estoy limpiando
-Roberto: Que vamos a hacer ahora?
-Lucas: No se, deberíamos decírselo a Laura?
-Roberto: Creo que si... igualmente, nuestra relación solo funcionó al principio, llevamos varios meses sin hacer nada y casi sin hablarnos aunque vivamos en la misma casa.
-Lucas: Enserio? no me había dicho nada, me estaba sintiendo mal pero si me dices que lo vuestro está sin solución me alegras...

Terminé de limpiarle, se puso la camisa y salimos del baño tras darnos un último beso, el resto de la noche siguió normal y tras varias horas de aburrida conversación nos fuimos cada uno a sus respectivas casas. El resto de la semana me la pasé pensando en todo lo ocurrido y hablando por el teléfono con Roberto a escondidas. Hasta que un día cualquiera de una semana cualquiera recibí una llamada.

-???: Lucas? Tenemos que hablar
-Lucas: SI? Quien es?
 
  • Publicidad +