Publi Juicy Invitados
Publi Juicy Todos

El juguete del profesor

Relatos || Atrévete a contar tus experiencias más picantes y relatos
Responder
MrsRatched
Novato
Mensajes: 24
Registrado: 06 Feb 2011 16:59
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

El juguete del profesor

Mensaje por MrsRatched » 21 Mar 2016 16:06

No estoy seguro de que la historia que voy a contar sea realmente mi historia, trata sobre mí, pero el protagonista no soy yo, exactamente, o tal vez sí, no sabría explicarlo. No sé cómo explicarlo, así que empezare por el principio: Mi nombre es, vamos a decir, Javier, y esta historia comienza en la universidad en la que estudio.

Cursaba el segundo curso de Ciencias de la Actividades Físicas y el Deporte, aquí en Madrid y, si, si os lo estabais preguntando, eso significa, para mi desgracia, que soy un chico deportista con un cuerpo que atrae, por lo que se ve, la atención de la gente que tengo alrededor. Siempre he sido de estatura más bien alta, y comencé a practicar halterofilia a los quince años, en parte por la insistencia de mi médico a corregir mis posturas corporales, que se habían vuelto algo irregulares debido a lo acelerado y poco uniforme de mi crecimiento cuando era un chaval. En los años que estuve en el instituto alterné mi preparación de halterofilia con mi afición a la natación, a los dieciséis años, había desarrollado ya un cuerpo torneado, de músculos bien desarrollados y definidos.

Naturalmente, este tipo de cosas le hacen ser a uno el centro de atención en ese contexto, las chicas babeaban por mí y los chicos me odiaban, por todas partes corrían rumores de que me metía esteroides y cosas así, aunque no es verdad, y algunos chicos se referían a mi con desprecio que denotaba, fundamentalmente, envidia, diciendo que mis pechos eran más bien tetas como las de las tías y cosas así, debido a lo desarrollado de mis pectorales entonces.

No me importaba mucho, tampoco, es verdad que en la medida de lo posible trataba de llevar ropa ancha para disimular mis músculos y pasar un poquito más desapercibido y evitaba los vestuarios y las piscinas a menos que estuviese seguro de que no había nadie conocido por allí. No es que me avergonzara, en realidad, porque no es verdad, pero no me apetecía tener malos rollos con nadie.

Así que me centré en mis pesas, en la natación y en el estudio, quedaba de vez en cuando con algunos colegas, salía de fiesta, lo típico. Respecto a la atención de las mujeres no puedo decir que es algo que me importara mucho, tampoco, porque nunca había sentido atracción hacia ellas. Creo que he sabido que era homosexual desde los once o doce años, cuando los primeros signos de la pubertad empezaron a aparecer en mí, y mi motivación para hacer deporte puede que tuviera algo e sexual, después de todo hay algo increíblemente atrayente en un vestuario lleno de olor a hombre y chavales desnudos apenas entrando en el mejor momento de sus vidas. Creo que es algo que resulta atractivo hasta a los heteros, incluso si no tienen intención de tirárselos, puede que sea por algo de feromonas. Yo que sé.

El caso es que, como he mencionado, y sin ánimo de pareceros demasiado poco humilde, mi cuerpo me ha permitido proveerme de chicos más o menos durante todo el instituto y hasta ahora, generalmente el mismo tipo de chicos. Chicos delgaditos, de aspecto inocente y virginal que se vuelven locos cuando tienen una polla delante. Por un lado, quieren ser como yo, por otro lado, quieren tenerme delante y que me los folle. Los gimnasios están llenos y en el instituto siempre había varios de estos dispuestos a comerte la polla y que entierres tu rabo en su culito estrecho y húmedo.

Pero, como he dicho antes, esta historia comienza en mi segundo año de carrera, cuando había dejado el instituto tiempo atrás y mis entrenamientos habían adoptado un cariz de seriedad inusual. Mi entrenador creía que, a este paso, conseguiría colarme en las olimpiadas y yo me encontraba excitado ante la idea, y ante mi entrenador, todo sea dicho. El entrenador era un hombre atractivo, en torno a los treinta años pero que mantenía un rostro atractivo y un cuerpo musculado y definido, y yo me pajeaba al menos dos veces al día, una vez antes de acostarme y otra vez antes de ir a entrenar, pensando en su rabo que se adivinaba a menudo bajo los pantalones del chándal y lo bien que debía de saber.

Mis entrenamientos, lamentablemente, fueron tomando cada vez más horas a la carrera, y no pensé demasiado en ello, si tengo que decir la verdad, hasta que no llegaron las evaluaciones. Para aquel entonces mi cuerpo he de decir que había tomado unas dimensiones asombrosas, con unos pectorales redondos y voluminosos coronados por dos pezones pequeños que colgaban sobresaliendo sobre un vientre plano de abdominales definidos. Mis hombros eran como dos pelotas enmarcando mis trapecios trabajados con dureza y mis dorsales eran gruesos y fuertes pero flexibles. Cuando llegaba el verano y me veía obligado a usar camisetas de manga corta, optaba por Hollister, Abercrombie, American Eagle, marcas elegantes que se adaptaran a mi cuerpo sin ser demasiado macarra al respecto, y observaba que muchas chicas y bastantes chicos reaccionaban de una forma casi automática. Debo decir que me hacía sentir algo incómodo, nunca me ha gustado ser el centro de atención, en verdad.

Esta historia propiamente dicha comienza el día que me reuní con mi profesor de biomecánica para revisar un examen de kinesiología, venia directamente del gimnasio y vestía una chaqueta y pantalones de chándal bajo la cual únicamente llevaba la camiseta de tirantes con la que había estado entrenando. Lógicamente, me había subido la cremallera todo lo posible para evitar ir dando el cante, pero, aun así, el chándal dejaba poco lugar a la imaginación sobre lo que había debajo.

Mi profesor era un hombre ya de una edad, pero eso no quiere decir que no fuese atractivo. La verdad es que estaba bastante bueno. Debía de tener como cuarenta y, al igual que el entrenador, mostraba un físico cuidado, pero menos del tipo fibroso definido y más del tipo oso con afición por las pesas, Estaba claro que su corpulencia era puro musculo de todas, todas, y una frondosa barba cubría su rostro dándole, junto con sus cabellos de color negro enmarañados, un aspecto feral e irresistible.

Observó mi cara en silencio mientras miraba el examen, digiriendo mi suspenso. El cabrón lo estaba disfrutando, en todo el semestre había ido a dos o tres clases suyas a lo sumo.

-- ¿Qué pasa? – Preguntó con sorna -- ¿No entiendes lo que significa un cuatro?

Le miré, algo aturdido.

-- Tío, lo siento –Le dije. No sé por qué me salió llamarle “tío”, resultó ser un tremendo error – Tu sabes que yo controlo de esto.

El profesor se encogió de hombros.

-- Ya se ve, por eso has suspendido – Dijo – Supongo que estas tan ocupado levantando pesas que te has olvidado de cómo hay que hacer para levantarlas.

--Pero, mi entrenador… --Dije

-- Mi entrenador, mi entrenador – Repitió el, imitándome -- ¿Te crees que eres el único con vida fuera de aquí o qué? Cuando yo estudiaba jugaba en el equipo de rugby y entrenaba en el gym 4 horas al día, y aquí estoy.

Reconozco que no supe que decir.

-- Oh, ya lo veo – Dijo el profesor – Te preocupa tu preciosa beca de deportista de alto rendimiento.

-- Pues si – Dije – Lo cierto es que sí.

--¿Y qué quieres que haga yo? – Preguntó el, con falsa paternidad – Es un examen tipo test, es lo que es.

-- Algo se podrá hacer – Dije yo, sin pensar en lo que decía – Las actas cierran en una semana, pondrán lo que tú quieras.

El profesor suspiró.

-- Como son los chicos de hoy en día, todos esperan que los demás siempre les den todo hecho – Dijo – Por alguna razón creo que estás en la idea de que me iba a jugar un marrón por tu cara bonita. Aunque lo cierto es que estas bueno, y tienes una cara muy bonita.

Aquello sí que me dejó de piedra.

-- Cierra la puerta – Dijo el profesor – Veremos a ver qué podemos hacer.

Obedecí, no sé por qué lo hice. No debería haberlo hecho, debería haberme ido y aceptado mi suspenso como un hombre, porque, además, sabía lo que iba a ocurrir a continuación. En el fondo, creo que deseaba que ocurriese lo que ocurrió.

-- Quítate la camiseta – Dijo, autoritario, una vez que hube cerrado la puerta, aunque en su voz se podía sentir la excitación.

Me quedé un poco parado, pero hice lo que me ordenó, me desabroché la chaqueta del chándal y la dejé sobre la silla, quedándome únicamente con mi camiseta de tirantes, fina y sudorosa, adherida a mi cuerpo como una segunda piel. El profesor soltó un silbido.

-- Estas más bueno de lo que parece – dijo, y se acercó a mí.

Las manos del profesor comenzaron a recorrer mis brazos, acariciaron mis bíceps y recorrieron las oquedades de mis tríceps con suavidad, haciéndome sentir cada momento. En aquel momento no sabía qué hacer, y me quede quieto como una estatua.

-- Tienes unos brazos ideales – dijo – podría usarte en clase como ejemplo del perfecto atleta.

Su mano se posó entonces un poco más arriba de mi entrepierna y mi polla debo decir que dio un salto. La mano comenzó a subir entonces bajo mi camiseta, levantándola a su paso, recreándose en la definición de mis abdominales, podía sentirle atrás de mí, en mi espalda, respirando excitadamente en mi oído. Aquella situación me producía una excitación rara.

--Por no hablar de tus tetitas – me susurró al oído.

Su mano alcanzó mi pectoral derecho bajo la camiseta y empezó a amasarlo como si fuesen las tetas de una tía, con su dedo pulgar rozando mi pezoncito, recorriendo la areola en círculos, provocándome un placer indescriptible que me hizo gemir, y, cuando me di cuenta, mi cabeza estaba apoyada sobre su hombro mientras sus dedos trabajaban mis pezones a dos manos con la camiseta a la altura del esternón.

-- No pensé que fuera a ser tan fácil – Dijo – Que tetitas más ricas, tu chico debe de estar muy contento.

-- No, no tengo novio – dije, entre jadeos.

-- Normal – dijo el, sin dejar de prestar atenciones a mis pezones con sus dedos, apretándolos, rozándolos, pellizcándolos con dulzura – Vas por ahí dando esa imagen de machito deportista, nadie diría que te van las pollas. Hace falta un ojo entrenado para ver la zorrita que llevas dentro, lo sé, lo supe desde el primer día que te vi.

Conseguí entonces deshacerme de su hechizo y me liberé de sus manos al oír aquella palabra.

7—Vale, puede que me gusten los tíos –Dije – Pero no soy ninguna zorrita, puedes preguntarles a todos los tíos a los que se la he clavado, puedes preguntarles como pedían más de esto.

-Me agarré la polla para darle más énfasis a lo que estaba diciendo, pero al garrulo de mi profesor solo parecía divertirle aún más.

-- Vamos, deberías ver como estabas entre mis brazos – Me dijo, con dulzura – Lo es desde la primera vez que te vi, con ese culito redondo y esas tetitas de zorra, mirándome embobado en clase. Estas hecho para recibir polla, no te engañes tratando de convencerte a ti mismo de que eres un machito que está por encima de sentir el culo lleno de un hombre de verdad.

Aquello me hizo sonrojar violentamente ¿Cómo es posible que aquel cabron se permitiera el lujo de hablarme de aquella forma tan denigrante?

-- Examina tus sentimientos, sabes que es verdad.

Se encogió de hombros.

-- En cualquier caso, como tú has dicho, puedo ponerte la nota que me salga de los cojones – Dijo – Mas te valdría tenerme contento.

-- ¿Y qué es lo que quieres? – Pregunté, con algo de rabia.

-- No gran cosa – Dijo-- solo que me la chupes.

-- ¿Solo eso? – Pregunte, incrédulo, aunque en el fondo creo que fui ingenuo.

-- Solo eso – Dijo – Y tendrás un ocho. Además, no es nada que no hayas hecho ya, ¿No?

Me sonrojé ante aquel comentario, es cierto que había comido unas cuantas pollas en mi vida, pero no me gustaba que me lo dijesen de aquella forma.

-- ¿Hay trato o no hay trato? – Dijo el profesor.

-- Hay trato – Dije yo, con cierta desgana.

El profesor sonrió con chulería y se sentó en su sillón con las piernas muy abiertas, se podía observar el bulto de su rabo en sus pantalones vaqueros mientras me miraba con ojos repletos de vicio.

Me arrodillé entre sus piernas y comencé a sobarle el paquete suavemente, con cierta desgana.

-- Vamos, que tampoco es para tanto – Me dijo, acariciándome el pelo – Venga, putita, sácala…

-- No me llames eso – Dije, y comencé a desabrochar sus pantalones, rebuscando hasta encontrar aquel trozo de carne grueso y caliente.

Reconozco que era una polla preciosa, gorda, recta, con un capullo rojizo que se descapullaba solo con la erección, jugoso, húmedo. Le pajee un poco, disfrutando de los olores que despedía, pero el calzoncillo debía de estar presionando la base, incomodándole, porque el resopló y se levantó para bajarse más los pantalones y los calzoncillos, que cayeron sobre el suelo con el cinturón haciendo un sonoro tintineo.

Me agaché sobre su polla y comencé a lamerla. Ocurre algo increíble cada vez que me meto una polla en la boca, me vuelvo loco. Me encantan las pollas, aunque en esa ocasión intenté controlarme, no quería darle la razón quedando como una zorrita adicta a las pollas delante de aquel cabronazo, pero ese sabor jugoso en mi lengua resultaba indescriptible. No podía dejar de lamer aquel falo, mientras el cabron de mi profesor jadeaba y gemía susurrándome guarradas.

-- Así es, puta – Me decía – Come, zorra, que se nota que te gusta.

Debo reconocer que me estaba poniendo cachondo, a mi pesar, con ese tipo de comentarios. Mamé aquel rabo con dedicación durante mucho rato, pasando mi lengua por todos los recovecos posibles, dando círculos a su enorme capullazo, sorbiendo el precum del mismo agujerito de origen como si fuese un néctar de dioses.

-- Que zorra eres – Dijo el – Deberías verte desde aquí.

Extendió una mano hacia mi pectoral y comenzó a amasarlo como si fuese una teta de una tía, apretándolo, masajeándolo, rozando mi pezoncito con su pulgar. Yo me volvía loco mientras lamía ese rabo, notando sus dedos en mis tetitas, estimulándome. Envolví su capullo con mis labios y comencé a darle una mamada intensiva, frotando su capullo contra mis mejillas, contra mi paladar, contra mi lengua, simulando un coñito jugoso con mi boca. Él lo notó y empezó a bufar como un toro, soltó mi teta y me agarró la cabeza, comenzando un mete y saca suave, follándome la boca despacito.

-- Si, así, puta – gemía el profesor – Traga rabo, gánate el notable, zorra.

Extendí la lengua para que aquel rabo enorme cupiera mejor en mi boca y este la recorría como un carril, su capullo quedaba estimulado por debajo con el roce de mi lengua y por encima con el de mi paladar, y note que comenzaba a coquetear con mi campanilla. Nunca llegue a comerme un rabo tan grande que me diera arcadas, pero aquello me asustó un poco.

Él lo debió de notar también, porque me agarró más fuerte y comenzó a follarme la boca con más dureza, lanzando gruñidos e insultos con cada estocada mientras sus gordas pelotas golpeaban mi barbilla y la baba mezclada con pre-cum caía sobre mis pectorales y abdomen.

De pronto, noté como algo se hinchaba en el interior de mi boca y comenzaba a descargar un líquido blanco sobre mi garganta, e hice amago de tragar, pero en lugar de los típicos trallazos de lefa era más bien un chorro continuo, a punto de que por un momento pensé que se estaba meando en mi boca, hasta que noté el sabor inconfundible de la lefa en mi lengua.

Entonces el sacó su polla, la restregó contra mis mejillas para limpiarse los restos de saliva y semen de su capullo y se la guardó en sus pantalones.

-- Ya tienes tu aprobado – Me dijo, tirándome mi ropa – Vístete y esfúmate de aquí, puta.

marioal24
Xtasiado
Mensajes: 189
Registrado: 12 Abr 2008 21:50
Ubicación: Veracruz, Mèxico
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por marioal24 » 22 Mar 2016 03:50

Muchas gracias por compartir tu relato, esta muy bueno. Saludos

Avatar de Usuario
Hermes
Mensajes: 697
Registrado: 02 Sep 2008 23:13
Ubicación: Xalapa, Veracruz, México
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por Hermes » 22 Mar 2016 07:31

Fue genial, la manera en que describiste todo fue tan erótico. Espero haya otra experiencia con ese cogesor
Imagen

iosuxxy
Chico Bello
Mensajes: 61
Registrado: 23 May 2012 20:08
Ubicación: Pamplona (navarra)
Gracias Dadas: 59 veces
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por iosuxxy » 24 Mar 2016 12:37

Buenos días ! Muchas gracias por compartir este relato con todos nosotros ! se nota la profundidad con la que escribes... las vivencias... Un abrazo :jiji:

1569706956
Chico Bello
Mensajes: 64
Registrado: 14 Abr 2008 16:34
Ubicación: Bs As
Estado animico:
Gracias Dadas: 2 veces
Gracias Recibidas: 3 veces

Mensaje por 1569706956 » 24 Mar 2016 19:31

Muy buen relato y erótico. El Profesor supo sacar provecho y pasar un buen rato. :guinyo: :guinyo: :guinyo:

AntonioLaRoda
Xtasiado
Mensajes: 412
Registrado: 14 Sep 2013 08:19
Ubicación: España
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por AntonioLaRoda » 26 Mar 2016 12:12

Guau MrsRatched!! Yo también estudio Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en Madrid. Lástima que no encontrara a ningún profesor como el tuyo para disfrutar y disfrutar..., jeje. Buen relato, espero nos cuentes algunos más. ;)

MrsRatched
Novato
Mensajes: 24
Registrado: 06 Feb 2011 16:59
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por MrsRatched » 26 Mar 2016 16:06

Despues de lo que había pasado con mi profesor de biomecánica, debo decir que mi vida continuó como de costumbre.

Es cierto que no me gustó nada la forma en que me hizo comerle la polla, me hizo sentir como una puta maricona y, vale, si yo soy gay, pero simplemente no me gustaba el sexo de aquella manera y menos en aquellas circunstancias.

Sin embargo tampoco le dí mucha importancia, en efecto, no era la primera polla que me comía y tampoco ibamos a rasgarnos las vestiduras. Además, con aquello me había quitado de encima el peñazo de ir a Junio.

Un día de normal, mucho despues, sin embargo, al abrir mi cuenta de correo de la universidad, recibí el siguiente mensaje.

[font=Courier New]>>>>>>>De: xxx@xxx.com

>>>>>>>Asunto: Revisión del examen.

Javier, he estado revisando el examen y he decidido que, pese a tus esfuerzos, no mereces aprobar.

Espero que tengas mas suerte en Junio.

Si quieres, puedes pasarte por mi despacho para hablarlo.

Saludos, XXX.[/font]

No me podía creer lo que estaba leyendo, el muy cabrón me había hecho comerle la polla a cambio de un aprobado y, despues, habia decidido suspenderme de todas formas ¿Como se podia ser tan cabron?

Avatar de Usuario
xmorxbox
Xtasiado
Mensajes: 174
Registrado: 01 Ago 2011 04:13
Ubicación: Venezuela
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por xmorxbox » 27 Mar 2016 04:26

Toda una basura ese profesor. Espero no le hayas dado más placer.

AntonioLaRoda
Xtasiado
Mensajes: 412
Registrado: 14 Sep 2013 08:19
Ubicación: España
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por AntonioLaRoda » 27 Mar 2016 10:56

Joder, qué cabrón. No se puede ser más HdP. Espero que tomaras cartas en el asunto. Ya nos contarás! ;)

rogudi
Xtasiado
Mensajes: 3212
Registrado: 10 Feb 2010 07:08
Ubicación: baja california mexico
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por rogudi » 28 Mar 2016 12:05

este maestro si que es cabron,quiere otra mamadita,el muy hdp.tu relato es super increible,continua con mas x favor,saludos,un abrazo.

Avatar de Usuario
volume
Xtasiado
Mensajes: 323
Registrado: 18 Ene 2011 07:59
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por volume » 30 Mar 2016 14:27

uffff, que historia más morbosa!
El profesor lo que es un tio listo de cuidado, quiere que vayas a revisión y vuelvas a... :helado:

angelabuel
Xtasiado
Mensajes: 262
Registrado: 14 May 2007 12:04
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por angelabuel » 09 Abr 2016 02:27

Muy buena la historia!!

¿Nos vas a dejar así???? Qué pasó más? No volviste a junto él para que "reconsiderase" tu nota??? :lenguafrente:

cronista
Chico Bello
Mensajes: 41
Registrado: 24 Sep 2011 18:05
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por cronista » 09 Abr 2016 23:24

:p uppyeyes: :p uppyeyes:

Avatar de Usuario
Swiss
Mensajes: 4837
Registrado: 14 Ago 2006 03:40
Ubicación: México
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 1 vez

Mensaje por Swiss » 10 Abr 2016 14:13

Buenísima tu historia, se presta para continuación.

:)
[font="Times New Roman"]¿Te gustó este tema? Checa los demás. Clic AQUÍ[/font]

periana38
Xtasiado
Mensajes: 278
Registrado: 12 Feb 2006 19:19
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por periana38 » 10 Abr 2016 19:11

Esperando tu nueva visita a revisión, porque la hay ¿verdad?

MrsRatched
Novato
Mensajes: 24
Registrado: 06 Feb 2011 16:59
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por MrsRatched » 07 Jul 2017 19:51

Sé que hace ya más de un año que os prometí que os contaría que sucedió después de aquella revisión, pero el último año de mi vida comencé a currar en un gimnasio de una conocida cadena de gimnasios low cost que se anuncian en autobuses y, bueno, no son las mejores condiciones del mundo.

Después de lo que pasó con el profesor de biomecánica, debo decir que mi vida continuó como de costumbre. A lo mejor me sentí un poco sucio al principio, pero en seguida olvidé lo ocurrido. Es cierto que no me gustó nada la forma en que me hizo comerme aquel rabo, me hizo sentir como una puta zorra y una maricona arrastrada, y, vale, puede que yo sea gay, pero tenía claro que no me gustaba el sexo de aquella forma, y menos en aquellas circunstancias.

Tampoco le di mucha importancia, no era la primera polla que me comía y tampoco ibamos a rasgarnos las vestiduras por ello. Sin embargo, todo dio un vuelco en el momento en que recibí un mail en el que se me informaba de que, pese a todos mis esfuerzos, mi profesor había decidido suspenderme.

No me podía creer lo que leía, el muy cabrón me había hecho comerle la polla de la forma mas humillante y despues habia decidido suspenderme de todas formas, y me invitaba a volver "para hablarlo"...¿Cómo se podía ser tan cabrón?

Entendereis, amigos, la rabia que me consumió en aquel momento. Por unos momentos me plantee pasar de todo y presentarme a la convocatoria de Junio, pero me sentía tan indignado que me sorprendí a mi mismo cogiendo el metro para ir a ver a ese hijo de puta.

Me puse una sudadera holgada sobre una camiseta de tirantes, pantalones jeans de pitillo y gorra calada con la visera hacia atrás y fui a ver a aquel cabronazo.

La historia de lo que sucedió a continuación es la historia de mi ruina.

Cuando llegué allí, estaba hablando con una chica: Marina Laforet, una chica catalana muy rubia y exhuberante con unas tetazas de infarto y todas esas cosas. El la miraba de arriba abajo, con un tono de semiseducción y ella se reia como una tonta. Sin embargo, pese al rollito flirteo que me llevaban, la trataba con cierto respeto, y, no sé como explicarlo, aquello me dolió.

Me dijo de muy malas maneras que me esperase que estaba ocupado, y oí a través de la puerta las estupidas risitas y el sonido de flirteo como de dos sims de mierda.

Finalmente, cuando acabaron ella abrio la puerta y pasó por delante de mi, echandome una mirada de arriba abajo llena de lujuria, y sentí el instinto de querer taparme como si estuviese desnudo ahí mismo.

Toqué a la puerta con los nudillos.

-- ¿Se puede? -- Pregunté

-- Pasa, zorrita -- Respondió el profesor, aquello se me clavó en el pecho como una lanza y me sentí hervir de rabia mientras me quedaba paralizado por mi incapacidad para reaccionar.

Al final, sin decir nada, cerré la puerta y me senté en la silla. El me miró de arriba abajo.

-- ¿Qué es ese look de mojigata? -- Me dijo.

Casi noté como mis mejillas se inflamaron.

-- No es ningún look de mojigata, es...

-- Claro que lo es -- Me interrumpió -- Es un look de putita mojigata, que se esconde detrás de una fachada de machito y de digno, y se hace la estrecha pero desea entregarse a un macho con todas sus fuerzas.

No me podría haber sentido peor.

-- ¿Puedo preguntar qué he hecho para que me trate usted tan mal? -- Dije, exasperado.

-- Para empezar, no has venido a ninguna de mis clases -- Dijo el -- ¿Crees que esta carrera se saca sólo con tener cuerpo de chulo playa?

-- Yo..Yo...Ya hemos hablado de esto -- Balbuceé -- Pensé que había quedado...Solucionado.

Mi profesor se rio.

-- ¿Sabes cual es tu problema, Javi? -- Me dijo -- Tu problema es que careces de respeto por ti mismo. Cuando te dije de chuparme la polla, ni siquiera te opusiste...

--- P...Pero nada -- Me dijo -- Tienes un cuerpo que la mayoría de los chicos de tu edad envidiarían y que las chicas se mojan solo con verlo, y te empeñas en esconderlo debajo de toneladas de ropa para parecer un mero gordo. ¿Que te pasa? ¿Sabes lo que te pasa? Que no estás orgulloso de ti mismo, careces de amor propio y por eso no tienes dignidad y eres capaz de mendigar con una mamada algo que no sabes si vas a conseguir. Eres patético, un hombre de verdad sabe negociar, está orgulloso y seguro de si mismo y no se deja amilanar de esa forma.

Aquello me dejó sin palabras, auténticamente.

-- Deja de mirarme así, Dios, a veces pareces tonto -- Me dijo.

-- Eso que has dicho no es cierto -- Atiné a decir.

-- Ah ¿No? -- Se rio el -- Entonces demuestralo, exhibe ese cuerpo que te has currado con orgullo. Se un hombre, hombre.

Obediente, me saqué la sudadera, quedándome en camiseta de tirantes que me marcaban todos los musculos y dejaban al descubierto los que no cubrían. El cuello hacía una U pronunciada que dejaba ver el canalillo entre mis pectorales, y me sentí expuesto y avergonzado.

-- No está mal, pero no me convence. Sólo lo haces porque te lo he ordenado -- Me dijo -- Eso es lo que distingue a un macho de una zorrita, yo soy el macho y tu la zorrita.

-- ¿Y q...que quieres de mi? -- Dije, desesperado.

-- ¿Recuerdas lo que te dije el otro día? -- Me dijo -- Tengo una clase dentro de un rato, quiero que te desnudes y te pongas la ropa que hay en esa caja.

Mi mirada se dirigió hacia una caja de cartón en la que no había reparado antes.

¿Será posible que lo tuviera planeado?

Me acerqué a la caja, en ella solo había un albornoz y un tanga.

-- Hoy mis alumnos tendrán una clase de anatomía -- Dijo -- Y tu una clase de orgullo.

Me desnudé poco a poco, observando como aquel cabrón me miraba con lujuria mientras lo hacía, observé que estaba haciendo grandes esfuerzos por contenerse y decidí hacerlo lo mas despacio y provocativo que pude para torturarle.

Una vez completamente desnudo se acercó y y con dos dedos sujetó mi pene.

-- Menuda mierda de rabo -- Dijo, con sorna -- ¿Dejas satisfecho a alguien con esto?

Me sentí sonrojar.

Nunca pensé que mi polla fuese pequeña, catorce con cinco, media española. Bien de grosor. No se había quejado nadie.

Ponte el tanga, anda.

Me coloqué aquella prenda. Creedlo o no, nunca me había puesto nada así en mi vida. Me sentí obsceno y desnudo a pesar de que mis partes estaban cubiertas, solo por el mero hecho de que mis nalgas, perfectamente musculadas y redondas, se encontraban completamente al descubierto.

El se aprovechó de ello y acarició mis nalguitas, acariciando mi ojete con la yema de los dedos, provocandome un respingo.

--- Mmmmh -- Jadeó -- Entre esa minipolla que tienes y el coñito que gastas eres toda una nenita.

Baje la mirada al suelo avergonzado.

-- No tienes que avergonzarte -- Me dijo, con cierta ternura -- ¿No has entendido nada de lo que te he dicho? Has de estar orgullosa de ti misma. No te preocupes, sabía que no lo entenderías facilmente, no te preocupes. Pronto lo entenderás.

Se apartó de mi y me sentí desnudo de nuevo.

-- Ponte el albornoz y date brío, que llegamos tarde.

samulizonar
Chico Bello
Mensajes: 28
Registrado: 17 Jun 2013 19:24
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por samulizonar » 09 Jul 2017 06:20

Que genial continúa porfa!

Avatar de Usuario
men75mx
Xtasiado
Mensajes: 231
Registrado: 13 Nov 2008 21:27
Ubicación: mexico
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por men75mx » 11 Jul 2017 21:19

Me tienes intrigado con lo que va a pasar porfavor continúa
ALEXXX :paja:

bebito02
Xtasiado
Mensajes: 121
Registrado: 21 Nov 2006 19:16
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por bebito02 » 14 Jul 2017 03:52

escribe mas anda

bebito02
Xtasiado
Mensajes: 121
Registrado: 21 Nov 2006 19:16
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por bebito02 » 14 Jul 2017 21:39

continua con la historia

bebito02
Xtasiado
Mensajes: 121
Registrado: 21 Nov 2006 19:16
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por bebito02 » 25 Jul 2017 18:03

sigue con tu historia, diario me conecto jejeje para leer la continuacion

la espero con ancias

saludos

Avatar de Usuario
Tiburón
Xtasiado
Mensajes: 6729
Registrado: 05 Feb 2006 21:21
Ubicación: Buenos Aires. Argentina
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 1 vez

Mensaje por Tiburón » 27 Jul 2017 21:34

extendió una mano hacia mi pectoral y comenzó a amasarlo como si fuese una teta de una tía, apretándolo, masajeándolo, rozando mi pezoncito con su pulgar. Yo me volvía loco mientras lamía ese rabo, notando sus dedos en mis tetitas, estimulándome.

que placer!!! Me calienta mucho tu relato. :aplauso: :aplauso:
Imagen
"PORQUE, SIN BUSCARTE TE ANDO ENCONTRANDO POR TODOS LADOS, PRINCIPALMENTE CUANDO CIERRO LOS OJOS"

JULIO CORTÁZAR

angelabuel
Xtasiado
Mensajes: 262
Registrado: 14 May 2007 12:04
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por angelabuel » 05 Ago 2017 09:54

Continua, porfa! está súper interesante!!!!!

fassy87
Xtasiado
Mensajes: 407
Registrado: 17 Sep 2006 10:27
Gracias Dadas: 11 veces
Gracias Recibidas: 3 veces

Mensaje por fassy87 » 06 Ago 2017 15:48

El relato está genial y muy bien redactado. Deberías continuarlo por favor!
[align=center]Imagen[/align]

Avatar de Usuario
Hermes
Mensajes: 697
Registrado: 02 Sep 2008 23:13
Ubicación: Xalapa, Veracruz, México
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por Hermes » 07 Ago 2017 05:34

Urgeme que continues hombre, que pasóooooo
Imagen

Responder
 
Publicidad +