• Publi Juicy Invitados
  • Publi Juicy Todos

#1632
No pude parar de leerlo 164 paginas en un día... Ni los mejores libros los leeo asi! Me encanto tu historia y me da pena decir que hasta :p aja: con ella... Isaack lo mejor (pasame su numero :jiji :) , Israel (pobre, pero todo pasa por algo), Elias (cometelo completo :o k :) , matias (emborrachalo y cometelo tambien :jiji :)

Abrazos
Vive hoy, como si no existiera un mañana :sonrisa:

#1634
abraham.muy buena continuacion,se te esperaba con mucho gusto la secuencia de tu historia,bienvenido al fiel club de tus admiradores,un fuerte abrazo con mucho carino,no tardes por favor.

Gracias

#1635
Gracias por escribir para todos nosotros , esperó con ansia tu historia ... Leyendote me animas a tal vez contar la mía saludos
:jajajaja:CHILANGO DE CORAZON:jajajaja:
SUERTE A TODOS LOS FOREROS
S K I N S LO MEJOR DEL MUNDO

1/2

#1639
Al amanecer, veía la espalada con pecas de Elías, me levante y me quede mirando por la ventana, el cielo estaba despejado, por un momento analice las palabras de mi amigo, -ya mañana te pondré en tu lugar-, ¿mi lugar?, ¿Cuál era mi lugar en su vida? En otras ocasiones me quedaría esperando a esa respuesta pero esta vez no tenía ganas, me dispuse a salir de su cuarto e irme a mi casa. Al llegar me recosté un rato, la noche anterior había sido un poco agitada y reveladora, aun lo quería y si realmente fuera un capricho, en ese momento quería a Olga sentada en la silla de mi escritorio para contarle todo lo que me pasaba.
Después de comer me puse a pensar porque no había tenido la típica llamada reprochadora de Elías, ni un mensaje. Me quede mirando mi celular esperando a que algo pasara, pero no hubo respuesta, me levante de la mesa, entregue los platos y agradecí la comida a Helena.
Como no tenía ningún plan para la noche, ni ganas de quedarme en casa, decidí perderme en la ciudad, ya era algo tarde cuando deje mi auto en un estacionamiento público, camine por Paseo de Reforma, la noche estaba de fondo, la columna del Ángel y la Diana iluminadas por tenues luces, era lo que llamaba mi atención, pese a que vivía en esta ciudad desde ya un tiempo, no había tenido la oportunidad de caminar por ahí, miraba por todos lados, mucha gente transitado, llegue a una esquina donde la cantidad de personas era mayor, muchos establecimientos con luces de neón y se escuchaba mezcla de música proveniente de varios de esos lugares, camine por esa calle, notaba que existía mucha apertura, parejas besándose, abrazándose, era extraño para mí, desde mi perspectiva o en mi experiencia todo eso se hacía en la habitación y con la puerta cerrada con llave, con cada paso que daba cada uno de los encargados me invitaban a pasar, pero ningún lugar me atraía lo suficiente, de regreso hacia mi punto de llegada, me llamo la atención un lugar, a ese si entre, ya había mucha gente, para mí fue algo raro el que otros hombres te lancen miradas coquetas, te miren de arriba abajo o se acerquen y traten de hacerte la plática, yo estuve esquivando todas esas acciones, al avanzar por el lugar me percate que en la zona de la barra los chicos que atendían estabas guapos y sin camisa mostrando unos torsos muy bien trabajados, me acerque a pedir una bebida, me atendió uno muy guapo con barba de candado por su acento notaba que era argentino, era algo coqueto mientras preparaba mi pedido, pero sabía que era su trabajo sin embargo algo me hizo voltear, unos de los bartenders me estaba mirando fijamente mientras tomaba mi bebida, era un poco más alto que yo, apiñonado de piel, un abdomen marcado, de facciones varoniles, ojos claros sin embargo no distinguía bien por las luces, camine y solo estaba parado escuchando la música, viendo a las demás personas como se movían al ritmo de la música, echando relajo con sus amigos e igual continuaban las miradas, me sentía la presa de una cacería, conforme me sentía incómodo huía de esa parte del lugar, cuando realmente ya me había aburrido decidí salir y en si ya estaba en breve para que acabara la actividad del establecimiento. Caminaba por la acera para regresar por mi auto.
-espere- escuche atrás de mí. Voltee y al mirar bien era aquel bartender, solo que esta vez portaba una sudadera.
-pasa algo, si pague- dije atinadamente, lo cual robo una sonrisa de aquel chico, pude notar que tenía los ojos entre verdes o aceituna, la noche no ayudaba mucho.
-no, solo que usted no se notaba muy animado-
-digamos que solo fui a conocer-
-y bien le gusto lo que vio-dijo en un tono algo coqueto, dando un paso adelante.
-¿Por qué me hablas de usted?-
-pues así hablamos en mi país, soy colombiano-claro ese acento.
-ok y bien necesitas algo-conteste algo seco.
-pues platicar con usted, me cayó bien-
-pues soy algo serio-
se acercó un poco más-lo veo algo tenso para su edad, yo sé cómo podría relajarse…

#1640
Al fin regresaste, ya esperaba con ansias para leer
queria seguir leyendo tu historia
en serio es una de las mejores
no nos bandones tanto tambien
continua quiero saber que pasa
y cual es el nombre de ese colombiano :jiji:
 
  • Publicidad +