• Publi Juicy Invitados
  • Publi Juicy Todos

Fantastico!

#842
EXCELENTE! Me encanta tio eres un crack escribiendo :o k:

He empezado a leermelo del principio hoy y me encanta!!! :jajajaja: Me lo he pasado todo a un word para leer-lo mejor.. jajaj me quedan 226 paginas para leer i pues como uns 200 pajas! :p aja: :p aja: :p aja: :p aja: :p aja: :p aja: eres un crack, felicitaciones! Escribes super bien :)

Mi msn és gabrielcata2@hotmail.com para quien me quiera agregar! :helado:

#843
[font="Comic Sans MS"]RECORDAR ES VIVIR- HOY ME HICE UNA CHAQUETA A SALUD DE MI RELATO. mE EXCITA CADA QUE LO RELEO. JAJAJAJAJAJA....[/font][/COLO
R]

#850
Balo escribió:[SPOILER]Lo fuerte era su rostro..... un marco ovalado y un pelo lacio, corto, daban forma a una sonrisa genial....era blanco, guapo...era el de 26 años....el estudiante de Administración...Mi corazón latió fuerte, porque si asi era en la foto...mi deseo ardiente ahora era conocerlo fisicamente.....y verle no sólo el rostro....sino todo lo demas..... Para eso, naturalmente, tenía mucho tiempo.....
[font="Comic Sans MS"] Me mudé al cuarto en una semana. Los días previos, claro, fueron de chaquetas sin fin, una tras otra, pensando e inventándome sólo las más calientes fantasías con los rostros y con los cuerpos de este par de chicos, mis vecinos. Llegué a instalarme un viernes en la mañana. Ellos, los "brillantes" estudiantes, no estaban y eso aumentó mi morbo y mi excitación. Pasé por su habitación, volví a recorrer ese largo pasillo entre cama y cama y llegué a mi cuarto. No perdi la oportunidad, al fin que ya entré solo, con mis propias llaves, de escudriñar, con mis sentidos más detectivescos, algunos indicios de sexo. Estoy seguro de que estos chicos, que ante los dueños de la casa navegan con bandera de inocentes, de sencillos y de estudiosos, han de ser un pinche par más de calenturientos universitarios. El cuarto, lo puedo afirmar, olía a algo raro. Es el humor corporal de los estudiantes solteros; por ahí nunca ha pasado un trapeador y si los libros estaban mal acomodados en un librerito, ha de ser porque la señora de la casa, la anciana buena onda, se daba su tiempo para levantarlos del piso y darles una mejor ubicación. Así me lo dijo ella la vez en que nos conocimos. Las camas sin tender, los calzones usados (el sólo hecho de tomarlos y olerlos me llenó de una sensación de placer inenarrable..... la sensación del riesgo de ser descubierto haciendo cosas indebidas. Pero mi instinto investigador, mi calentura de consumado voyeur, me traicionaba una vez más y cedí bien facil. Aspiré el aroma ocre de los calzoncillo de los chicos. No sé de quien eran, pero se adivinaba un hombre ardiente con mucha carga sexual, muy hormonal, y además se evidenciaba "grande", pues la forma de la parte genital quedó plasmada en la ropa, como un tatuaje, como la marca de la casa. Ya una erección me avisaba masturabación segura. Y ni siquiera había llegado a mi cama.
Revisé sus ropas. Todo sencillo. Nada rebuscado. Típicos estudiantes. Entré al cuarto del baño, mismo que compartiríamos y revisé cada centímetro del piso, en busca de pelos púbicos y hallé varios. Eran la evidencia de no se qué fregados pero que a mí personalmente, me excita en exceso. Sentir entre mis dedos el grosor de los largos, negros y rizados vellos del pubis me pone a mil. Debe haber, estaba seguro, pornografía y rastros de sexo por algún lado. sería ese el complemento perfecto. Porque eso sí, podrían ser los mejores niños de casa, como los describía la bonachona dama de la casa, pero bien que han de echarse sus ricas pajitas en el baño o en su cama. Con el paso de los días, y conforme se vayan acomodando las cosas, iré descubriendo los escondites.
Llegué a mi cama, agradeciendo a Dios darme la oportunidad de disfrutar estos momentos, pero a la vez reprochado el hecho de que, cada vez que viajo, algo debe perturbar mi paz interior. Siempre sexo, siempre cachondez..... Dormì por momentos, esperando el instante en que se abriera la puerta del cuarto y entrar alguino de los muchachos o los dos, pero no me di cuenta ya porque me venciò el cansancio y al final me quedé profundamente dormido.
Desperté a las 5 de la mañana pues era sábado, día de trabajo para mí.
Me levanté, me colgué al hombro la toalla y me enfilé al baño. Fue cuando ví a alguien.....estaba dormido, roncaba suavemente, como un niño. De inmediato empecé a temblar de la emoción y poco a poco me fuia acercando. Era el chico de la foto. No había duda, sobre todo porque la señora me dijo que uno de los estudiantes era moreno. Este era blanco, como el de la foto y sí......sus rasgos eran similares...nom ude evitar recorrer su cuertpo con la mirada; estaba en truza. Una truza medio holgada, blanca y dormía de lado, como si abrazara a su osito de peluche... Después de cerciorarme de que no había nadie más, tuve tiempo de ver sus glúteos. Eran fuertes, se adivinaban redondeados bajo la delgada tela de la ropa interior. Pude distinguir la división de sus glúteos y eso me calentó como nunca. Ví las piernas, enormes.....llenas de una pelambre negra intensa que se perdía en sus muslos y bajo la truza....Este cabrón es un auténtico oso -pensé- mientras mis ojos bajaban más. Sus piernas eran largas, y llegué a calcular que él medìa como 175 cm. Sus pies eran blancos como la nieve y sentí ganas de tocarlos, pero obviamente me detuve por razones demasiado claras. Siento un morbo tremendo con los pies y ver de golpe los de este chico hermoso me puso en un estado de calentura increíble.
Con el alma en un hilo, con el irresistible deseo voyerista gobernando mi cerebro, de verdad que me esforcé mucho para dirigirme al baño y apurarme en mi arreglo, pues mi trabajo esperaba. El baño no tiene puerta, como mi cuarto....y ese es un plus, ya que en penumbras, desde mi cuarto, que está a un metro escaso del baño, se podía atisbar perfectamente a quien se bañara. La cortinita era sólo algo de adorno, pues no cubrìa casi nada y en su momento tuve el tino de hábilmente subirla un poco más, de tal forma que desde el suelo de mi cuarto, tendría una vista sensacional..... Con el ruido de la regadera creo que Rubencito despertó, pues pude reconocer algunos ruidos. Ellos sabían que tendrían un nuevo vecino, ya que el señor de la casa me dijo el dìa de la entrevista que él mismo se encargaría de avisar a los estudiantes para que estuvieran pendientes y no se sorprendieran de verme ahí; ya en su oportunidad nos presentaría. Para mí no hacía falta la presentación: Rúben (como yo lo empecé a llamar) no requerìa de más presentación que las cartas credenciales que ese día enseñó.......
[/font][/SPOILER]

Excelente relato amigo! Gracias
 
  • Publicidad +