• Publi Juicy Invitados
  • Publi Juicy Todos

En el club con el amigo

#41
(X)

[font=Century Gothic]El año pasado finalmente tuve el valor de salir del armario ante mi amigo hetero. Estaba muy nervioso por decirle, pero cuando lo hice me sorprendió cuán relajado se lo tomó. Pasa una semana y casi no hemos hablado, así que le pregunté si pasaba algo, me dijo que no, que estaba preguntándose dónde había algún club gay para poder llevarme. En este punto estoy alborotadísimo porque supe de primera mano que no pasaba nada y solo estaba paranoico. Se me acercó al día siguiente y me dijo que me alistara porque el fin de semana iba a estar de locos. Me puse nervioso y entusiasmado hasta que llegó el sábado. Me recogió e iniciamos el viaje a la ciudad. Cuando llegamos vimos muchas banderas del orgullo en la ciudad, paramos y le preguntamos a un hombre a qué se debían y nos dijo que era el fin de semana del Pride, lo cual nos entusiasmó más por la noche que nos esperaba.

Finalmente, llegó la noche y nos alistamos buscando bares gay en los alrededores. Apareció uno en el mapa a solo seis cuadras, así que decidimos caminar ahí y ver qué tal. Al llegar notamos una gran fila y nos miramos diciéndonos que ese era el lugar donde debiamos estar. Finalmente entramos y la música está a todo lo que da.
... bailamos un rato y tomamos. Luego ambos tuvimos que usar el baño. Cuando entramos vimos que había otra puerta al lado opuesto de donde entramos. Después de hacer lo nuestro, la curiosidad nos llevó a curiosear. Pasamos el umbral y para nuestra sorpresa era todo un bar distinto que solo conectaba a través del baño de hombres. Decidimos quedarnos ahí por un rato y tomamos algunos tragos, cuando de repente las TVs empezaron a pasar porno. Le dije que podíamos irnos para que no se sintiera incómodo, pero me dijo que no pensara en él, que mientras yo quisiera quedarme, nos quedaríamos. Y así lo hicimos.


Empecé a curiosear el lugar y vi dos cuartos con luces, pero sin puertas, le dije que fuéramos ahí porque quería sentarme un rato y charlar. Nos sentamos y empezamos a platicar y le dije lo mucho que apreciaba lo que estaba haciendo, entonces me sonrió con esa sonrisa que le he visto hacer tantas veces cuando está tirando los tejos a una chica. Miró hacia abajo, siempre sonriendo, y luego me volvió a ver a mí. Bajé la mirada y vi que tenía una media erección. Le dije que se parara y me diera un baile privado y lo hizo. Lentamente empezó a mover sus caderas más hacia mi rostro y en ese momento supe que había algo más.

Tomé sus caderas y lo empecé a acercar y me dejó. Luego empecé a bajar la cremallera de sus pantalones y él aún no intentaba pararme. Bajé sus pantalones y sus briefs y empecé a chupar su polla. La adrenalina me inundaba el cuerpo cuando su polla se empezó a endurar. A medida que seguía, empezamos a notar una muchedumbre de unos 20 alrededor de la puerta tratando de ver qué pasaba en el cuarto. Ahora nuestros dos cuerpos estaban llenos de adrenalina y seguimos, me dice que se va a correr, así que lo dejo correrse en mi boca y la gente empezó a aplaudirnos. Terminamos y nos dirigimos a la puerta a través de la multitud y justo a tiempo, porque en un segundo se acercaba la seguridad del club. Logramos salir sin que nos descubrieran.
Y esa es la historia de la fantasía cumplida a mi amigo hetero en un club gay durante mi primer marcha del orgullo.
[/font]

57

#42
(X)
[font=Georgia]Cuando tenía alrededor de 18 años mi mejor amigo y yo fuimos al gimnasio.
Era alrededor de las 10 PM y casi no había nadie.
Ejercitamos por un rato y luego era momento de ir a la ducha.
Él mide unos 2 metros y pesa 190 lbs con un cuerpo en forma y una polla de 6 pulgadas y un prepucio grueso. Yo soy practicamente igual, excepto que tengo más músculo y su polla no es tan gruesa. Lo he visto desnudo antes porque siempre hemos hecho deportes juntos y él es mi mejor amigo, así que cambiarnos juntos nunca fue problema.

Siempre hemos molestado diciéndonos cosas como "Diablos, te follaría" o "Diablos, alguien debe ocuparse de esa verga". Pero, dado que ninguno había hecho nada de verdad, nada había pasado hasta esa noche.


Habíamos hecho una nueva rutina y yo sobreejercité mis piernas. Pensé que me había estirado un músculo en el área del muslo. Así que mientras tomábamos una ducha caliente, mencioné lo mucho que me dolía la pierna. Él se ofreció a darme un masaje. Yo estaba dispuesto pero le mencioné que no era una zona muy masajeable pues era mi muslo interno, bajo mis bolas. Él dijo que no le importaba pero que se vería un poco gay si alguien entraba.
Pensé en el asunto y le dije que podíamos ir al cuarto de yoga arriba que nunca cerraba con llave pero que estaba totalmente cubierto y no se usa cuando no hay clases. Como era tarde, nadie debía aparecerse. Le pregunté si le parecía y accedió. Así que subimos. Ninguno había estado ahí antes. había unas luces suaves y mats de yoga por todas partes así como pelotas medicinales; pero lo que de verdad no me esperaba era el espejo de la pared. Le dije que era el lugar ideal para un masaje. Él se rió y me dijo que era un bastardo con suerte. Yo contesté que como estaba siendo un gran amigo, le recompensaría con tal de que me diera un buen masaje y le guiñé el ojo. Se rió y dijo "Oh, en serio" riéndose.
En este punto ya no sabíamos quién bromeaba.
Ambos queríamos experimentar con el otro pero ninguno lo admitía pues éramos heteros.

Me pidió que me acostara de lado y abriera las piernas para poder alcanzar esa área. Masajeó por un rato y luego dijo que los pantaloncillos eran un estorbo, "no creo que nadie venga aquí, así que por qué no te los bajas para que yo llegue más adentro?" Accedí y los bajé hasta mis tobillos. Estaba ahí casi completamente desnudo con mi polla colgando a un lado y mis bolas descansando en mi muslo. Siguió masajeando y cada tanto llegaba a mi polla y mis bolas y se empezaba a sentir muy bien. Un par de veces más y notaría cuánto lo estaba disfrutando. "Qué diablos. Es mi amigo. ¿Cuál es el problema?"
Me relajé y cerré los ojos.
Estaba disfrutándolo cuando él dijo WOW, nunca me había dado cuenta que la tenías tan grande.
Me sorprendió darme cuenta al ver abajo que mi polla estaba dura como una piedra.
Me preguntó cómo se sentía. "Increíble. Justo lo que necesitaba", dije yo.
- "Bueno, ya que la tienes dura, me toca a mí".
- "OK", dije viéndolo.

Estaba asombrado, como si finalmente ambos hubiéramos llegado al punto en el que era claro que queríamos los dos.
Le dije "acuestate y quitate los pantaloncillos".

Después de unos 10 minutos de masaje en la parte trasera y superior de la pierna, él se dio vuelta y dijo que le dolía un poco la misma área que a mí. Así que empecé a trabajar ahí. Su polla empezó a crecer como la mía.
Comenté cuán largo se estaba poniendo su miembro y él dijo que podía sentir la mía en su pierna.
Me disculpé y empecé a hacerla atrás y él dijo "No. Me calienta". Así que empecé a moverme más hacia él, adelante y atrás, deslizándola por su muslo. Su polla se puso más dura de lo que nunca había pensado que fuera. Él bajó la mano y empezó a acariciar mis bolas. Yo tomé las suyas y luego su polla dura. Un rato después estabamos totalmente desnudos y masturbando el uno al otro.

Como si ambos supiéramos lo que el otro quería, él se puso abajo de mí y me obligó a follarlo por la boca. Mientras lo martillaba, él empezó a gemir y a ahogarse. Así que me salí y bajé por su cuerpo. Lamí sus abdominales y luego su polla, sus bolas hasta que empezó a gemir de nuevo. Supe que faltaba poco para que nos corrieramos. Así que chupé su polla como si fuera la última paleta de la tierra.
Empezó a moverse y a temblar, tomó mi cabeza y metió su polla más adentro. Yo me ahogaba pero no podía parar. Era la mejor sensación...hasta que tomó mi cabello y esto caliente entró en mi boca una y otra vez. No terminaba nunca! Seguí tragándomelo hasta que paró.
Saqué su polla y volví a subir. Él se ahogaba y tomaba mis nalgas como nunca lo había sentido antes.
Luego metió su dedo medio en mi culo. La sensación fue increíble y estaba listo a descargarme dentro de él. Así que saqué mi polla y empecé a masturbarme. Le dije que abriera la boca. Ahí estaba acostado con la boca bien abierta mirándome con ojos hambrientos. Me corrí en su cara. Seguía saliendo. Nunca me había corrido tanto en mi vida. Su lengua estaba cubierta y seguía tomándosela. Lamió hasta la última gota. Luego oímos pasos!
Alguien se dirigía al cuarto. Nos pusimos la ropa y fingimos estar trabajando con las pelotas medicinales.
[/font]

50

#44
(X)
[font=Georgia]Me describí como "bisexual", aunque me considero más "en el medio". O sea, me gustan las mujeres y me encuentro más inclinado a una orientación heterosexual, y no me encuentro teniendo una atracción regular e igual hacia ambos sexos, lo que creo que sería una descripción adecuada de bisexual.

Como sea, hace un poco más de un año, conocí a un nuevo amigo. Teníamos la misma edad y eramos solteros y teníamos mucho en común. Los dos disfrutábamos la compañía del otro y había esta buena química masculina entre los dos.
Los dos estábamos intrigados por esto y fue fácil sentirnos atraídos por la idea de que tal vez podíamos tener un poco de diversión masculina juntos. Así fue como empezó. Por diversión, nos desnudamos y disfrutamos de una masturbación mutua. No tomó mucho tiempo antes de que nos pusiéramos más afectuosos y amorosos. Para ser honestos, cogimos, pero muy rápido nos encontramos haciendo el amor. Fue maravilloso ser capaz de experimentar esto con otro tipo. Nuestra amistad de repente pasó a otra dimensión que ambos disfrutábamos. Nos juntamos regularmente 2 ó 3 veces al mes para disfrutar ser sexualmente expresivos con el otro, aunque no hemos pensado en ser gay y querer un compromiso o relación de largo plazo. Los dos gustamos demasiado de las mujeres. Por el momento, sin embargo, estamos totalmente felices siendo homosexualmente amistosos y planeamos seguir así el tiempo que nos parezca.
[/font]

47

#46
(X)

[font=Tahoma]Tengo 33. Desde que teníamos 15, yo (Tim) y mi amigo adolescente bisexual Simon hemos tenido sexo juntos.
Al principio era solo besos y caricias. Luego se ofreció a darme sexo oral. Lo dejé hacerlo y las cosas siguieron desde ahí. Solo 3 semanas después estaba de rodillas en el baño de sus padres, aguantando su polla en mi culo. Hemos estado cogiendo juntos secretamente desde entonces. Aun somos mejores amigos y nuestras esposas no saben de nuestra relación sexual, ni nadie en nuestras familias o en la pequeña ciudad donde vivimos.
Cada día, el día después de nuestros cumpleaños (con una semana de separación entre sí), pasamos todo el día en un motel cercano de otro pueblo, teniendo un festín sexual, yéndonos luego a casa como si regresáramos del trabajo. Ambos estamos bien y bien jodidos, pero listos para escabullirnos a nuestras sesiones secretas siempre que podamos, todo el año que sigue.
[/font]

#47
(43)

[font=Trebuchet MS]Una de mis primeras noches en los dormitorios de la universidad me desperté de madrugada. No podía dormirme y tener una erección no me ayudaba. Así que decidí masturbarme sin que me importara mi compañero. Yo estaba tieso, caliente y con ganas. Lo hacía en silencio, pero luego me di cuenta de lo que hacía. Me estaba masturbando con mi compañero a solo dos metros. Pensé ¡Qué diablos!, pero de todas formas me dije que él dormía. No importó. Iba a terminar lo que había empezado aunque él me viera. Estaba en mi propio mundo.

Yo terminé viéndolo a él masturbarse en la mañana. No sé por qué el pensó que hacerlo de mañana era buena idea si yo podía ver claramente dónde estaba. Así que se fue lleno de semen al baño y yo decidí empezar un round 2. Mi compañero en eso regresa porque olvidó su toalla y me encuentra en el acto.

Me dice que acabo de masturbarme solo hace algunas horas, así que le digo que es su culpa por haberme calentado con su sesión. Y que, por cierto, no tiene porqué discutir sobre masturbarse cuando él es quien tiene semen goteando en su pecho. Así decidimos que ya no seríamos sigilosos al respecto. Aún bromeamos al respecto.[/font]

37

#48
(X)

En una calurosa noche del verano en los ochenta, le pedí la camioneta a mi papá y salimos con mi novia, mi mejor amigo y su novia al autocinema. Recuerdo que vimos "Footlose" y estuvo genial. Hubo magreo en el auto y, después de la peli, llevamos a las chicas a sus casas.
Dejé a mi novia y nos besamos por unos 10 minutos en la esquina cerca de su casa, luego llevamos a la novia de mi amigo y pude verlos besándose por el retrovisor.

Después de dejar a las chicas, mi amigo se pasó al asiento delantero conmigo y seguimos manejando. Nos reíamos y platicábamos y llegué al estacionamiento detrás del parque local. Apagué el motor y puse música para fumarnos un porro. Lo encendimos y él empezó a decirme lo caliente que estaba su novia y que él aún tenía una erección. Me enseña sus pantalones apretados y puedo ver el contorno de su gran polla presionada por la tela. Estaba caliente.

Lo siguiente es que está desabrochándose sus pantalones y bajando su zipper y yo puedo ver su ropa interior mostrándose. Nos estamos pasando el porro y él se está tomando la polla con su punta marcándose en los calzoncillos azules. Me pasa el porro y mientras yo fumo, sin mucho barullo, se baja sus pantalones y calzoncillos y empezó a masturbarse despacio. Me sorprendió ver sus pantalones hasta sus tobillos pero pensé que iba a ser divertido.


De pronto siento el olor a almizcle de su polla y eso me prendió por alguna razón. Yo era un chico tímido y no sabía realmente qué hacer, luego él me dice que quiere comparar nuestras pollas, así que después de dudarlo un poco, me bajo los pantalones, luego mis calzoncillos y estamos sentandos uno junto al otro, sin pantalones, con las piernas abiertas, comparando las vergas y drogadísimos por la hierba.

Él tenía una polla rosadita, pero su cabeza era diferente a la mía, además tenía más vello en su estómago y piernas, lo cual llamó mi atención. De alguna manera y por alguna razón, la curiosidad pudo más y me sorprendí tomando la base de su polla, empecé a tocársela y a sentírsela. No sé quién estaba más sorprendido, si mi amigo o yo.

Luego él se inclinó y empezó a jugar con la mía. Seguimos así por un rato, pero algo me atraía a su polla - no sé si fue su piel suave o la textura, o la forma de su polla, o el olor almizclado, pero me arrodillé con un codo en el asiento y empecé lentamente a lamer su rabo. Él inclinó su cabeza y gimió con placer, esa fue mi pauta para seguir.

Estaba un poco dudoso y exploraba con mi lengua y luego sentí su precum salado goteando de su cabeza. Envolví su polla con mi boca y mis labios y le hice una mamada increíble. No estaba seguro de saber si yo lo estaba disfrutando o no pero me sentía increíblemente y poderoso.

Mi amigo luego se inclinó y me dio una mamada también. Estaba tan caliente y cubrió mi polla con su saliva. Se sintió increíble. Luego se movió al asiento trasero y yo fui tan inocente que lo seguí. Luego estaba intentando alcanzar y tocar mi ano con su dedo. Ese cosquillero fue hipnótico. Luego me dice que quiere cogerme y le digo "De ninguna manera, No lo harás". Jugamos por un rato, me empujó contra la puerta y luego estaba sobre mí.

Escupió en su mano y puso saliva en su polla y luego sentí la punta de su verga descansando en mi ano. Me calmé y me invadió la urgencia por sentirla. Él la estaba acariciando y escupiendo en ella y en mi ano. Tomó un tiempo pero eventualmente empezó a meterla. Por alguna razón, ambos nos reíamos y aún no estoy seguro por qué. La punta de su polla se sentía increíble y yo estaba que no podía más. Luego me coloqué en mejor posición y él la metió una, dos y tres veces hasta que entró en mí.
Fue una combinación de total dolor con un placer increíble. Primero lo hizo despacio y eventualmente empezó a hacermelo como en una porno. Iba más y más adentro y podía sentir sus bolas chocando en mis nalgas.

Lo oí gemir y luego fue deteniéndose hasta que se salió. Entonces nos sentamos para recuperar el aliento. Miré el reloj y era la 1:30 AM. Ambos estábamos sudados y yo tenía semen saliendo de mi adolorido ano. ¡Qué noche!

Esa fue mi primera y única noche con un tío. Pensé en esa noche por años y recuerdo cuán atractivo pensé que era mi amigo, pero nunca más hablamos de esa noche. Nunca le dije a nadie.

De a 3 en 7o grado

#50
(X)

No puedo acordarme cómo empecé a decirle a mi compañero, Thomas, en 7o grado sobre mi primo y yo teniendo sexo oral y anal, pero terminó quedándose en mi casa el siguiente viernes a la noche. Esa noche no dormimos nada y estuvimos desnudos todo el tiempo. Él me dijo que otro de nuestros compañeros, Jason, había hecho lo mismo con él y sugirió que los 3 nos reuniéramos en alguna de nuestras casas.
Él accedió y dos semanas después quedamos en la casa de Thomas, los 3.
A la hora de dormir nos quitamos la ropa y quedamos en nuestros calzoncillos, briefs blancos. Los tres la teníamos dura y Jason se quedó acostado en la cama y empezó a sobarse la polla a través de sus calzoncillos.
Yo me senté en un escritorio y empecé a hacer lo mismo.
Thomas se fue a la cama junto a Jason.
Creo que Jason era el más valiente de los 3 porque él fue el primero en quitarse los calzoncillos y dejar su verga de fuera. Yo estaba asombrado por lo grande que era porque Jason era el más pequeño de la clase. Thomas se bajó los suyos y yo le seguí. Jason era unos centímetros más grande que yo y yo era más grande que Thomas.

Estamos masturbándonos cada uno por su cuenta cuando Jason me dijo que me uniera a él y a Thomas en la cama. Cuando me moví, Jason se quitó sus calzoncillos del todo y yo hice lo mismo antes de subir. Thomas se sacó los suyos. Estabamos lado a lado con Jason en medio. Jason sostuvo su polla mientras miraba la mía y dijo que yo la tenía casi tan grande. Yo también me la levanté para poder compararlas lado a lado. Él me la tomó y empezó a masturbarme, así que le hice lo mismo. Jason también empezó a masturbar a Thomas con su otra mano.
Lo siguiente es que Thomas se inclina y empieza a chupar la polla de Jason. Yo me inclino hacia él mientras sigue masturbándome y nos besamos con lengua. Paramos luego de un minuto y Jason dice que quiere chuparmela. Dijo que nos pusieramos de forma que él pudiera chuparmela, yo a Thomas y Thomas a él. Así que hacemos un triángulo y todos estábamos recibiendo una mamada. Después de unos minutos Jason dijo que quería cogerme. Así que me puse en 4, él se puso detrás y empezó a hurgar mi ano con sus dedos. Él empezó a meter sus dedos y a moverlos una y otra vez varias veces.

(Sí, ahí termina)
 
  • Publicidad +