• Publi Juicy Invitados
  • Publi Juicy Todos

Artistas

#32
(X)


[font="Franklin Gothic Medium"]Soy un tipo, soltero, de 31 años, básicamente hetero. Tuve mi primer encuentro con el mismo sexo hace dos años. Hago arte y rentaba un espacio en este centro de apoyo a las artes. Ahí conocí a Randy, un escultor. Él era un par de años más joven que yo. Nos llevamos bien hablando de arte y otras cosas. Nos juntamos para ver varias galerías en la zona y algunas veces salimos a comer.
Un día lo invité a mi casa a cenar y a tomar una copa de vino.
Debo admitir que realmente me gustaba tener a Randy como un amigo casual. Él era muy llevadero, gentil, buen artista, humilde, de apariencia normal, usualmente en jeans y sandalias. Solo puedo describirme a mí mismo como básicamente normal.

El caso es que vino. Hice nuestra comida y nos sentamos en el sofá de la sala con nuestro vino, hablando de arte y cosas. Los dos coincidimos en que era muy bueno tener a alguien en la misma sintonía para hablar y ser amigos casuales. Era obvio que había esta química de tíos entre nosotros y la estábamos pasando bien juntos. Mientras estábamos ahí sentados y riéndonos de varias cosas, ambos dijimos lo bien que la estábamos pasando relajándonos juntos. No estaba pasando nada, pero dije (refiriéndome a la manera en que estábamos sentados) que estaba feliz de que nadie fuera a llegar porque luciría un poco gay. Randy entendió a que me refería pero no se preocupó en lo absoluto,y dijo que dos amigos podían ser "amistosos" si querían sin que fuera gay.
Bueno...yo no tenía mucha experiencia en tener ese tipo de amistad con otro tío, pero asentí, entendiendo su punto. Supongo que sintiéndonos un poco desinhibidos por el asunto, ambos pasamos nuestro brazo en el hombro del otro como amigotes y sonreímos orgullosamente.
Realmente era muy bueno y nos miramos el uno al otro. Luego, sin hacer aspaviento, nos inclinamos y nos besamos.
No fue exactamente apasionado, pero era decididamente entre tios y se sintió bien. A él le gustó y parecía contento con hacerlo...yo también.

Sí nos dimos varios besos más amorosos que fueron seductores y un mutuo motivo de excitación. Randy dijo que esta no era una mala manera de pasar la velada, con un amigo y tuve la impresión inequívoca de que él no se oponía en lo absoluto a la cercanía entre tíos. Me atrajo. Estuve de acuerdo con que era bueno y nos besamos más apasionadamente y empezamos a acariciarnos gentilmente mientras seguíamos sentados, revelando que ambos estábamos erectos. Era una pena parar ahí. Seguí adelante y bajé su cremallera para sentir su pene erecto. Empecé a sentirlo. A él le encantaba y luego hizo lo mismo. Sin decir nada, ambos nos quitamos las camisas y luego los pantalones y el resto.
Se sentía genial estar excitados y desnudos juntos. Su pene erecto era normal, el mío un poco más grande y me enorgullezco. Realmente me gustaba cómo se sentía su órgano duro y sentir sus bolas. Mientras sostenía mi polla dura con sus manos, Randy se inclinó para meterse la hinchada cabeza en la boca.

El calor y la humedad se sentían fantásticos. Se hizo atrás y sonrió ampliamente. Yo lo intenté también y me sorprendí de cuán fácil era hacerlo.
Nos besamos más y nos dejamos llevar. Él estaba sentado en el sofá y yo, de rodillas en el suelo, masturbándolo. Jugué un poco más con sus bolas y, solo para calentarlo, puse mi dedo índice en su ano que estaba a la vista. Randy sonrió y preguntó si iba a cogérmelo. No me lo esperaba y no pensaba en hacerlo todo. Le dije que no tenía condones y él dijo que no le preocupaba y se sentía seguro conmigo...si yo quería.
Yo estaba cachondísimo y ahí me sentía aventurero.
Sugirió usar loción de manos como lubricante. Conseguí un poco y me la puse en mi polla. Luego, cuidadosamente, mientras él seguía sentado a la orilla del sofá, le metí la verga en su culo. No tuve problema en meter despacio toda mi polla y Randy tampoco. Cerró sus ojos y gimió.
Poco a poco empecé el mete-saca, muy excitado por estar cogiéndomelo a él, por estar cogiendo a otro tio, mientras bajaba la vista hacia su pene totalmente tieso. Gimió más y me dijo lo bien que se sentía. Le dije lo bien que se sentía tener mi polla dentro de él y seguí cogiéndomelo quizá por dos minutos. Mientras lo hacía, él se masturbaba. Finalmente, eyaculó. Vi el semen espeso quedar en su estómago. Dio un quejido y cerró fuertemente sus ojos. Eso me excitó más y eyaculé dentro de él.
Fue un orgasmo intenso y se sintió maravilloso y gratificante darle así mi esperma.

Cuando acabamos, nos besamos y coincidimos en que fue muy bueno y satisfactorio.
Siguiendo nuestro íntimo momento de amistad, disfrutamos seguir siendo solo amigos y hablamos de tener otro momento así de nuevo. Lo hicimos tres días después. Todo este año hemos disfrutado ser amigos y amantes. Debo decirles que esto ciertamente me ha abierto los ojos y la mente.
[/font]

65

#33
(X)

[font="Franklin Gothic Medium"]Tuve mi primera experiencia sexual con mi mejor amigo cuando estaba más joven. Debería decir experiencias porque empezamos desnudándonos frente al otro hasta llegar a excitarnos cada vez que estábamos juntos. Teníamos erecciones enormes y nos turnábamos para jugar con la polla y el culo del otro.
Con el tiempo llegamos más lejos y nos chupamos las pollas pero no hasta corrernos o hacerlo anal.
A medida que crecimos nos fuimos separando pero mantuvimos un contacto periódico. Yo siempre recordaba lo que hacíamos juntos y mi polla aún hoy se pone dura al pensarlo.
No hablamos por un tiempo y cuando lo volvimos a hacer, le pregunté si todavía piensa en lo que solíamos hacer y me dijo que por supuesto.
Nos juntamos unas cuantas veces ya grandes y con novias, lo cual fue muy excitante. Volvimos a jugar con nuestras pollas, nos masturbamos frente al otro y también mutuamente. Soy hetero y nunca he estado con otro tio aparte de él y por alguna razón pensar en lo que hacíamos me pone la polla durísima.
Pienso en juntarnos incluso hoy que tenemos nuestras parejas. Y si lo hiciéramos, no sé si podría evitar quedarme con su polla en la boca hasta que se corriera o inclinarme para que me de por el culo hasta explotar. Definitivamente quiero que chupe mi polla y correrme en su boca y también me encantaría deslizar mi polla y descargarme en su ano.[/font]

65

#34
(X)

[font=Book Antiqua]Es extraño. Fue mi esposa Andrea quien empezó con todo esto al insistir en que yo probara su dildo. Básicamente me dijo que si quería darle en el culo, tendría que experimentarlo yo también.
Habíamos estado casados por 6 años y, en todo ese tiempo, no hubo sexo anal.

El pasado noviembre estábamos viendo porno juntos y se puso cachonda con su coño húmedo. La película parecía tratar casi exclusivamente de mujeres con pollas en sus culos. Quería que ella experimentara lo mismo y me exigió entonces. Me arrodilllé en la alfombra frente a la TV. Con la peli aún puesta, ella empezó a follarme, después de usar crema para el sol como lubricante.
Fue la primera vez que había hecho algo remotamente sexual en mi ano y lo amé.

En minutos estaba lanzando todo mi semen en el suelo. Después de lamer su coño y su culo, esperando que mi polla se endurara de nuevo, intenté cogermela por el culo, pero a diferencia de mí ella lo odió. Al final cogimos a lo misionero y yo me corrí por segunda vez pero en su coño.

En los días siguientes empecé a experimentar por mi cuenta con su dildo cuando se iba al trabajo. Pronto descubrí que lo disfrutaba tanto como cuando ella me cogió.

Para marzo de este año y después de mucho descubrimiento anal, decidí probar cómo se sentiría una polla de verdad dándome.

Me metí en un sitio gay conocido y quedé con un tío que buscaba un amigo casual. Solo pedía tener sexo al aire libre. Lo encontré en un estacionamiento y platicamos en su auto. Me pidió que le hiciera sexo oral. Su polla era mi primera y qué polla era: ocho pulgadas de largo y extremadamente venosa. Empujé su prepucio con mis labios para revelar la cabeza morada de su polla y en un solo movimiento largo la metí en mi boca. Se sintió nuevamente muy bien y natural.
Pronto estaba gimiendo ruidosamente y casi listo para correrse. Yo no quería eso y usé la situación para que me cogiera. Él se frustró por tener que caminar más de 50 yardas hasta los baños públicos, pero lo hice trabajar por su orgasmo.
Cerré la puerta del cubículo, me bajé los pantalones y los calzoncillos y le ofrecí mi ano para que me cogiera. No le tomó mucho para poner la puntita de su polla en mi culo, escupió en él y empezó a empujar hacia adelante. En segundos estaba teniendo mi primera cogida de verdad. Si acaso fue muy superior al dildo que había usado y ya estaba a punto de correrme pues mi polla estaba durísima antes de entrar a los baños. Fue increíble ver el arco de mi semen en el aire mientras él me daba por el culo, así como sentirlo a él corriéndose dentro segundos después. No hubo abrazos ni besos, solo sexo caliente gay básico y no me bastó.
Al manejar a casa ya estaba planeando mi siguiente encuentro con otro tío. Estoy totalmente convertido al sexo oral al aire libre y el sexo gay. Siempre buscamos un lugar, pero sigo disfrutando de recibir una buena cogida al aire libre.
[/font]

60

#36
(X)

[font=Tahoma]
Estaba en un hotel y eran alrededor de las 3 de la mañana y no podía dormir. La piscina estaba abierta las 24 horas así que decidí ir a nadar.
No esperaba encontrar a nadie usándola a esa hora, pero ahí había un chico. Cuando vi más detenidamente, me pareció que no estaba usando bañador y vi una toalla y un bañador en una de la sillas.
Cuando él me vio venir, se acercó y pude ver que no llevaba nada.
Me preguntó si tenía problemas con que él nadara desnudo o si quería que volviera a ponerse su bañador. No me importaba y se lo dije.

Estábamos nadando juntos. Él empezó a hablarme más y me dijo que debería probar también el nadar desnudo. Yo le dije que no creía que debería. Intentó convencer me un poco más y yo seguía sin convencerme. Me dijo que no había nada de que preocuparse y podríamos decir que me quebró porque me quité el bañador.

Estábamos bañándonos desnudos y en un momento él tomó mi polla y empezó a acariciarla. No soy gay pero no lo detuve.
Me hizo sentarme en la orilla de la piscina y él se quedó parado dentro del agua y empezó a comemerla. Mis piernas estaba sobre sus hombros mientras él se la tragaba.
Me hizo correrme y luego cambiamos posiciones.
Yo estaba en la piscina y me hizo que se la comiera. Sus piernas estaban en mis hombros y yo le daba una mamada. No quería que se corriera en mi boca pero él mantuvo mi cabeza abajo en su polla y se corrió. Una pareja apareció y pudo ver un poco de la acción. Yo sentía asco del semen en mi boca y él tomó su toalla y bañador y se fue. Rápidamente salí, me envolví con mi toalla, tomé mi bañador y salí lo más rápido posible, pero no sin que la pareja me hubiera visto dándole una mamada desnudo a él.
[/font]

#37
(X)

Mi esposa de 48 y yo (54) somos swingers bisexuales. Regularmente nos llevamos a jovencitos de la universidad para tener sexo con ellos. Ella trabaja ahí y los trae a casa. Es toda una bestia en la cama y le gusta que los chicos satisfagan su coño. He sido cogido y he chupado las pollas de varios de los chicos.
Hace poco, trajo a un guarrito de 24. Era un chico malo que se había cogido a varias y tenía actitud garañona. Como era del equipo de fútbol, era aventado. Realmente sexy. Necesitaba seguir con su beca y mi esposa iba a ayudarle.

Un viernes vino. Lo saludamos. Era alto, sexy, rudo y con barbita de chivo. Iba en pants y camiseta con su gorra. Me estaba poniendo duro solo con pensar en la velada. Bebidas, porno, no nos medimos. Él estaba calientito por mi esposa cuando ella se le montó en el sofá. Él ya iba por su cuarto vodka y estaba dejando su actitud. Se le había dicho de un trío e iba a tener más. Ella le quitó su ropa, luego la suya. Yo me quité la mía y me les uní.
Vi como ella le sacaba una polla de 8 pulgadas. Él tenía tatuado el nombre "jason" en su vientre, cerca de su ombligo. Él y mi esposa se besaban. Yo la tocaba y sentía sus senos. Ella besó su cuerpo y se fue a por su polla, la chupó y él aguantaba silenciosamente. Yo la empujé para que tragara más.
Luego ella se le acercó al oído y le dijo que intentara bi con nosotros. Él dijo que haría cualquier cosa por ella y por diversión. Yo estaba presto y tomé su polla. La tragué, la lamí y me la comí toda. Ella hacía que él le lamiera los senos y lo mantenía ocupado arriba.

Yo me he comido varias pollas y él estaba tremendamente duro. Al estar joven y ebrio se nos facilitó la tarea. Lo pusimos boca arriba en el piso y lo chupamos de a 2. Oíamos pequeños gemidos. Nuestro macarra estaba en nuestras manos. Su cuerpo era perfecto y tonificado. Mi esposa hizo un 69 con él y me fui entre las piernas de él y me uní a ella chupándosela. Él se comía el coño de ella y se ponía más duro cada vez.

Ella estaba a punto de ser cogida por un futbolista estrella. Él se sentó en el sillón y ella lo montó. yo miraba de cerca como su coño se tragaba esa polla. Estaba tan mojada y se deslizaba. Yo le ayudaba con el sube-baja. Ella lo besó y yo empecé a lamer su polla y sus bolas. Él la cogió cada vez más rápido.En el sillón, al revés, yo le lamía la polla y a él le encantaba porque me dejaba mamar mientras seguía con su cogida.


Sexy, sudado y lleno de resistencia, él estaba listo para coger por el culo por primera vez. En posición de misionero puso su polla en mi culo. Era enorme pero mi culo y el gel le facilitaron la tarea. Me cogió y yo pude tomar esas sexy y desarrollados muslos.
Mi esposa le dio unos tragos de tequila mientras me daba tipo perrito. Lo disfruté: su fuerza y su rudeza. Gemí mucho y él me cogió más duro.

Tiempo de terminar después de coger por casi 2 horas.
Quería probarlo. Su precum sabía también, que tenía que tragarme su leche. Lo paramos, con una pierna en el sillón. Yo me senté y le di una mamada. Mi esposa fue abajo y lamió sus bolas y su culo. Lo dejé que me cogiera por la boca. Lo ordené, él temblaba y gritaba: "Me vengo, colega!". Yo seguí chupando sin descanso. Mi esposa se sentó y me lo dejó para mí solito.

Lo dejé tomar mi cabeza con sus manos y cogerme. Explotó ahí y yo tragué. Fue demasiado. La leche se me salía de la boca. Su cuerpo convulsionaba y palpitaba su polla. Me tragué la última gota. Se tiró al sillón. Mi esposa lo consoló y yo chupé una vez más.

Fue divertido.
Cogimos toda la noche.

- - - Updated - - -

(X)
[font=Franklin Gothic Medium]

Tengo un secreto de cuando tenía 15 años. Mi papá murió cuando yo tenía 13 y mi mamá trabaja en las noches, así que tenía la casa para mí solo. Una noche caliente de verano me metí desnudo a la piscina en la parte trasera que tiene madera y por lo cual pensaba que era privado. Se me puso dura cuando estaba a la orilla y con mis pies en el agua, así que me masturbé en la piscina. Creí haber oído un ruido pero supuse que era un gato.

Tenía un vecino que estaba en sus 40s avanzados, casado con Helen.

El día siguiente era domingo. Yo estaba fuera. Helen se fue a trabajar porque era enfermera y le dio un beso de despedida a Jim.

Él me vio y me indicó que me acercara. Al hacerlo, él me dijo que entrara para enseñarme algo. Fuimos a su sótano y él sacó una caja, la abrió y vi que tenía revistas hardcore. Lo vi, luego volví la vista a las revistas. Me dijo que me serviría para masturbarme. "¿Quién dice que yo hago eso?", dije yo. Jim dijo que todos lo hacen y que, además, él estaba viendo la noche anterior. Mi cara se debió haber puesto rojísima. Él dijo que estaba bien, que todos lo hacían, que si quería podíamos vernos masturbándonos. Dije que no estaba seguro. Me dijo que estaba bien, que tomara una revista y que no la llenara de semen en las páginas.
Me dijo que la devolviera el día siguiente y podría llevarme otra. Tomé una de parejas cogiendo. No sé dónde las conseguía porque a principios de los setenta no había muchas revistas hardcore disponibles.

Así estuvimos por unos 5 días hasta que yo fui por otra y, mientras, revisaba las disponibles, encontré en el fondo revistas gay y también hardcore. Jim debió haber notado la expresión de mi rostro. Dijo "También hay de lesbianas". Luego preguntó si yo había pensado en lo de masturbarnos juntos. Le dije que realmente no (mentí). Abrí la revista gay y me fijé en este tipo a quien se estaban cogiendo. Estaba realmente clavado en las fotos.
Jim sabía que me estaba excitando.
Me dijo "mira esta foto" y en otra revista me mostró a un tipo a quien otros dos le tiraban la leche en la cara. Jim dijo que eso lo ponía cachondo de solo ver. Me sorprendió bajándose los pantaloncillos y empezando a masturbarse. Me quedé fijo en su gruesa polla no circuncidada y venosa. Era la primera polla sin circuncidar que veía.


tomó mi mano para que le cogiera la polla.
No intenté zafarme. La tenía gruesa y grande.
Él alcanzó mis pantaloncillos y los bajó junto a mis calzoncillos. No podía creer que estuviéramos masturbándonos el uno al otro.
Me sorprendió de nuevo al agacharse y ponerse a mamar.
Se sentía tan bien.
Le dije que iba a correr y empezó a chupar más fuerte. No duré mucho y me corrí en su boca.

Estaba poniéndome flácido así que perdía interés, pero él no iba a aguantarse y me puso de rodillas. Puso su polla en mi boca. Me dijo "Cometela, sabes que quieres" y estaba en lo cierto. Empecé a mamar y lo masturbaba con mi boca. Pensé en lo raro que era esa piel extra enrollándose una y otra vez sobre su cabeza.
Empezó a correrse llenándome la boca. Me sorprendió cuánta leche sacó. Me forzó a tragarmela aun sin querer.
Luego dijo "No fue eso mejor que masturbarse?"
Le di la razón.
Me dijo: "podemos hacerlo siempre que estemos solos".
Durante la siguiente semana no tuve suficiente de su polla, ni él de la mía. Me dijo que Helen nunca se la comía y solo quería sexo tradicional y aburrido con él encima.

Unas 3 semanas después me dijo que intentáramos algo. En su sótano había una mesa que él hizo. Era un poco más alta que mi polla y estaba en un ángulo de 30 grados. Me dijo "dejame follarte. Te va a encantar". No estaba muy seguro, pero él me convenció. Nos desnudamos. Me dijo parate cerca de la mesa y doblate. Hice lo que me dijo. La orilla estaba justo abajo de mi ombligo así que mi polla y mis bolas estaba libres. Él se puso detras y empezó a comerme el culo metiendo su lengua en mi virginal ano. Tomó lubricante y puso mucho en mi hoyo, luego empezó a darme con el dedo. Uno, luego otro y otro hasta que habían 4 dedos en mí.
Su otra mano me estaba masturbando fuerte. Se puso detrás y sentí su polla entrando. Dolio!! Grité cuando la metió más profundo. Perdí mi erección cuando sentí sus bolas descansando en las mías. Acarició mis hombros, espaldas y mis nalgas. El dolor paró y lentamente empezó a follarme. Me dijo "Solo deja que pasa, se sentirá tan rico". Estaba en lo cierto a medida que se apresuró. Tomó mis caderas y empezó a ir hasta el final. Tan pronto como yo me toqué la polla dejé salir una enorme cantidad de semen.

Sentí algo caliente abajo y él dijo que se corría. Sentí su leche bajar por el interior de mis muslos. Me convirtió en su putita. No me importaba con tal de que me la chupara también. Seguimos así hasta que yo cumplí 19 y nos mudamos. Ni su esposa ni mi madre se enteraron.
[/font]

- - - Updated - - -

[font=Book Antiqua]..............................57[/font]

57 - The fleshlight

#39
(X)

Imagen

[font=Verdana]
Tenía 14 años. Estaba con uno de mis mejores amigos en su habitación. Ya nos habíamos visto las pollas antes, pero nunca erectas. Ambos teníamos chicas y en ese día estábamos hablando de follarlas. Ambos éramos vírgenes y hablábamos de qué debía sentirse follarse un coñito.
Mi amigo fue a su armario y sacó un juguete parecido a un fleshlight. Me dijo que se sentía muy bien follarlo. Yo de verdad quería usarlo. Me dijo que podía solo si lo usábamos juntos. Accedí y ambos nos bajámos nuestros pantaloncillos. Estabamos duros muy rápido y mi polla era mucho más grande que la suya pero la suya estaba bien. Me lubriqué y empecé a follar.
Quería correrme así que tenía que parar. Se la dí a él y él empezó también a follar.
Me dijo que me acostara en la cama y lo hice y él empezó a masturbarme con el juguete. Es gay pero entonces me gustó. Le devolví el favor y ambos paramos, dándonos cuenta de lo que estábamos haciendo.
Somos completamente heteros pero ambos decidimos que nos chuparíamos la polla una vez y no le diríamos a nadie. Yo le comí su polla primero y lo hice muy bien para ser mi primera vez. Me senté a la orilla de la cama y él empezó a comerse la mía y a poner mis bolas en su boca.
Tomé el aparato y nos pusimos como en tijeras. Juntamos nuestras pollas y las metimos al mismo tiempo en él.
Él dijo que iba a correrse y yo le dije que lo hiciera. Sentí su polla pulsando y lanzando el semen en el juguete y en nuestros dos penes. Eso me hizo correrme a mí también. Me preguntó si quería probar el semen pero dije que no, pero tú puedes y se tragó el resto de semen de mi polla. Esta ha sido la única vez que he hecho algo gay.
[/font]
 
  • Publicidad +