• Publi Juicy Invitados
  • Publi Juicy Todos

20

#61
(X)

Cuando estaba en la escuela empecé a cortar céspedes para ganar dinero. Mi papá era mayor y viajaba todo el tiempo, así que cuando estaba en casa, estaba cansado y sin interés en salir de casa.
El hombre que vivía al lado me enseñó la diferencia entre cortar el cesped y darle verdadero mantenimiento.
En mi segundo año de jardinería estaba ya declinando clientes y trabajando del amanecer hasta el atardecer 7 días a la semana.
Mi vecino era casado y tenía 45 años y 2 hijas. Tenía una compañía de construcción y elaboraba gabinetes. En las tardes, cuando regresaba a casa, los fines de semana y sus días libres, yo estaba en su taller aprendiendo a hacerlos también, así como otros muebles.

El verano antes de mi último año me asignaron a un equipo para armar las casas y me encantaba. Los tipos eran de todas las edades y la plática era cruda, dura y sexual la mayoría de las veces, y eso me calentaba.
Un día me asignaron a trabajar con un hombre avanzado en sus 40s en una ciudad cercana. En el camino me dijo que el otro trabajador ahí era un tipo casado chupapollas y que si yo quería, él me atendería. Había estado en un par de pajas grupales con algunos amigos, me la había mamado una chica y había cogido y un par de veces, pero nunca había tenido a un hombre comiéndome la polla.

Estaba arriba en la causa cuando me quedé sin clavos y bajé las escaleras para ir al camión. Ahí en la habitación principal estaban el tipo casado de rodillas comiendo la polla del tío con quien yo había viajado. Ellos sabían que yo estaba bajando las escaleras pero no les importó. El que estaba mamando me miró, dejó que se le saliera la polla de la boca y dijo: "Danos 5 minutos y es tu turno". Cuando llegué al camión mi verga estaba dura como piedra y estaba considerando lo de esa mamada.

Cuando regresé adentro, el otro le estaba follando la cara con dureza y yo estaba listo para mi turno. Me bajé la cremallera y en cuanto terminó de chupar, se fue hacía mí...con la boca llena de semen y me puso muy caliente. Esa fue mi primera experiencia con un hombre y supe que esos 2, y mi vecino, habían arreglado el día y mi exposición al sexo en el sitio de construcción.

En ruta hacia el trabajo a la mañana siguiente mi vecino me preguntó si me había gustado mi mamada y si me gustaría otra. Le dije que me encantó y pregunté si iba a salir de la ciudad de nuevo por trabajo...y por una chupada. Me dijo: "Estás trabajando conmigo hoy" y se fue a por mi polla.

No malentiendan mi confesión: no todos los trabajadores de construción juegan a esto, toma su tiempo saber quién sí, pero cuando sí, hay bautizos privados en todos los proyectos. Eso fue hace 20 años y ahora yo tengo una pequeña compañía constructora y nada me calienta como un trabajador con sus jeans colgando de una sola pierna y la otra pierna bien abierta cuando está inclinado en el burro, con su culo peludo salido y pidiendo ser cogido...dura, profunda, salvajemente, a menudo y por muchos.


...

(X)


[font=Book Antiqua]En octavo grado, mi mejor amigo y yo solíamos dormir en la casa del otro todo el tiempo. Nos poníamos pedo fumando marihuana y nos divertíamos mucho. La primera vez fue así. Estábamos en su cama hablando de chicas que nos gustaban, luego empezamos a hablar de cuán calientes estábamos. Mi amigo Jeff dijo: "Quisiera que fueras una chica, tengo una erección enorme". Yo también, dije.

Jeff dice que necesita cascársela. De nuevo estoy de acuerdo. Empezamos a masturbarnos. No pasó mucho antes de que estuviéramos masturbando la polla del otro. Luego le dije que quería chupársela. Jeff no tuvo problema con eso. Me voy a por ella y amo cada segundo. Cambiamos de posición. Yo estoy boca arriba, él arriba dándole a mi cara.

Cuando dijo que se iba a correr, le tomé el culo con las manos y chupé cada parte de él con fuerza. Luego echó una gran cantidad de semen en mi boca, para mi deleite. Cuando se recupera, me devuelve el favor y chupa mi polla mandándome al cielo.

Hicimos esto un par de veces más esa semana, luego Jeff dijo que quería cogerme. Yo no tenía problemas tampoco. Consiguió vaselina y me montó mientras yo esperaba en cuatro. Era raro y dolió un poco al principio, pero así de caliente y drogado, lo acepté inmediatamente. Mi yo romántico y apasionado le dijo que quería quedar boca arriba. Me acosté y me abrí para él.

Tan pronto como continuó follándome, le dije que quería besarlo. Besar otro tío se sentía más taboo que tener su polla en mi culo. Fue maravilloso. Él no duró más de un minuto mientras estábamos besándonos profunda y húmedamente. Explotó dentro de mí. Me enganché al sexo con chicos desde entonces.

Fuimos amantes gays secretos por un año, luego nos alejamos en bachillerato. No tuve sexo con una chica hasta los 19. Seguí mis aventuras sexuales con mis amigos hasta el bachillerato.

Desafortunadamente, mi diversión con los hombres acabó cuando me casé a los 25. ¡Si que lo extraño con ganas!

[/font]

17

#63
(X)

[font=Book Antiqua]Hace unas semanas estaba jugando fútbol con unos amigos y me taclearon fuertemente. Los tacos de los demás se amontonaron sobre mi muslo y lo cortaron profundamente.
Con la toalla que llevaba paré el flujo de sangre, pero sabía que necesitaba puntadas. Uno de mis amigos me llevó al hospital y ahí me dejaron en una sección por mi cuenta.

Después de una corta espera, me vio un enfermero de mediana edad, que primero me ayudó a quitarme mis pantaloncillos y mis calzoncillos. Luego limpió mi herida. Al hacer esto, no pudo evitar rozar mi polla y respondió como yo no quería: se puso erecta. Me dijo que no era problema y que pasaba todo el tiempo. Pero mi polla solo se ponía más grande y dura.

Solo se calmó un poco cuando me dio cinco puntadas de mariposa alrededor de la herida. Luego, cuando estaba preparándose para terminar, su mano definitivamente acarició mi polla a propósito. Se puso extremadamente dura de nuevo. Me sonrió, volteó a ver si la cortina estaba cerrada del todo y luego me preguntó, señalando mi polla, si quería que se ocupara de ella.
Antes de poderle responder, abrió su boca y tenía la mitad envuelta en su lengua. Yo no era gay o había tenido a ningún tio tocándome en forma sexual, así que debí haberlo detenido, pero no lo hice. No porque fuera demasiado tímido para decirle algo, sino porque era muy rico lo que me estaba haciendo.

Puse mis manos en su cabeza y yo estaba estirándome mientras él estaba ahí abajo. Me estaba cogiendo la boca de un tio y se sentía increíble. Él chupó, lamió y en un momento hasta mordió gentilmente el tronco de mi polla. Luego le dije que estaba cerca de correrme y él cerró duro su boca en mi polla y siguió chupando. Mi polla explotó en su boca y lo escuché tragarse mi semen. Siguió hasta que salió la última gota.

Después me dio una bata para que me fuera a casa, me sacó en una silla a donde estaba mi amigo. Antes de que él me llevara hasta su carro, el enfermero me dio una página que parecía una receta doblada y dijo "En caso de que necesites limpiar la herida". Guiñó su ojo cuando me la dio.
Mientras mi amigo manejaba, vi rápido la receta. Decía "Cualquier vez que necesites cuidados" y un número de móvil. Desde entonces he usado ese número en 3 ocasiones. Dos nos encontramos en mi auto y me dio unas mamadas increíbles. Y una hace un par días cuando fui a su apartamento. Cogerlo por el culo después de darme una mamada increíble fue toda una nueva experiencia sexual, pero esa confesión tomaría demasiado tiempo ahora.
[/font]

17

#64
(X)

Me considero hetero o quizá bicurioso, y solo puedo asumir que mi roommate es hetero porque tiene intimidad con su novia. Establecimos un acuerdo de masturbación abierta en nuestro dormitorio para evitar escondidas y paranoias innecesarias. Hasta el momento ha funcionado de maravillas. Aunque es raro, a veces nos masturbamos al mismo tiempo.

Mi colega es un poco raro y le gusta correrse en el piso como lo hacía en su casa. No me quejo, mientras limpie. Además, es divertido ver cuán lejos va a disparar. Yo siempre termino sobre mí. Nunca me importó dónde cayera.
Volví de clases un día y lo hallé masturbándose. Me pareció buena idea, así que me acosté en mi cama e hice lo mismo. Mi roommate eventualmente se paró y puso una toalla en el piso. Me dijo que le facilitaría el proceso de limpieza. Me reí y le dije que podía intentar simplemente terminar en su cuerpo, pero él dijo que requeriría una ducha.

Supongo que estaba particularmente caliente y divertido ese día, así que le dije que se corriera sobre mí. Me tocó persuadirlo, pero después estaba demasiado impaciente y necesitaba correrse. Me quité mi camisa y me senté en la orilla de la cama. Él se paró frente a mí y terminó lo más rápido que pudo. La primera parte me dio en mi mejilla derecha, el resto cayó en mi pecho y pantalones.

Me corrí también sobre mí, me dio un poco de asco, pero también lo encontré divertido. No es algo que esté orgulloso de admitir, pero me da risa recordarlo. También me divierte recordar que mi colega me preguntó si esto se consideraba como engañar a su novia. No hicimos nada malo.

Confesiones cortas

#65
Varios años después, este hilo me hizo visitar ESTE sitio. Esta es la que compartiré para celebrar:

Una noche de sábado pedí un uber a las 3 AM e iba muy borracho. Mi conductor era un tipo de mediana edad de Nigeria. Hablamos durante todo el camino y me preguntó si tenía novia o novio. Le dije que no. Me preguntó qué me gustaba y pude verle tocándose la polla, así que le dije que me gustaba lo que él quisiera que me gustara. Entonces se sacó su enorme polla. Se estacionó para que yo pudiera pasarme adelante. Lo masturbé hasta que llegamos a casa y lo invité a pasar. Le dije que era mi primera vez.

Fui capaz de tragarme toda su polla sin reflejo. Tenía algunos juguetes en el auto que trajo. Me estiraba el ano mientras yo me ocupaba de su polla. Cuando aguanté el tercer dildo por completo me dijo que estaba listo. Me montó. Me tomó por ambos lados la cabeza y me dio como un monstruo.

Toda esa fantasía se volvió realidad y fue increíble.

Cuarentena

#67
X

Desde que empezó la cuarentena no he podido salir, lo que significa nada de sexo. Mi compañero de casa y yo estábamos bebiendo una noche y me contó que tenía las bolas azules y deseaba cogerse a alguien. Bromeando le dije que podía cogerme a mí si quería. Me fui a mi cama y abrió la puerta y vi su verga dura en sus manos. No dijo nada, pero caminó hacia mí y me la puso en la cara.

Sabía que yo soy bi, así que empecé a chupar su verga de 8 pulgadas. ¡¡Era tan buena!! Le chupé la verga y las bolas durante 5 minutos.
Sabía que no se podía venir con una chupada, así que le dije que se acostara en la cama y me subí a su verga. Se sentía tan bien. Lo cabalgué por los siguientes 20 minutos. Me dio vuelta e hizo que mi culo sonara tan fuerte. Me vine como 3 veces sin tocarme mi verga. Me decía que mi culo era todo suyo. Me tuvo y amó cogerse este culito apretado.
Después del sexo intenso, sacó su verga y se vino en mi cara. Lamí toda su leche. Me dio las gracias y se fue.

A la mañana siguiente me dijo que estaba contento de que hubiéramos cogido. Sonreí, me arrodillé y le pregunté si quería hacerlo de nuevo. Muy feliz se sacó su verga dura y accedió. Hemos estado cogiendo por los últimos 4 meses. No puedo contarles cuánta leche ha habido en mi boca y mi culo.
 
  • Publicidad +