• Publi Juicy Invitados
  • Publi Juicy Todos

Maestro Hetero (Historia Real)

#1
Mi historia no debe ser muy diferente a la tuya, pues todos en más de alguna ocasión hemos tenido las más ricas y eróticas fantasías sexual con algún Profesor Heterosexual, y estoy seguro que acabamos dedicándoles una jalada imaginando que estamos con ese Apuesto Profesor, y cuando estamos en su Clase, seguramente al igual que yo no perdemos detalles de él, de ese cuerpo que desearíamos tener desnudo junto al nuestro, pues bien, si te e echo recordar ese tipo de perversión, creo que estamos en la misma sintonía y entenderás bien esta historia.
-Primeras Fantasías-
Aún recuerdo mi época de primaria, en sexto años los niños me atraían más que las niñas, a esa edad descubrí el placer que causaba imaginar al chavito más guapo de mi grupo y acariciarme en mi pene mientras me duchaba, también recuerdo a el profesor recién llegado de cuarto grado, de nombre Ricardo, era joven, delgado y para mi muy apuesto, las maestras (incluso las casas) bromeaban con el de manera muy subida de tono, las niñas (yo también) nos ponía nerviosos solo con pasar junto a nosotros, a ese profesor le dedique muchas caricias a mi cuerpo, pero como han de imaginar por la edad nunca paso nada.
En la edad loca de segundo de secundaria, Mario el profesor de matemáticas me traía por la banqueta desde la primer clase, era igual joven, pero estaba casado (por cierto la esposa era muy fea) no era delgado, esta algo llenito, con unos ojos color miel y pestañas largas y quebradas, pero su mayor atributo eran sus par de Nalgas, además que se dejaba los botones de arriba de la camisa abiertos donde salían sus bellos en el pecho, además tenía una cara de morboso que me encantaba, jamás faltaba a su clase, me embobada viendo casa centímetro de su cuerpo, por lo regular siempre que terminaba la clase acababa con una erección, pero en una ocasión sucedió algo que yo no esperaba, cuando la clase estaba a punto de terminar, Mario el Profesor se puso de pie y claramente puede ver que tenía una fabulosa erección, se marcaba muy bien en su pantalón de tela la forma de su pene, era grueso y se notaba que estaba hacia un lado, el rápido dio por concluida la clase y salió del salón, yo no resistí y me fui al baño a jalármela pensando en esa Verga tan rica que estaba metida tratando de ser liberada de ese pantalón y esperando alguna boca para ser devorada a mamadas, cuando presentamos los primeros parciales la mayoría del grupo salió mal en las calificaciones, el ofreció clases de regularización por las tardes en su casa, claro con un costo extra (hacia su negocio el condenado) y yo insistí en ir a esas dichosas clases, solo para verlo, pues mis calificaciones eran buenas, me hacia el que no entendía, para que él se acercara a mí y me explicara, en más de una vez logre quedarme hasta lo último fingiendo que no entendía nada, siempre que se acercaba a mí y quedaba a la altura de mi cara su cierre, imaginaba esa rica y jugosa Verga, quería pegarme a ella y no parar de chuparla hasta logar extraer de ella toda su deliciosas leche y poder sentir el placer de tener en mi boca su semen de macho. Pero siempre contuve esas ganas y solo quedo en un simple deseo.
En preparatoria, fui en un colegio de Monjas, donde puras mujeres nos dieron clases, así que ningún profesor fue motivo de mis fantasías, solo algunas compañeros (pues estudiábamos puros hombres) y fue ahí donde aprendí a fingir y disimular muy bien mis preferencias sexuales, conocí a mi primer y gran amor, fuimos amigos, pero poco a poco fuimos dejando que nuestros sentimientos salieran y fue así como tuve mi primer noviazgo. Que duro poco más de 2 años y medio, le fui fiel y sé que el a mí también, pero por motivos de presiones familiares de parte de él tuvimos que distanciarnos, aun lo veo a veces, pues vivimos en la misma colonia, pero tanto como él y como yo fingimos que no nos vemos…
-Primer Encuentro-
Estaba en cuarto semestre de la Universidad cuando lo conocí, aquí lo llamare Julio, fue en el pasillo de la universidad, su aspecto de entre alumno y profesor hizo que rápido llamara mi atención, de piel blanca, traía una playera negra ajustada a su cuerpo, que dejaba ver sus brazos ligeramente marcados, los jean eran sucios y no traía cinturón, aunque trajera un peinado a lo despeinados, del cuello pendía su credencial de Profesor, lo mire y él se dio cuenta, rápido fingí no encontrar el salón y entre rápido al aula que me correspondía, salude a mis amigos y rápido tome mi lugar, mi sorpresa fue que ese atractivo y desalineado profesor entraría a mi salón y con el acabaría teniendo una de las experiencias sexuales más placenteras de mi vida….

#4
NOOOOOOOOOOOOOOOO, NO SEAS FORRRO, CONTA COMO CONTINUAAAAA, QUE PASOOOOOO, DESESPEROOO, quiero saber si al final cogieron o no ajajajajaj

Cada que te veo siento que me reflejo en ti.

#8
Julio Entro y como era de esperarse llamo la atención de todos en el salón, se presentó, apunto sus datos en el pizarrón, cuando él quedo de espalda a los alumnos, pude ver que no solo estaba bien de frente, si no que de espalda se le marcaban unas Pompas muy bien definidas, de esas que te dan ganas de apretar todo el tiempo, los primeros meses de verlo fue muy placentero para mí, pues por su juventud y apariencias comenzaron los rumores que era Gay, eso hacía que las chicas perdieran el interés en él, pero para mí hacia que mi comportamiento hacia el fuese amable y educado, para ver si en cualquier momento el me insinuara algo, yo no dejara escapar esa oportunidad, pero ya casi por terminar el semestre una compañera nos contó que lo había visto en un centro comercial de la mano de una mujer muy atractiva y que además estaba embarazada, que él se comportaba de lo más cariñoso con ella, la besaba e incluso vio como ella mordía el labio inferior de él, eso desparejo las dudas de su sexualidad, y en la clase siguiente los comentario de:

–Profesor lo vimos con su novia- no se hicieron esperar, él es realmente muy reservado de su vida privada y a pesar de llevar 5 meses dándonos clases, jamás había platicado de sus cosas con nosotros, solo se limitaba a dar la clase, pero ese día a los comentarios del grupo el respondió.
Julio- No es mi novia muchachos, es mi esposa, llevamos 2 años de casados y estamos esperando muestro primer hijo.
Los comentarios cesaron, un silencio invadió todo el salón y Julio con mucha autoridad continúo su clase. Ese comentario hizo que yo comprendiera que entre él y yo jamás podría pasar algo. Pero como mi comportamiento hacia él desde el primer momento fue de amabilidad, así continúe hasta terminar el semestre.
En quinto semestres el volvió a darnos clases, y yo me hice de su confianza, al grado de que cuando se le olvidaba algo en su coche, me pedía el favor que fuera a su coche, donde en más de una ocasión en la guantera encontré condones, pero jamás le hice algún comentario de lo que veía.
Para Sexto semestre era yo su brazo derecho en todo (hasta la fecha) comencé a tener más confianza con él y el conmigo, me pidió en una ocasión que le elaborara el examen para el grupo, pues su computadora la habían formateado y había perdido todo lo visto en el parcial, yo le dije que sí que quería que pusiera y el con su sonrisa pícara me contesto.
Julio- Lo que tu consideres. Tú para mis clases ya exentaste amigo. – al decir eso, me rodeo con sus brazos y me dio un apretón, me quede sin sabes que hacer y no pude articular palabra alguna. Después los abrazos fueron más frecuentes y podía disimular bien lo que sentía por él.
Al entrar a Séptimo (que fue el que acaba de concluir) llevo en dos ocasiones a su bebe, porque su esposa estaba estudiando la carrera aun y la señora que lo cuida estaba enferma, fue en esa platica que tuvimos cuando me atreví a preguntarle su edad.
Yo- Maestro ¿Cuántos Años tiene usted?
Julio- jajaja cuentos crees?
Yo- pues no se ve tan tarjeteado jajaja
Julio- Tengo 30 años.
Yo- enserio? No le creo, esta súper joven.
Julio- así es amigo, tan solo te llevo 8 años. Como vez?
Yo- ahora sí que me dejo impresionado, yo le calculaba como unos 35 o 36 pero en realidad esta súper joven.
Julio- así están las cosas, oye te pido un favor, podrías cargar al bebe, es que me quiero fumar un cigarro, pero no lo hago frente al niño.
Yo- Claro, no sé cómo se cargan, así que no tarde.
Julio- no me alejare mucho- me dio a su hijo y camino unos metros hacia el estacionamiento, yo me senté en una banca cerca y cargue al bebe. Fue inevitable pensar en lo afortunada que era su esposa de tener un marido así como Julio. Como lo prometió no tardo y regreso por su hijo. Se despidió de mí y me dijo.
Julio- sabes una cosa, me recuerdas mucho a mi cuando estaba en la universidad, yo estudie aquí mismo, y no sé porque pero cada que te veo siento que me reflejo en ti.
Yo solo agradecí el comentario, y desde ese momento esas palabras quedaron marcadas en mí…

#9
Muy bueno muchas gracias espero continúes gracias por compartirlo
[font="Comic Sans MS"]Es mas facil MORIR que lamentar tus actos, ya que todos los dias mueren personas pero pocas veces las personas LAMENTAN LO QUE HACEN [/font]
 
  • Publicidad +