Publi Juicy Invitados
Publi Juicy Todos

La Hiena

Relatos || Atrévete a contar tus experiencias más picantes y relatos
Responder
Avatar de Usuario
darko18
Xtasiado
Reacciones:
Mensajes: 908
Registrado: 26 Mar 2009 05:19
Ubicación: mexicoooo
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por darko18 » 04 Dic 2013 07:36

Maestro!-!

Avatar de Usuario
DINOSAURIO
Reacciones:
Mensajes: 322
Registrado: 12 Feb 2008 19:49
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por DINOSAURIO » 04 Dic 2013 10:14

Ya haz un libro Acu!
Estuvo buenísimo este capitulo.
Saludos chiquito :D

Avatar de Usuario
Zebra
Xtasiado
Reacciones:
Mensajes: 309
Registrado: 16 Nov 2013 06:21
Ubicación: México D.F.
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por Zebra » 04 Dic 2013 14:43

Simplemente genial, fantástico!!!!!
Que capitulo :nodigno: :nodigno: :nodigno: aun no lo puedo creer!! la Hiena y Angel casi pasa pero naaaa :noporra: :noporra: hay si hasta yo me bajonie.
Pero neta pobre Gotas, yo aun tenia la esperanza de un reencuentro con el y Angel :cry2: :cry2:
Sigue pronto Acu :o k: :o k:

Big_Huge_Love
Xtasiado
Reacciones:
Mensajes: 10177
Registrado: 23 Nov 2009 06:51
Ubicación: ???
Gracias Dadas: 19 veces
Gracias Recibidas: 35 veces

Mensaje por Big_Huge_Love » 05 Dic 2013 03:27

Sorry, todos sabemos que a final de cuentas La Hiena se va a quedar con su Ángel... pase lo que pase... Preguntota, los rusos volverán a aparecer? No se, es que últimamente he estado combatiendo mafias como parte de mi trabajo en clase de música. Saludos!
[font="Palatino Linotype"]Vine por los chicos guapos... y me quedé por los chicos lindos[/font]

Acussy
Sub-Administrador
Sub-Administrador
Reacciones:
Mensajes: 8002
Registrado: 02 Mar 2008 06:56
Ubicación: Atrapado en el Mundo Mortal
Gracias Dadas: 2 veces
Gracias Recibidas: 771 veces
Contactar:

Mensaje por Acussy » 05 Dic 2013 06:11

Big_Huge_Love escribió:Sorry, todos sabemos que a final de cuentas La Hiena se va a quedar con su Ángel...


Y si no pasa así, q te hago? UuU





aCu.

Big_Huge_Love
Xtasiado
Reacciones:
Mensajes: 10177
Registrado: 23 Nov 2009 06:51
Ubicación: ???
Gracias Dadas: 19 veces
Gracias Recibidas: 35 veces

Mensaje por Big_Huge_Love » 07 Dic 2013 02:11

Acussy escribió:Y si no pasa así, q te hago? UuU





aCu.

No más bien tu pregunta sería "y si no pasa así, que me haces?"... No quieres ni saberlo, pero lo que si es cierto es que voy a hacer el típico puchero que hacen los fans de George R.R. Martin cuando matan a sus personajes favoritos durante Game of Thrones...

Saludos!
[font="Palatino Linotype"]Vine por los chicos guapos... y me quedé por los chicos lindos[/font]

Acussy
Sub-Administrador
Sub-Administrador
Reacciones:
Mensajes: 8002
Registrado: 02 Mar 2008 06:56
Ubicación: Atrapado en el Mundo Mortal
Gracias Dadas: 2 veces
Gracias Recibidas: 771 veces
Contactar:

Mensaje por Acussy » 09 Dic 2013 08:28

Llegando a México, Manuel no vio la sombra ni de La Hiena ni de Ángel; los dos se encerraron en sus cuartos, esto le sorprendió mucho. No supo que podía ser tan grave, le asustaba el problema al que se iba a enfrentar…

La Hiena no necesitó decir que Manuel estaba a cargo, quien conociera a la manada de la Hiena, sabría que Manuel es su mano derecha no por antigüedad, sino por ser el más maldito de todos, solo por debajo de La Hiena.
Como La Hiena lo hubiera hecho, Manuel puso a correr a todos los sirvientes de la casa, indicó que tenían que atender a La Hiena y a Ángel, que estaban enfermos, que no los molestaran y que hicieran mil y un cosas; no porque La Hiena esté indispuesta era significado de que el plan que tenían al llegar de Rusia se suspendiera, al contrario todo debía seguirse al pie de la letra y como buena mano derecha, Manuel lo sabía a la perfección.


— ¿Qué hago?


Manuel pensaba en voz alta ideando un plan, estaba bajo mucha presión y aun no se sentía del todo bien como para tomar el mando de toda una venganza en marcha. Estaba tan desesperado que no vio venir lo peor que se pudiera siquiera imaginar. Un empleado se acerco muy asustado al lado de Manuel, dándole un teléfono…


— El… Jefe… Al… telefóno… Manuel —Dijo temblando el sirviente


Manuel se sorprendió, por un momento pensó que si en el futuro le daba diabetes, le echaría la culpa a ese momento, definitivamente ese momento sería el causante…


— Manuel… Cambio —Dijo con voz firme

— ¿Qué carajo pasó?

— Yo…

— Deja, esta es para mi —Dijo La Hiena arrebatándole el teléfono de las manos a Manuel

— Pero que carajo… ¿No se supone que estas indispuesto?

— ¡Cállate el hocico! —gritó La Hiena

— Si, Hienita —Dijo Manuel retrocediendo

— Hiena, cambio…

— ¿Qué paso? ¿Por qué lo hiciste?

— En donde estas? Sigues en México? A estas alturas ya todos tus amiguitos debieron haberse enojado mucho contigo… ¿O me equivoco?

— ¡Te equivocas! Aun tengo lo suficiente como para matarte ¡hijo de tu puta madre!

— Ey, ey , ey, cuidadito con ese tonito, eh… No me gusta que me hables así… Si es verdad lo que dices, no creo que estuvieras llamándome por teléfono ¿Qué quieres?

— Quiero que te dejes de mamadas, ese dinero no era tuyo Hiena!

— Caíste en lo más bajo! Hahahahahaha ¿Te duele?

— ¿Qué?

— Te duele lo que te está pasando? Porque me imagino que la vida de fugitivo debe ser deliciosa para alguien que no se movía de su silla reclinable

— Cállate, no sabes nada!

— Se lo suficiente como para saber qué quieres que te rescate ¿No es así?

— Ni tú podrías rescatarme

— Y aunque pudiera créeme que no lo intentaría…

— Pero esto no es todo, Hienita, te aseguro que vas a saber de mi, esto no se queda así

— Dudo mucho que esos matones te dejen ir vivo, les prometiste millones… Hahahahahaha!


El Jefe colgó de inmediato, La Hiena sabía que perro que ladra no muerde, por eso se quedó tan tranquilo…


— ¿Por qué le contestaron la llamada?

— Hiena yo…


Manuel no pudo terminar sus palabras, La Hiena lo interrumpió con una bofetada; Manuel tumbado en el piso, otra vez con la boca ensangrentada miraba a La Hiena desde abajo…


— No vuelvan a contestarle una llamada… —Dijo tranquilamente La Hiena


Para todos los que estaban en la casa, era un acontecimiento histórico el ver que La Hiena golpeaba a Manuel, desconocían que era la segunda vez que esto pasaba. Manuel no entendía, lo que le pasaba a La Hiena lo tenía totalmente agobiado, en su cara se veía que no quería saber nada de los problemas que se había creado en la vida; estaba como desgastado, desganado de querer vivir.


— ¿En serio será para tanto? —Se preguntó Manuel —Si me salen con una mamada yo si los mato…


Manuel se levantó, le gritó a todos que se pusieran a trabajar y dejaran de estar parados como idiotas mirando lo que había pasado. Tuvo que darles una o dos patadas a varios hombres para recobrar su rectitud y su autoridad.
Después de esto, Manuel sentía que iba a necesitar unas vacaciones…
Pasaron dos o tal vez tres semanas, Manuel tenía todo en orden, sin embargo la parte final del plan aun no la había revelado La Hiena…


Ni Ángel ni La Hiena habían cambiado mucho, Manuel había intentado de mil y un métodos hacerlos salir de su trance. Ángel parecía estar aun muy asustado y La Hiena parecía estar siempre muy drogado, y si no lo estaba, se ponía de muy malas y eso era peligroso. Sin embargo, Manuel sabía que La Hiena también sentía miedo, algo que lo aterraba y que lo obligaba a comportarse así, solo que no sabía qué era.


— Manuel —Dijo uno de los hombres que se acercó rápidamente hacia donde Manuel pensaba —me habló Cecilio, se quedó atorado en el kilómetro 8, rumbo al desierto de Los Leones, voy a ir por él, trae varias de las cosas que le encargaste.


— Queda lejos— Dijo Manuel pensando —Déjalo así…

— ¿Cómo?

— Yo voy…

— Como quieras Manuel… —Dijo dándole las llaves del auto


Manuel tomó uno de los automóviles más lujosos que tenía, ese en especial se lo había regalado La Hiena unos cumpleaños atrás, para Manuel tenía un significado muy especial. Decidido a salir de la horrible prisión que era para él estar en la casa de La Hiena, fue en busca de Cecilio. Pero con el propósito de alejarse, de despejarse la mente por un momento, por ver más que solo quejas y hombres que parecen niños, leones que parecen liebres…


Manuel conducía a gran velocidad en medio de un largo recorrido, el cielo estrellado le parecía peculiar, nunca había visto noche tan más obscura, la Luna incluso parecía no alumbrar.


Pensando en todo lo que había pasado Manuel se dispuso a olvidar, sacarse por un momento todo eso; tomo con más fuerza el volante y dejó que sus hombros cayeran y se relajaran, puso la radio, encendió un cigarro y se dirigió cantando hacía donde le habían dicho que estaba Cecilio.


— La Luna está llena, pero no alumbra… —Decía Manuel —Este camino yo lo conozco ¿Por qué me vine por aquí? Este camino no me lleva al desierto de los leones…


Manuel lucía espantado, no por haberse perdido, más bien por haberse ubicado…


— ¿Qué pedo? Yo no conduje por aquí…


Manuel ya llevaba rato en carretera, yacía parado en medio de un camino de terracería, las colinas verdes se veían fluorescentes por el reflejo de la luna que por fin se había decidido a brillar sobre la tierra, las estrellas que casi tapaban el cielo y Manuel se sentía una terrible curiosidad por saber lo que ocurría, era una casualidad extraña, pero más extraña era la sensación de adentrarse a la espesura del monte, como si algo lo estuviese llamando.

Con su consiente gritándole que se diera la vuelta y arrancara para salir de ahí, Manuel obedecía al impulso escondido que su subconsciente le ordenaba y caminaba entre el pasto verde.

No pasó mucho tiempo cuando se ubicó, ya había estado otras veces ahí, La Hiena era muy dada a irse a ese lugar cuando algo pasaba, desde aquella vez que Manuel lo encontró mal herido en aquel camino que daba con ese lugar, La Hiena siempre le pedía a Manuel que fuera por él a ese lugar, casi siempre por que La Hiena se le olvidaba llenar el tanque de gasolina y no podía regresar. Siempre que Manuel lo recogía en ese lugar notaba que La Hiena estaba más tranquilo después de quedarse horas allí.

Manuel vio el árbol donde brotaba agua, La Hiena le había platicado muchas veces lo rica que sabía esa agua, pero Manuel nunca había visto que se formara un nacimiento en ese árbol, de hecho no sabía que había un árbol en ese lugar. Manuel iba por la Hiena pero con la misma se regresaba, no le gustaba quedarse allí y mucho menos ver a más de 2 metros de distancia de él, su lema que se decía a sí mismo para ir a ese lugar siempre era: “llegamos, lo buscamos y nos vamos”

Manuel se acercó a aquel árbol con gruesas ramas, era el único árbol cerca, todos los demás se veían tan lejanos… Era muy raro, pero todo el pasto estaba verde y había una que otra flor silvestre, pero ese árbol estaba totalmente seco, no combinaba con toda la vida que lo rodeaba, pero de cierta manera el árbol contribuía a la vida, no por estar viejo y seco quiere decir que este muerto, el árbol en efecto producía un nacimiento de agua, que más vida que eso, era una casualidad extraña.

Manuel se agachó y tomó con sus manos un pequeño sorbo, con miedo por estar en ese lugar, pero intrigado por la curiosidad


— Pues si es cierto, esta agua sabe rica… Muy rica


Manuel siguió tomando, pero con más confianza que en un principio.


— ¿Quiere un vaso?

— ¡¡¡AY CABRÓN!!! ¡NO MAMES! — Gritó Manuel, tirado en el suelo por que sus piernas del susto, ya no le respondieron

— Perdón, perdón — Dijo aquella persona mientras ayudaba a Manuel a levantarse

— No, se preocupe, es que este no es precisamente el lugar donde uno piensa encontrar gente… — Dijo Manuel, pero cuando reaccionó cambio totalmente de actitud — ¿Quién eres? ¿me vas a asaltar? ¡Vengo armado!

— No, no, cálmate… Yo solo te ofrecí un vaso

— ¿Por qué? ¿Quién eres?

— Soy el velador de este lugar, siempre estoy cerca del árbol, como puedes ver mis cosas están colgadas en las ramas, digamos que ya lo tomé como mi perchero oficial jajajajaja

— Jajajajaja… Si muy gracioso —Dijo Manuel asustado cada vez más Bueno, si tienes cara de velador, te recomiendo que duermas, sino vas a quedar sin cara…

— No me preocupa eso, es muy bien pagado este trabajo, dormir es lo de menos…

— Bueno, disculpa, no quise importunarte… Creo que es mejor que me vaya…

— No, espera!


Manuel se detuvo, aun que la verdad, quería salir corriendo y no mirar atrás.


— Ven —Dijo aquella persona

— ¿Qué… Sucede…?

— Tu nunca habías venido por acá

— Se equivoca, he venido varias veces, digamos que es una ruta frecuentada pora

— No, me refiero a este punto, tu nunca habías pasado del altar, mucho menos al árbol, Manuel


A Manuel se le erizaron todos y cada uno de sus bellos corporales, la temperatura era cálida pero él sentía un frio que le recorría hasta el último poro de su piel.


— ¿Cómo… Sabes… Mi-nombr-bre? —Dijo Manuel con las piernas débiles


La Luna se iluminó más, como si se acercara a ver lo que pasaba en aquel lugar, poniendo toda su luz en aquellas verdes colinas. Ese lugar daba todo menos miedo, al parecer era tan tranquilo como cualquier lugar de ensueño y tan hermoso como los paisajes de películas románticas. La Obscuridad era algo que no reinaba mucho. Sin embargo Manuel quería llorar de miedo.


— Yo te conozco, bueno me han platicado mucho de ti…

— ¿qui-quien?

— Santiago….

— Madre de Dios…


Manuel no podía creer que La Hiena le hubiera dicho su nombre real a alguien totalmente extraño, eso lo hacía aun más extraño…


— No lo conozco… —Dijo Manuel obligándose a estar tranquilo

— La Hiena, Hombre! No me digas que no lo conoces… ¿Qué no es por el por quien siempre vienes?


Manuel no sabía qué hacer, regularmente hubiera sacado su pistola e interrogado aquella persona, no le gustaban los rodeos y era lo suficientemente eficiente como para tardarse en conseguir algo que quisiera. Pero en esos momentos solo podía estar de pie, no tenía fuerza, estaba tan asustado que se avergonzaba de él mismo.


— Tranquilo Hombre, soy de confianza, no te asustes… calma


En ese momento Manuel se relajo un poco, como si alguien manipulara su estado de ánimo, el sabia que el miedo que sentía no se podía ir así de fácil, quiso tener más miedo aún pero no pudo, en lugar de eso se sentó a descansar por la fatiga que sentía de haber tenido tanto miedo segundos antes.

— Perdón, es que no estoy acostumbrado a tantas declaraciones

— Lo sé, yo no estoy acostumbrado a ser discreto…

— No, no es eso…

— Pero dime ¿Qué te trae por acá? Me intriga saber que te hizo venir y sin La Hiena ¿Dónde lo dejaste?

— El, se quedó en la casa…

— Y como esta ¿Está bien?

— Si, él está bien…

— ¿Seguro?

— Si, el se encuentra bien

— No te creo…

— Bueno…

— ¿Pasa algo, Manuel?

— Si

— Dime, quizá te pueda ayudar

— ¿Quizá?

— Tu dime lo que sucede, ya después veras

— OK… No sé quien seas pero te lo voy a contar, creo que necesito desahogarme…

— La última vez que supe algo de La Hiena, él estaba de vacaciones con sus hombres, en un lujoso Hotel

— Si, así es… Veo que tienes mucho contacto con La Hiena

— Somos buenos amigos, en verdad

— ¿Y por qué nunca te conocí? La Hiena nunca me habla de ti…

— Lo ha hecho, solo que no te das cuenta

— ¿?

— Pero sigue, sigue…

— Ah bueno, algo pasó en ese lugar, algo que yo no supe que fue, La Hiena se comporta muy extraño y…

— … Y Ángel también.

— Si, él más que nadie, La Hiena de por sí tiene su carácter horrible, pero nunca lo había visto tan… Tan así como ahorita. Y pues Ángel, esta como loco…

— Mmmm… Ya veo… creo saber qué es lo que pasa

— ¿Cómo?

— Más bien, yo sé bien lo que pasa, se cosas que tú ni te imaginas…

— ¿A qué te refieres?

— Tengo la información y la solución que tú buscas, tengo las respuestas
Manuel se paró y se alejo tres pasos hacia atrás

— ¿Qué dices? Creo que estas delirando será mejor que me vaya, yo…

— No, no me entiendes… Si quieres ayudar a La Hiena y a Ángel me tienes que escuchar

Manuel se quedó sorprendido, retomó los pasos que retrocedió y con la expresión en su rostro de “Que carajo estoy haciendo” se quedó en aquel lugar, se sentó en una de las gruesas raíces de aquel árbol y se dispuso a escuchar.

— Ahora, ya que tengo tu atención, necesito discutir algo contigo

— ¿Qué paso?

— Lo que te voy a decir, es confidencial, tan confidencial que no puedo decírtelo simple y sencillamente.

— No te entiendo, hablas como La Hiena, bien pinche enredado

— Por la información quiero que me des algo a cambio

— Mmmm… Extorsión, no, en ese caso no…

— No es extorción

— Claro que sí

— ¿Quieres ayudar o no?

— Si

— Pues entonces escúchame

— Esta bien

— ¡Dios Mío! Que desesperante eres…

— …

— Lo que quiero a cambio no es material, es algo que vale más… Lo que pasa entre Ángel y La Hiena va más allá de un simple mal recuerdo.

— ¿Qué les pasa?

— No es grave, pero si complicado de resolver, pero antes que te diga lo que tienes que hacer me tienes que firmar esto…

— ¿Firmar?

— Si, La Hiena y Ángel si necesitan ayuda, pero es muy difícil conseguir la información que necesitas para podérselas dar. Yo estoy interfiriendo en una situación sin salida, por eso te estoy ofreciendo esta ayuda, por que aprecio a La Hiena. Sé lo delicado que es su caso que estoy dispuesto a ayudar; pero al darte esta información pierdo demasiado ¡Demasiado! El riesgo es muy grande y necesito algo a cambio.

— ¿Mi mayor miedo? —Dijo Manuel leyendo el papel que tenía que firmar — ¿Mi mayor miedo por tu ayuda?

— Así es…

— No entiendo ¿Qué es esto? ¿Una burla?

— No, cuando aceptes esto estarás casi un 50% más cerca de que Ángel y La Hiena se recuperen de su mal estado anémico. Lo único que te pasará será que tendrás que vivir el resto de tu vida con el mayor de tus miedos…

— ¿Y qué pasará con Ángel y La Hiena?

— Ellos no tienen nada que ver con esto, esto es entre tú y yo. A ellos solo les pasará lo que de por sí les iba a pasar. Nada más. Pero para que ellos continúen con su línea de vida tienes que ayudarlos, no sé por qué razón las cosas se complicaron tanto. El ayudarlos tendrá su precio y tú estarás obligado a vivir con tu mayor miedo. Pero créeme, te acostumbrarás, no es nada que te vaya a matar solo algo que te hará recordar la miserable vida que llevarás. Y después nos volveremos a ver…

— Es que no te entiendo

— Tu firma, toma, toma esta pluma

— Pero no tiene tinta…

— Oh, espera

— ¡Auch! ¡Ey! ¿Por qué hiciste eso? ¿Qué te pasa?

— Es que tienes que firmar con sangre

— Tú estás loco

— Ya estas cerca Manuel, Firma, ellos te necesitan

— Está bien… Si me contagiaste una enfermedad con eso vengo y te mato

— Jajajaja que gracioso eres, vamos firma… Eso es… Así el trato estará más que sellado.

— Ya está, esto es lo más loco que he hecho en mi vida.

— Ahora mi parte del trato, ven, vamos a sentarnos…







aCu.

marin
Xtasiado
Reacciones:
Mensajes: 1804
Registrado: 31 Oct 2011 22:59
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 1 vez

Mensaje por marin » 09 Dic 2013 12:52

Como que se empieza a poner endemoniada tu historia, lo que no me parece es que lo hagas con Manuel, continua.

Big_Huge_Love
Xtasiado
Reacciones:
Mensajes: 10177
Registrado: 23 Nov 2009 06:51
Ubicación: ???
Gracias Dadas: 19 veces
Gracias Recibidas: 35 veces

Mensaje por Big_Huge_Love » 10 Dic 2013 03:52

Los seres de la noche son conjugados por la Luna llena,
aquellos que viven bajo la tierra, en el árbol,
en las aguas del pantano o del rio hondo,
la luz blanca llama a esas criaturas,
quienes se develan ante los mortales,
mostrando el ominoso destino que tendrán,
si lidiar con ellas querrán.


Eso es lo que me inspira ese capítulo. Por cierto, se ve que te inspiraste en Poe o Lovecraft... esos cuates me dan miedo, pero al mismo tiempo, los admiro mucho.

Saludos!

[SPOILER]P.D. Por cierto si es arriba del famoso Desierto de los Leones, mi tío conoce al velador... Este pariente mio ya ha visto a la huesuda, al chamuco y a otros seres del inframundo...[/SPOILER]
[font="Palatino Linotype"]Vine por los chicos guapos... y me quedé por los chicos lindos[/font]

Acussy
Sub-Administrador
Sub-Administrador
Reacciones:
Mensajes: 8002
Registrado: 02 Mar 2008 06:56
Ubicación: Atrapado en el Mundo Mortal
Gracias Dadas: 2 veces
Gracias Recibidas: 771 veces
Contactar:

Mensaje por Acussy » 10 Dic 2013 06:25

Regularmente dejaría un par de días antes de publicar lo que sigue de la historia, pero estoy tan ansioso q sepan lo q le pasó a Manuel q ya lo estoy preparando para publicarlo xD


Por cierto, mil disculpas por mis horrores ortográficos, créanme que mi obsesión por que salga perfecto me hace fallar muchas veces, les prometería no cometerlos más pero ya mejor lo dejo a la suerte #Sorry




PD: @marin ¿Por que no quieres q le pase nada a Manuel? No se tú, pero a mi, me cae mal. Tal vez lo mate dolorosamente... ¿Q opinas? jajajajajaja ntc (yo también quiero a Manuel)

PD2: @Big_... Pues no se si sea el famoso desierto de Los Leones que yo conozco, pero me imagino q sí, no hay lugar más endemoniado como ese... Pero es un paraíso que uff, siempre he dicho q hadas y elfos habitan ese lugar de día..



aCu.

Responder
 
Publicidad +