• Publi Juicy Invitados
  • Publi Juicy Todos

#1612
¿Qué me ofrece la ciudad de México? Es una pregunta recurrente cada que me refugio en Guanajuato, de nueva cuenta me encontraba sentado en mi antiguo comedor, mirando las fotos a su lado, ¿Por qué no está a mi lado? Creo que la pregunta sería ¿Por qué lo aleje de mí? Para responder esto sería mejor dar a conocer lo que ocurrió en aquellos años.
Los días en la universidad transcurrían normales, no había más que estar tratando de entender todo este complejo mundo de arquitectura, me causaba risa como Don Salomón aprovechaba cualquier momento para hablarme más de este lindo tema que me revolvía un poco el estómago sobre todo en las mañanas cuando tocaba la clase de dibujo. Se preguntaran como era mi salón, pues no había nada rescatable la mayoría eran hombres, jajaja sonaría como el paraíso, pero no era así desde mi perspectiva, algunos eran muy matados, otros mirreyes de aquellos tiempos, niños con la papa atorada (un acento algo arrogante y bobo) y mis pocas compañeras, chicas menos producidas (poco maquillaje y desaliñadas). Como lo había mencionado antes, mis días eran muy tranquilos, había pasado casi un mes de la fiesta de bienvenida de la universidad. Llevaba una vida alejada del plano sexual, frecuentaba muy poco a mis amigos de la prepa, a los únicos con los que mantenía un contacto cordial eran Natalie y Elías este último con un trato más virtual que presencial. Culpando a la universidad y sus trabajos de que no hubiera tiempo para vernos.
-oye Askenazi- la mayoría de mis compañeros se referían a mí por mi apellido, como si Abraham fuera muy difícil de aprender.
-¿Qué paso?-
-crees que tu padre accedería a dar una plática para el salón- al escuchar esto me causo algo de nerviosismo, dije en mi mente oh no, mi padre aquí y dando una plática sobre el tema que tanto ama, sería un tanto vergonzoso, porque lo pensaba, posiblemente la inmadurez de aquella época.
-deja le comento y te doy una respuesta mañana-
Regrese a casa, platique un poco con Helena quien siempre estaba para escuchar como me fue en el día, al tiempo que llego mi padre, en lugar de poder platicar con él, este se encontraba ocupado platicando con Moisés por teléfono, aunque él no me lo decía sabía que le afectaba el que yo no me fuera a estudiar a Estados Unidos con mi primo, sin embargo yo decidí quedarme para pasar más tiempo con él y sobre todo porque sabía que aún me faltaba cosas por hacer aquí, o cosas que destruir. En esa ocasión no le comente a mi padre sobre la posibilidad de que diera una plática en mi salón.
Caminando por el pasillo central vi aquel chico de la fiesta, ¿Cuál era su nombre? Ah cierto Matías, siempre se le veía algo serio en el pasillo, sin embargo cuando llego a su grupo de amigos cambio su rostro algo más cálido y amable. Por alguna razón lo miraba fijamente, miraba sus facciones su cabello oscuro bien peinado y me agradaba que portaba barba, lo hacía ver varonil y por alguna razón me mataba ver su ceño fruncido, al parecer este chico está despertando algo, pero pensé en que sería mejor despertar de ese lapso de pendejada.
A veces la fijación es un medio de atracción, lo había dicho alguna vez una vieja amiga que anotaba lo que me pasaba conforme yo lo narraba, podría decirse que tenía mucha razón, mi fijación pudo haber ocasionado lo siguiente:
José era el compañero con el que mejor me llevaba en ese entonces, un día quedamos de ver un partido de futbol con botana y cervezas, al llegar a su casa.
-qué onda Askenazi pasa a lo barrido- era una frase muy chistosa que siempre decía. Al entrar me quede helado, ahí sentado en el sofá estaba Matías. –mira Askenazi él es Matías mi mejor amigo, él estudia derecho- así que curiosamente es su mejor amigo.
-¿así te llamas, Askenazi? Pregunto algo confundido.
-no jaja me llamo Abraham, mi apellido es Askenazi-
-ok.. Qué raro apellido-
-si es judío-
-más raro aun-contesto, después de ese dialogo nos dispusimos a ver el partido, platicar hacer bromas y sobre todo tomar cervezas, yo no estaba ni mareado ni nada, sin embargo lo veía de reojo, me llamaba la atención producía en mi sensaciones mixtas.
Cuando termino el partido y después de platicar un poco, cada quien se disponía a irse a su casa.
-ok tomare taxi Jose-dijo Matías.
-si gustas te doy un aventón-le comente se lo juro sin ninguna malicia, en aquel momento.
-ok judío- salimos en mi auto por la ciudad.
-donde te dejo-
-en roma norte porfa- contesto mientras notaba como miraba mi auto.
-¿ahí vives con tus padres?- comencé con el cuestionario oficial para saber más de él.
-no vivo solo, rento un cuarto-
-ah no eres de aquí?-
-no, soy de Jalisco-
-con razón esos lindos ojos- oh esperen lo dije o lo pensé, me quede petrificado, al notar que lo había dicho en verdad. El solo estaba sacado de onda mirando al frente……

#1619
Wow sí regresaste!! casi no te creo que regresabas jajajaa :silbido
Hablando extrictamente de tu relato, como has pasado a otra etapa, quizás debería resolver todos aquellos flashbacks y flashforward que dejaste inconclusos, para ordenar un poco, darle fluidez y sentido a tu forma de contar la historia.

Un abrazo Abraham!!! :o k:
_________________________________________________________
Aprendiz...
 
  • Publicidad +