• Publi Juicy Invitados
  • Publi Juicy Todos

#41
mira nada mas como nos tienes!!!!!!!!!!!! :p aja: :p aja: :p aja: :p aja: x fa continua no seas tan cruel,nonos dejes esperando :nomegusta: :nomegusta::

REPASO GENERAL (Previo a la continuación)

#43
EL NEGRO QUE AUN EXTRAÑO…
Empezaré por contarles como conocí a este tan maravilloso ejemplar de macho…
Jorge trabajaba como Policía en ese entonces, contaba con alrededor de 25 años la primera vez que nos conocimos, yo trabajaba por esas fechas como empleado de una Dependencia de Gobierno; y visitaba frecuentemente las oficinas de Seguridad Pública donde el laboraba; saludaba cortésmente a toda la gente con la que yo trataba; pero de alguna manera existía un respeto hacia mi posición laboral que de repente coartaba un poco la posibilidad de entablar contacto o conversación alguna con el…
No obstante yo procuraba bajo cualquier circunstancia sonreírle, saludarle y/o hablarle… pero no aparecía ningún indicio de que a él le motivara algo para conmigo.
Yo, con 27 años de edad, con una posición laboral y económica estable; en un estilo un tanto fresa como decimos en México, de un físico normal, bien vestido, respetuoso y educado… Aparentaba tal vez una imagen diferente a los estándares con los que solía tratar Jorge; situación que durante algún tiempo cohibía de alguna manera que se diera algún contacto entre Jorge y yo…
De cierta forma creo que ambos sentíamos una química que al paso de los días crecía cada vez más…
Debido al trabajo y unas supervisiones que tenía que realizar en lugares cercanos de la Ciudad donde me encontraba, solicite apoyo para que fuese trasladado por personal de esa oficina… evidentemente mi intención era que en dicho apoyo fuera incluido Jorge y con ello identificar si mi apreciación de esa química era real.
El día de la Supervisión llegue temprano a la oficina con la esperanza de que Jorge estuviera incluido en el grupo de gente que participaría conmigo en dicha labor, ya que no tenía la certeza de que lo hubiesen contemplado; ya que yo no queriendo parecer obvio en mi interés por él no quise pedir directamente que lo incluyeran en el equipo, sin embargo había sugerido que el grupo con el andaba me había parecido el más adecuado para tal efecto…
Al llegar mi primera impresión fue de decepción al ver que dentro del grupo de gente que me acompañaría a la supervisión no estaba él; sin embargo, el deber llama y procedí a comentar el itinerario con la persona que evidentemente seria el chofer y emprender la partida… Justo cuando terminábamos de acomodarnos alguien le grito al chofer para que esperara antes de arrancar debido a que faltaba una persona por integrarse…
Por el espejo retrovisor del vehículo alcance a ver una silueta de alguien que venía corriendo para subirse a la parte trasera de la camioneta, para regocijo personal descubrí a través del espejo que esa anatomía era precisamente la de quién yo deseaba hiciera este recorrido conmigo…
Tratando de controlar los impulsos y con la finalidad de saludar a Jorge baje del vehículo e hice como si revisaba que no faltara nada, él bajo para preguntarme si necesitaba algo… yo me limite a decir buenos días, gracias… y le di la mano para saludarle; sin embargo al contacto sentí una sensación de choque eléctrico, una que hizo que me perdiera entre la mirada, el contacto y el nerviosismo de tenerlo enfrente… oliendo la fragancia que despedía su cuerpo recién bañado y uniforme limpio. Tras un leve sonido gutural me descubrí manteniendo su mano en la mía sosteniendo el saludo, la cual solté de manera inmediata provocando una franca sonrisa que permitió descubrir una blanca y hermosa dentadura, que resaltaba en el tono obscuro de su piel. Disimuladamente recorrí tan atractiva figura de pies a cabeza, depositando la mirada en una apretada y muy abultada entrepierna que me dejo perdido en el tiempo/espacio; misma que fue descubierta por Jorge, quién de alguna manera se notaba divertido y puede decirse que satisfecho de las reacciones que evidentemente provocaba en mi…
En un destello de cordura, retome la posición que debía mantener en la actividad que tenía que llevar a cabo.
Durante el trayecto no hice otra cosa más que observar por el espejo detalladamente la anatomía de Jorge quién no perdía oportunidad de sonreírme y casi puedo asegurar que coqueteaba conmigo; de no ser porque ambos ocultábamos nuestras miradas con las gafas de sol. Jorge es un tipo alto como de un metro ochenta centímetros, de espalda ancha, pelo ondulado muy corto al estilo militar, facciones duras con la mancha de un bigote y barba tupida, a través del uniforme se podía percibir una fuerte musculatura, las piernas se le marcaban mas debido a que el pantalón era de un corte ajustado, lo cual permitía que se le marcaran de manera muy notoria sus atributos frontales…
Que dicho sea de paso me tenían brutalmente extasiado e imaginando mil cosas con respecto a sus genitales y la manera en que íntimamente le pudiéramos dar uso…
Así pase el trayecto de un lugar a otro entre miradas y sonrisas, que daban paso a una incipiente complicidad o atracción entre nosotros…
Llegamos al último punto de supervisión alrededor de la hora de la comida; el comandante que me estaba apoyando en el recorrido me informo que ellos tendrían que ir a una comunidad cercana a realizar una diligencia y que pasarían por mí de regreso para volver a las oficinas centrales…
Yo en una muy actuada cordura, le comente que no había ningún problema que aprovecharía para ir a comer y realizar la supervisión en tanto volvieran, yo sentía un hueco estomacal en una mezcla de tristeza, decepción y no sé que más… por el hecho de quedarme solo y perder la oportunidad de acercarme o comer con Jorge, que era uno de mis propósitos que mentalmente había fraguado durante el trayecto.
Sin embargo, el comandante desde la ventanilla de su vehículo me informo que me dejaría a uno de sus elementos para que me cuidara y apoyara en lo que necesitara según me dijo…
Y para mi sorpresa… le ordena a Jorge que se quedara conmigo y que se bajara del vehículo… hice un grandísimo esfuerzo para no demostrar absolutamente ninguna clase de sentimiento que pudiera denostar el inmenso jubilo que esa decisión provocaba en mi. Muy tranquilamente agradecí la atención del jefe de Jorge y discretamente gire para verle, quien a su vez parecía nada complacido con la instrucción que le habían dado… yo totalmente desconcertado me enfile hacia el interior de la Dependencia que tenia revisar, sintiendo una terrible especie de angustia y nerviosismo, al pensar que había confundido tal vez las miradas, sonrisas y expresiones que había experimentado con respecto a él y que posiblemente me había excedido con mis pensamientos y actitudes.
Yo, ya con mi novela sexual invertida, temiendo que el secreto sobre mi sexualidad quedara al descubierto y con la culpa a flor de piel, accese hasta la oficina del titular de la oficina que visitaba, sin percatarme de que Jorge se mantenía detrás mío como en función de resguardo. Para mi desgracia me informaron que la persona con la que tenía que realizar mi trabajo no volvería hasta dentro de un par de horas, porque le había salido una emergencia que debía atender…
Mi preocupación aumento, ya que eso significaba que tendría espacio para ir a comer y no tenía idea que hacer con respecto a Jorge, yo en mi paranoia había concluido que con su expresión y semblante al ordenarle quedarse conmigo era de total disgusto y desacuerdo.
Armándome de valor Salí de la oficina con Jorge a mis espaldas, sin titubeos me dirigí a él preguntando si sabía de algún lugar donde podría comer sin alejarme de esas instalaciones…
Jorge de manera muy cortes me respondió que el sabia que muy cerca había un restaurant muy conocido en la zona y que la especialidad son los mariscos… comentario que me hizo con una leve sonrisa en sus labios como no intentando propasarse con lo dicho, yo me hice como que no había entendido su sugestiva sonrisa. No obstante, ante eso mi cabeza era un caos de sentimientos, no lograba discernir el juego con el que estaba jugando mi adorado y negro tormento…
Muy educadamente agradecí la referencia y de manera un tanto altiva le pregunte si el esperaría a sus compañeros para comer o iría a algún lado, me respondió en tono muy seco que él no podía irse a ningún lado que no fuera a donde yo me dirigiera y que no me preocupara por que el estaba acostumbrado a mal pasarse y, a comer cuando y donde se pudiera. Yo le dije entonces que comeríamos en ese restaurant que me había recomendado, él dentro de su seriedad solo se limito a seguirme sin hacer ningún comentario, únicamente me guiaba hacia donde caminar para llegar al lugar.
Llegamos y yo me dirigí a sentarme a un lugar un tanto apartado del restaurant sin percatarme que él se había quedado en la entrada del establecimiento; le pedí a uno de los meseros que por favor le dijeran que pasara; con una cara de pocos amigos se dirigió a mí y le pregunte que si no pretendía comer? Antes de que me respondiera me adelante a decirle en tono de broma que la cuenta era cubierta por cortesía del gobierno…
Esbozo lo que aparentaba ser una sonrisa, pero tomo asiento en una mesa que estaba detrás de donde yo me encontraba, un tanto consternado me puse a ver el menú del restaurant tratando de ocultar mi expresión… una vez razonada la situación gire hacia donde el se encontraba y le dije puedo comer en tu mesa? O te pasas a la mía?
Él con cara de sorpresa, solo se limito a enseñarme esa envidiable blanca dentadura que se hacía más notoria por ese hermoso tono de piel oscura, y se levanto y sentó frente a mí en la misma mesa. Le pregunte si el sabia de algún platillo típico o que me sugiriera alguno del menú, de una manera un tanto suspicaz me contesto que el se comería un coctel de ostiones… y perdóneme me dijo pero no puedo sugerirle por que no conozco mucho de mariscos ni de especialidades… pero creo que unos camaroncitos le caerían bien, estas comidas dicen son levanta muertos, que no?
Yo sonríe ante el comentario; pero la duda invadía el momento, ya que no sabía realmente que era lo que Jorge pensaba con respecto a mí o a lo que suponía estaba fluctuando entre nosotros. Ordenamos lo que pretendíamos comer y sin preámbulos le pregunte por que parecía molesto, que si no le había gustado la idea de quedarse conmigo? Me contesto de la misma manera, diciéndome literalmente que estaba encabronado pero no conmigo, si no con su mujer; ya que le había estado mandado mensajes reclamándole mil pendejadas y que ya lo tenía harto; no sabiendo cómo manejar la situación, aunado a que lo chantajeaba con no dejar ver a sus niñas si no hacia las cosas como ella decía…
Yo al terminar de escuchar lo que decía, creo tenia la quijada desencajada de la impresión; jamás me paso por la mente que pudiera ser casado y con hijos, bueno con hijas…
Mi novela romántica sexual se había venido abajo, con el ánimo a punto de colapsar, seguí escuchando sin hacer comentario alguno, con la mente divagando…
Sin embargo, algo llamo mi atención; en repetidas ocasiones se acomodaba en la silla y se jalaba como a la altura de la entrepierna, yo le miraba sin decir nada y continuaba comiendo; Jorge se percato que yo seguía sus movimientos con la mirada y con toda naturalidad me dice: Discúlpeme mi Lic. Pero es que estos ostioncitos parece que ya me empezaron a surtir efecto, ante tal comentario casi me atraganto con el bocado que tenía en la boca y él se paro intempestivamente para golpearme la espalda quedando su protuberancia a escasos centímetros de mi cara, yo totalmente impactado y con ataque de tos mantenía mi mirada puesta en la entrepierna de él, ya que se le marcaba una gran erección que no dejaba nada a la imaginación debido a lo ajustado del pantalón que llevaba puesto…
Ya recuperado de tan bochornosa escena; él seguía de pie y yo si poder evitar echar miradas lascivas a su entrepierna; de manera muy relajada retomo el comentario de las ostiones, diciéndome que andaba muy alebrestado ya que tenía tiempo de no tener relaciones y que los mariscos le había servido de afrodisiaco. Yo tratando de no obviar mi interés le empecé a preguntar de su esposa, familia, vida, trabajo, etc…
Estuvimos platicando aproximadamente media hora sin tocar ningún otro tema, pedí la cuenta y regresamos a la oficina para continuar con mi labor del día… en el trayecto me comento que le había caído muy bien, que pensaba que era yo muy sangrón (Mamón) y que se había dado cuenta de que no era así… media cuadra antes de llegar a la oficina se detiene y me pregunta oye Lic. hoy por la noche estoy libre crees que podamos seguir platicando, me gustaría comentarle unos asuntos haber si me puede orientar o aconsejar, como ve se podrá? Yo solo atine a responderle claro, con gusto.
Como era lógico agilice todo trámite que tenía que realizar, los compañeros de Jorge llegaron unos 15 minutos antes de que concluyera mis actividades y emprendimos el regreso. Durante el trayecto trate de no parecer impaciente ni mirar mucho hacia donde Jorge venia, trataba de no hacer conjeturas mentales ni imaginarme ningún tipo de situación porque realmente no tenía idea de que esperar, aunque no puedo negar que no podía quitar de mi pensamiento la imagen de su pene marcado en el pantalón…
Por fin después de un viaje tortuoso llegamos a nuestro destino, en el trayecto discretamente anote en un papel mi número de teléfono celular y la dirección del lugar donde me estaba hospedando, la cual entregue de manera discreta a mi policía favorito....

Previo 2

#44
En el papel le había mencionado que a las 21:30, lo esperaba en el lugar donde me quedaba; este era una especie de mini departamento que rentaban por día, mes o por el tiempo que uno quisiera. Habíamos llegado alrededor de las 20:00 horas por lo tanto no era mucho el tiempo de espera; pero como media hora antes de la hora indicada tocan a la puerta y para mi sorpresa era Jorge, quien llego uniformado y con una mochila al hombro; y me dice: Mi Lic. Discúlpeme por venir así pero es que solo me dieron permiso por un par de horas a la una de la mañana me toca incorporarme a la guardia de la Delegación y como había quedado con Ud. Quise ganar tiempo y venir de una vez para aprovecharlo… yo sin decir ni una palabra le hice señas para que pasara! Él continuo diciéndome ni se había bañado por que varios de sus compañeros estaban ocupando los baños y se hubiese tardado más en llegar… yo estaba mudo observando todos sus movimientos y de vez en cuando mis ojos bajaban a su entrepierna y analizando su cuerpo!!! De pronto me pregunta si no me molestaba poderle prestar el baño para darse un regaderazo y cambiarse de uniforme, que lo hacía rápido… yo un tanto nervioso le conteste que por supuesto, que no había problema, comentándole que el baño había toallas limpias y que si quería podía cambiarse en la recamara ya que los espacios del departamento eran muy pequeños y para que lo hiciera más cómodo.
Jorge no le dio importancia a mi comentario y empezó a desabrocharse la camisa para quitársela, debió notar mi sobresalto ya que me miro fijamente y me pregunto si había algún inconveniente en que se desvistiera ahí; aunque el mismo se respondió y comento que no iba yo a ver algo que no conociera, como refiriéndome a que somos del mismo sexo u hombres, según deduje.
Mi nerviosismo iba en aumento, el definitivamente notaba que estaba provocando algo en mi… aunque se quito la camisa y como si nada continuaba platicando conmigo como sin darle importancia a la situación, continuo con los zapatos y finalmente con el pantalón; yo estaba inmóvil de pie desde que había entrado al departamento… no podía creer lo que estaba viendo!!! Jorge estaba buenísimo, como para chuparlo completo… como comente media como 1.80 metros, su cuerpo musculado pero no voluminoso, marcado; una espalda impresionante el torso y pecho, unas piernas fuertes hermosas con músculos marcados; estaba cubierto un una capa de vellos que permitían que se le notaran todos los músculos del cuerpo, no parecía una musculatura ejercitada de gimnasio más bien como de trabajo… estaba como en trance admirando esa anatomía morena tan masculina que parecía salida de una película porno… Me daba la impresión que deliberadamente se había quedado en calzones, tratando de prolongar su casi desnudez frente a mi justificándolo en lo que según buscaba las ropas con las que se cambiaria y sus cosas de aseo personal… dicho sea de paso se le marcaba en la poca ropa que traía una dimensión bastante considerable y un hermoso pubis con vellos que descendían del pecho enfundado en una trusa tipo bikini negro, que hacían que su pene y testículos se marcaran de una manera colosal, yo estaba absorto en mis pensamientos y admirando tan hermosa anatomía; situación que definitivamente a estas alturas tenían muy divertido y suspicaz a este morenote policía.
Él termino de organizar sus cosas y se dirigió al baño; digo en 3 pasos ya que el departamento no era un espacio muy grande, quede prendado de la visión que ofrecía su espalda ancha y silueta en general, aunque debo reconocer que no tenía un trasero o nalgas nada prominentes, esa parte carecía de carnes; sin embargo era algo que no me parecía trascendental, ya que lo que a mí me interesaba de él y de acuerdo a lo que había visto me tenía bastante complacido e inquieto…
Escuche el ruido del agua caer y me apresure a preguntar desde la puerta si se le antojaba pizza para cenar, para ordenarla. A lo que respondió que le caería perfecto ya que tenía mucha hambre… inmediatamente marque el numero de una pizzería local ordenando lo que pretendía me llevaran y demás… cheque en el frigobar de la cocineta si tenía alguna bebida, percatándome de que solo tenía cervezas y agua… en eso estaba cuando escuche la puerta del baño y salió con la toalla enredada en la cintura, yo estaba impactado y con calores corporales que subían y bajaban, para disimular mi turbación me dirigí hacia la recamara y prendí la tv para tratar de desviar mi atención en otra cosa, el muy normal me hablaba y comentaba cosas sin trascendencia, de repente alcance a ver que se desprendía de la toalla y me da la espalda y se empieza a poner una trusa o bikini de color rojo; yo entre que veía la tv y de reojo lo que él hacia; le comente que si no habría problema que tomara cervezas ya que me había dicho que entraría a guardia en poco tiempo… me respondió que no, que igual seria una o dos; para esto ya se había metido a la recamara y sin nada mas de ropa puesta, creo que se había propuesto a medir mi resistencia o al menos eso era lo que se me cruzaba en la mente en esos momentos; de pie a un costado de la cama y yo al otro costado sentado pegado a la cabecera, nos quedamos callados como si estuviéramos viendo lo que pasaban por la tv; sin embargo yo de reojo miraba hacia la entrepierna de Jorge donde a pesar no notársele el pene erecto se le marcaba el bulto como queriendo reventar la tela de la ropa interior y en la parte donde se encontraba la cabeza de su pene se notaba mojado como viscoso… mi pulso estaba a más no poder y con el nerviosismo a flor de piel no sabía que hacer, luchaba entre la cordura y la calentura… yo creo que Jorge esperaba a que yo fuera quien diera el primer paso, el no me decía nada se había quedado parado, yo creo como analizando mis reacciones… como para romper el silencio me pregunto si no tenía inconveniente en que se quedara así, mientras llegaba la pizza, que no tenía ganas de volverse a poner el uniforme, que así se sentía más a gusto… yo me pare de la cama sin contestar y me dirigí hacia la cocineta, tome 2 cervezas, las destape di un enorme trago a la mía y la otra se la lleve a él, quien permanecía parado viendo la tv… se la entregue y le dije que si quería se recostara en tanto llegaba nuestra cena, ni tardo ni perezoso se tumbo en la cama con la cerveza en la mano acomodándose de un lado, yo no podía creer lo que estaba pasando… me moría de ganas de aventármele encima y manosearlo por todos lados; pero el temor a la reacción de él, a lo que pudiera trascender o que perdiera el control de la situación, se interponían en la decisión de actuar conforme al sentimiento hormonal.
Jorge en tono de broma, que honda mi Lic. Porque no se sienta también está en su casa, usted tranquilo no pasa nada… justo en ese momento tocan a la puerta y dije en tono de alivio es la pizza… el hizo el intento de pararse, yo le dije tranquilo como vas a salir así… nada mas iba por mi cartera para cooperar para pagar respondió. No te preocupes yo invito esta noche le comente…
Recibí la pizza puse platos en la barra de la cocineta, y le dije que ya estaba que si quería cenar de una vez, para esto ya eran como las diez de la noche, si voy me contesto… yo supuse que se pondría algo de ropa, pero Jorge insistía en pasearse frente a mi semidesnudo, se sentó en uno de los bancos de la barra y yo de pie al otro lado… no sabes lo bien que se siente andar así Lic., deberías hacerlo para que andemos igual; yo me quede mudo ante el comentario, sin saber que decir me le quede mirado fijamente y agache la mirada lentamente hasta llegar a su pene, que enfundado en ese diminuto interior rojo se notaba de una manera monumental, se le marcaban unos testículos prominentes y un pene bastante grueso; que a pesar de estar en reposo vislumbraba una gran herramienta. Jorge analizaba con atención mis acciones, era muy evidente que había una lucha hormonal en el ambiente, mi visión se enfocaba a analizar las protuberancias que se marcaban en su entrepierna…
Me encontraba absorto en mis pensamientos, con la calentura ya en su máximo punto y considero ya con la mirada más que lujuriosa posada en el bikini rojo de Jorge y su tan apreciado contenido… Las cervezas ya empezaban a surtir efecto en mí, me sentía más desinhibido, más amistoso que de costumbre; sin embargo no me atrevía a ser más que un simple observador… aunque uno más descarado, sin recato. Para esto ya había transcurrido el tiempo y ya estábamos algo excedidos con la cerveza, yo recargado en la barra sobre mis codos y la cabeza en mis manos hablábamos de trivialidades, el con las piernas abiertas sentado frente a mí, se había empujado hacia atrás como para que tuviera una mejor visión de toda su anatomía… abría y cerraba las piernas con cierta regularidad que daba la impresión de que su pene se empezaba a hinchar ante el roce de la tela y el movimiento de sus extremidades; situación que evidentemente me estaba poniendo cada vez mas excitado e incapaz de razonar adecuadamente. Estaba ya al límite de la cordura; luchando mentalmente conmigo mismo y ese ímpetu sexual que esa anatomía morena despertaba en mi; el mirándome fijamente se puso de pie y me dio la impresión que pretendía decirme algo, pero se contuvo; cambiando de parecer súbitamente se voltea y se dirige hacia el baño diciendo algo que no logre entender; yo permanecí detrás de la barra; hasta donde alcazaba a escuchar el chorro de liquido caer en el wc; tiempo en que el aproveche a destapar las ultimas cervezas y las puse en la barra. Sin embargo, ya habían pasado varios minutos y el permanecía en el baño; estaba a punto de preguntar si pasaba algo, cuando escucho que se abre la puerta y volteo a ver hacia donde el viene, percatándome de que traía una enorme erección en ese minúsculo bikini rojo, yo estaba impactado no tuve tiempo de reaccionar o decir algo… se acerco a la barra y me atrajo hacia él con la mano agarrándome la parte trasera de la cabeza y me planto tremendo beso en la boca… y entre dientes me dijo ya viste como me tienes??? Ya no aguanto la verga me duelen los huevos…

#49
Quie lastima que no has hecho ninguna actualizacion, lo unico que hiciste fue resumir la historia, por favor continua, llevas mas de 6 meses que nos mantienes den suspenso, no abuces de tus seguidores

#50
[font="Comic Sans MS"]Eso es todo? :confundido: [/font]

Imagen
[font="Comic Sans MS"]
Entonces el karma y el amor se manifiestan en una sola persona, y es ahi donde todo comienza a ir mal...
[/font]
 
  • Publicidad +