• Publi Juicy Invitados
  • Publi Juicy Todos

#451
swiss,amigo continua con tu sensual,erotica y rica trama,ademas de tu excelente narrativa,estamos esperando para seguir disfrutando de tu adictiva historia.saludos,un fuerte abrazo.

#454
es genial tu relato lamentablemente x falta de tiempo solo pude leer hasta la novena parte no puedo esperar a tener tiempo libre para poder leer todo lo que me falta

#458
Swiss escribió:[SPOILER]Era de mañana nuevamente, cuando me levanté pude notar la cara de Samuel muy cerca de la mía, durante el sueño había pasado mi brazo sobre su cintura y el tenía su mano sobre una de mis nalgas, como en un pellizco, pero sin hacer presión, mis nalgas eran la parte de mi cuerpo que le gustaban más a Vladimir, no había razón por la que no debieran gustarle a Samuel, el también las habría notado.

Besé a Samuel en la nariz, se me antojó despertarlo y repetir lo de anoche, ser un poco egoísta y en vez de dar, recibir, pero decidí dejarlo dormir, busqué mi ropa interior, descubriéndola debajo de su frondoso trasero, el sacarla de ahí sería despertarlo, me dirigí hacia el cajón donde guardaba mi ropa interior cuando vi su tanga, despertó la curiosidad en mi, pensé que ese pedacito de tela no cubriría nada en mi y sorprendiéndome que en Samuel se ajustara perfectamente para cubrir su verga y sus testículos, la tomé y la olí, olía a macho, a semental, me la puse esperando que Samuel no se molestara debido a esto y me dirigí a la cocina.

Me sorprendí de lo que cómoda que era. Comencé a hacerle de comer, después de lo de la noche anterior, estaría adolorido, confundido y quizás hambriento, saqué unos espaguetis, puse agua a hervir y saqué especias y tomates para hacer la salsa.

Los espaguetis estaban listos, saqué un poco de queso y comencé a rallarlo sobre el espagueti, después de tener una capa, tomé un cucharón para mezclar y poder rayar otra capa encima cuando sentí un par de manos sobre mis nalgas, estirando el elástico y dejándolo ir, para ir al frente y comenzar a estimular mi verga. Pude sentir su paquete cuando empezaba a frotarse contra mis nalgas, y sus labios empezando a recorrer mi cuello.

- Me toca, ah, y quédatela, te queda mejor que a mí – Susurró en mi oreja derecha.

Giré para verle y darle un beso, estaba totalmente de acuerdo con la idea, esperaba que Samuel aceptara con gracia la perdida de su virginidad anal y me alegró que estuviera tan entusiasta de tomarme entre sus brazos y pedirme la revancha.

Solo atiné a apagarle al fuego, Samuel me dio la vuelta y, como yo la noche anterior, se derritió en besos hacia mi persona, suspiraba tratando de aguantar las ganas de gemir y de decirle lo suaves que eran sus labios, que me encantaba el olor de macho que desprendía, que quería que sus manos se adueñaran de mi y que me rompiera el culo.

- Hey, dormilones, ¿ya están despiertos? – Dijo Vladimir al otro lado de la puerta.

Samuel y yo nos frikeamos, no era la mejor imagen para que Vladimir nos viera, se apartó de mi y fue en busca de su toga, cuando volvía me tiró mi traje de cavernícola, me lo coloqué sin ajustar la parte de arriba.

Samuel abrió la puerta quejándose con Vladimir acerca de la hora, preguntándole si no tenía una gata en celo dispuesta en su habitación, Vladimir dijo algo acerca de que se levantó temprano, vociferó algo acerca de su novio y que salió corriendo.

Reparé en que Vladimir llevaba puesta solo la parte inferior de su traje, el azul brillante era ceñido dejando ver la perfecta definición de los músculos de sus piernas y muslos, mientras tanto el rojo dejaba ver un paquete notable y sus glúteos frondosos y bien formados, su lavadero se alzaba imponente ante nuestros ojos, dando paso a sus pectorales, duros como rocas, sus tetillas se encontraban paraditas, excitadas, quizás esperaban una continuación de lo de anoche, con gusto yo se la hubiera dado, volteé a ver a Samuel y noté como él también se había perdido en sus pensamientos, mientras estudiaba a detalle el cuerpo de Vladimir.

Me dispuse a servir tres tandas de espagueti, comimos, Vladimir nos dio los pormenores de su conquista de una noche, mucha flexibilidad, gemidos, maullidos, gran lubricación natural, salieron a relucir los adjetivos: insaciable, juguetona, diosa del sexo. Le escuché atentamente, algo excitado, me di cuenta que no era el único, quizás Samuel había buscado la amistad de Vladimir y de los demás, en pos de saborear esa verga algún día, su espera había sido larga y sin frutos, pasó por mi mente el dejar mi objetivo inicial y quedarme con el un poco más joven semental, bueno tendría un viaje de 6 horas un poco más adelante, tiempo más que suficiente para pensar en donde estaba parado y hacia donde debía dirigirme, ir por el inalcanzable premio mayor o quedarme con el joven semental, que sabía muy bien como saciarme sexualmente y que quizás sería más estable emocionalmente y a la hora de hablar de una relación formal.

Terminamos de comer al mismo tiempo, Vladimir se sirvió otra tanda y Samuel se despidió diciendo que debía volver a casa, me dijo algo acerca de mi garrote, lo había dejado en el auto y le acompañé a buscarlo.

- Sé lo que buscas, yo también lo busqué hace ya algún tiempo, lamento decírtelo, pero es inalcanzable, Vladimir no es, fue o será gay, nunca tendrá algún tipo de contacto homosexual. Deja eso, yo te ofrezco lo que quieres, no me puedo comparar, pero no estoy tan tirado a la basura tampoco. – Me dijo muy serio
- Tengo que pensarlo, dame algún tiempo, ¿si?

Accedió, subió a su carro y se fue, cerré el portón y me recriminé mi decisión, Samuel no era Vladimir, pero en cuestión de atractivo era lo que le seguía inmediatamente, un segundo lugar nunca había sido motivo de vergüenza.

Vladimir me esperaba en la puerta, entré y empaqué en unos topers lo que quedaba del espagueti, se lo di y le recomendé que no se lo comiera todo el mismo día. Saqué unos bisteces de res ya marinados y comencé a asarlos, prendí otro fuego y coloqué un sartén con aceite hirviendo, donde comencé a freír piezas de pollo, tan pronto salían Vladimir les quitaba la grasa y los colocaba en topers para su posterior consumo. La pechuga ya la tenía cocida, la deshebré y esperé a que estuvieran listas las papas y zanahorias, para hacerle ambigú.

Listas mis “tareas”, me encaminé al baño, me alisté y salimos rumbo a la central camionera. Vladimir me compró mi boleto, como agradecimiento por mis atenciones, fue al puesto de golosinas y trajo una botella de agua, un jugo de uva, un refresco de durazno, un paquete de pastillas de caramelo macizo, una paleta con capas de distintos sabores, un sándwich de helado, unas papas saladas y una hamburguesa. Para el viaje, me dijo, eran seis horas no seis días, pensé para mí. Le agradecí, cuando anunciaron mi viaje, fuimos al área de andenes. Cuando estaba a punto de formarme, tomó mi brazo y me jaló hacia él, hasta el día de hoy, nunca he recibido un abrazo tan cálido, tan apasionado, tan tierno, tan necesitado. Me refugié en sus brazos, devolviéndoselo. No hubo necesidad de palabras, te voy a extrañar, yo también, ya quiero que estés de vuelta, no será tanto tiempo, que sea un hasta luego, jamás sería un adiós, lo sé, te quiero..., ¿yo también?

Subí al autobús, tenía mucho que pensar, Samuel, Vladimir, Raúl, la reunión de la prepa, la fiesta de disfraces, el after party…

:)

CONTINUARÁ…[/SPOILER]


JAJA SE TE ESTAN JUNTANDO VARIOS, ESPERO QUE MÁS ADELANTE SE TE HAGA CON VLADIMIR :sex: :sex: QUE FUE EL PRIMERO, MUY BUEN RELATO EN CAPÍTULOS QUE DEJAN ENGANCHADO. SALUDOS
AMIGO DE LOS MIEMBROS DEL FORO LES DEDICO MUCHAS:paja::paja::paja:

#460
Hey paisano muy buen relato has alli llega el relato ,soy de poza rica ver saludos a ver si platcamos en cualquier dia saludos
 
  • Publicidad +