A los 14 años con el amigo mecánico de papá

Relatos || Atrévete a contar tus experiencias más picantes y relatos
Responder
gogai772
Novato
Mensajes: 4
Registrado: 16 Jun 2019 21:14
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 4 veces

A los 14 años con el amigo mecánico de papá

Mensaje por gogai772 » 17 Jun 2019 00:04

Hola! Les voy a contar como me inicié en el sexo, una historia que marcó mis preferencias sexuales hacia los hombres maduros y grandes, tipo osos.
.

 Actualmente tengo 19 años, pero esto pasó cuando tenía 14 recién cumplidos. Soy rubio, delgado  y bajito, mido 1.65 m., tengo la cola grande y bien parada. Siempre fui muy lindo, y siempre noté que los hombres me miraban mucho, y sobre todo mi cola, algo con lo que siempre me hacían bromas. Ya había empezado a masturbarme y sabía que me gustaban los hombres desde hacía mucho tiempo.
.

 Mi padre tenía un galpón donde guardaba muchas herramientas, ya que siempre hacía algún trabajo allí, por lo general en la noche o fines de semana, ya que durante el día trabajaba en una fábrica, al igual que mi madre.  Yo solía acompañarlo mientras trabajaba y muchas veces venían amigos y conocidos de él a charlar o a que les prestara alguna herramienta. Algunos eran viejos y feos pero otros me gustaban mucho y me calentaban. A más de uno les dediqué varias pajas :) Yo sabía que algunos me miraban mucho y con deseo, es algo que uno se da cuenta…
.

 Había uno que iba seguido, se llamaba Juan, un mecánico, era un hombre de unos 48 años aprox., morocho, alto y grande, como de 1,85 m., muy robusto, con algo de panza, velludo y con la barba siempre crecida, de varios días. Me calentaba mucho, siempre buscaba una excusa para estar ahí presente y poder mirarlo en todo detalle. Casi siempre iba con un pantalón deportivo gris, todo sucio, que usaba para trabajar. Se le marcaba un bulto enorme, que parecía que la tuviera parada, pero no, era la punta de la pija que descansaba sobre dos enormes huevos, entonces le hacía una buena carpa. Me encantaba verlo, cuando se desperezaba y estiraba los brazos eran todo un espectáculo para mi ya que se le marcaba aún más. 
.

 Yo lo miraba permanentemente pero con disimulo para que no se diera cuenta, me ponía a hacer cosas, como ordenar herramientas o mirar algunas revistas, mientras él conversaba con mi padre. En varias ocasiones me descubrió viéndole el bulto y me sostenía la mirada un rato, lo cual hacía que yo bajara la vista.
.

 Así pasaron semanas, siempre lo mismo, hasta que un día al rato de estar conversando con mi padre, mi madre llama a mi padre porque lo llamaban por teléfono, mi padre se fue y me quedé solo con Juan en el galpón. Yo hacía rato que le estaba mirando el bulto y él se había dado cuenta. Juan me miró y se rascó el bulto sin dejar de verme. Al rato se acerca a mi y quedó parado al lado mio, yo estaba sentado en una silla con lo cual su bulto quedaba a la altura de mi cara. Sacó conversación de cualquier cosa y al rato señala una herramienta que había detrás mio en un mueble y para alcanzarla pasó (intencionalmente) rosándome el hombro con su bulto, cuando fue a tomarla y cuando regresó también. Esto me excitó muchísimo, pero lo disimulé. Enseguida regresó papá y el se fue al poco tiempo. Luego de esa experiencia me quedó claro que él sabía que a mi me gustaba lo que tenía entre las piernas, y en los siguientes días que venía yo lo miraba con cada vez menos disimulo, y él me respondía tocándose el bulto mientras me sostenía la mirada y me sonreía.
.

 Al poco tiempo apareció por casa durante el día, por lo cual mis padres estaban en sus respectivos trabajos, yo me encontraba solo. Dijo que venía a devolverle una herramienta que papá le prestó, que si le podía abrir el galpón. Lo hice y entramos los dos. Allí me empezó a dar charla de temas varios, que si tenía novia, etc…
.

 En un momento me pidió que si le daba algún solvente ya que se había manchado el pantalón con pintura, me señaló donde y era muy cerca de su bulto.  Se lo dí y con un trapo comenzó a pasárselo, me dijo que no lograba sacar la mancha que si no podía probar yo, por supuesto le dije que si. Comencé a pasarse el trapo, mi corazón latía a mil por hora. Su bulto comenzó a crecer, guau! casi me muero de la calentura. Me dijo que era difícil sacar la mancha así, que capaz mejor sería si se quitaba el pantalón y lo refregaba sobre la mesa. Se lo quitó y lo puso sobre la mesa, pero yo no podía dejar de verle el bultaso, tenía un bóxer blanco que hacía tremenda carpa ya que le tenía semi parada. Al darse cuenta que no le quitaba la vista de encima, me preguntó si me gustaba, mientras se lo tocaba. Yo sin mirarle a la cara (me moría de vergüenza) indiqué que si con mi cabeza.  Me dijo que fuera con él al fondo del galpón, detrás  del coche de papá, donde está un poco más oscuro.  Allí se puso frente a mi muy cerca, tomó mi mano y la llevó a su bulto el cual comencé a acariciar. Yo estaba en las nubes, pero  con mucha ansiedad, mi corazón latía a mil y temblaba. La pija se le puso bien dura y en un momento se bajó el bóxer, lo seguí tocando todo, los enormes huevos y la verga, me guío la mano para indicarme que lo masturbara. Tenía la pija bastante grande, bien recta,  me gustaba mucho, y también sus huevos grandes y redondos. Tenía mucho pelo también.
.

 Luego de tocarlo un rato, puso sus manos sobre mis hombros indicándome que me arrodillara, lo cual hice sin resistencia.  Quedé con su pija justo frente a mi cara y él la dirigió hacía mi boca la cual abrí y comencé a chupársela. Cuando sintió mi boca sobre su pija emitió un gemido de placer. Sentí ese olor a pija, a macho, que me gustó mucho, hacía calor y él estaba trabajando, de modo que el olor era fuerte.
.

 Se la estuve chupando un rato mientras me decía que lo hacía muy bien, que le gustaba mucho. Me di cuenta que estaba gozando mucho con mi mamada y eso me calentaba más y más ganas de chupársela me daban. Estuvimos así un rato, como 10 minutos capaz, y de repente empezó a  meterla y sacarla de mi boca cada vez más fuerte.  Yo me sujeté de sus piernas que era muy duras y peludas, mientras él me tomaba por mi cabeza y me cogía la boca. En un momento me empezaron a dar arcadas ya que empujaba muy adentro, pero me aguanté, quería que él gozara. Sus gemidos y ritmo aumentaron y  me dijo que se iba a acabar, que si quería la lechita, me lo dijo dos veces lo de la leche, así en diminutivo, pero yo no respondí, no podía en realidad jaja, De repente la metió bien al fondo , comenzó a eyacular y a gemir muy fuerte, sentí como descargaba la leche, era mucha, su sabor en ese momento no me gustó mucho pero igual la trague toda.  Al rato me soltó la cabeza y la sacó. Siguió agitado mientras me decía que andaba muy cargado y que hacía tiempo no se venía así, y que que bien la chupaba. Me preguntó si me había gustado, a lo cual le indiqué que sí con la cabeza. Me levanté del piso mientras él se subía el bóxer como podía, por la erección. Luego fuimos hacía adelante y se pudo su pantalón. Me acariciaba el pelo y se sonreía. Me dijo que por favor no dijera a nadie de lo que habíamos hecho. Le dije que por supuesto que no. Me volvió a preguntar si me había gustado y si quería repetirlo en otro momento y le dije que sí. Luego se marchó.
.

 La historia con el mecánico amigo de papá continuó, y también hicimos otras cosas, que les contaré en otro momento.
 

xx
Xtasiado
Mensajes: 1494
Registrado: 22 Jun 2009 15:53
Gracias Dadas: 24 veces
Gracias Recibidas: 21 veces

Mensaje por xx » 17 Jun 2019 23:06

Cuenta cuenta, me ha calentado mucho

gogai772
Novato
Mensajes: 4
Registrado: 16 Jun 2019 21:14
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 4 veces

Mensaje por gogai772 » 18 Jun 2019 23:45

.
Luego  de que Juan se fuera de casa, después de habérsela chupado, me metí  a mi dormitorio y me hice 3 pajas ese día, pensando en la situación, me había dejado muy excitado, era la primera vez que tenía contacto sexual con un hombre.

.
Juan continuó yendo al galpón de papá a charlar con él, pero de noche, o sea en el horario en que mi papá estaba, de modo que no se podía hacer nada. Todas las veces me miraba, me sonreía mientras se rascaba el bulto, a lo cual yo le devolvía la sonrisa.

.
Él sabía que yo durante el día me encontraba solo en casa, y como él trabajaba solo en su taller, podía salir a cualquier hora y visitarme.

.
Como 2 semanas después de la primera vez que estuve con él, apareció en casa, sin previo aviso, mientras yo estaba solo y mis padres trabajando. Cuando abrí la puerta me inventó la excusa de que venía a dejarle una herramienta a mi padre, me lo dijo con una sonrisa pícara, pero yo sabía a qué venía. Fuimos al galpón y enseguida se me puso bien cerca,  acariciándome el pelo y preguntándome si estaba todo bien. Me preguntó si quería acompañarlo al fondo del galpón, le dije que sí y fuimos. Una vez allí, se repitió lo mismo de la última vez, tomó mi mano y la puso en su paquete para que lo acariciara, se le fue parando, se bajó el pantalón y bóxer, se la chupé mucho rato. Pero esta  vez yo estaba más suelto que la vez anterior y entonces me animé a hacer cosas que la primera vez me daban vergüenza por la falta de confianza, como chuparle las bolas. Se las empecé a lamer y el tipo suspiraba y decía que le encantaba eso, de modo que me motivó a seguir haciéndolo. Que ricos huevos tenía! grandes y redondos, bien definida la forma de cada uno, y un olor fuerte a huevos y pija que me encantaba, el tipo trabajaba en su galpón todo el día y estaba como transpirado. Se los lamí bastante mientras lo escuchaba gemir suavemente y decir que le encantaba.

.
Al rato él se agacha mientras le seguía mamando la pija y los huevos y me empieza a acariciar la cola por sobre mi pantalón deportivo. De repente me mete la mano por dentro de mi bóxer , llegando hasta mi ano, mientras me lo tocaba con sus dedos decía “que rico” . Me dedió un rato y cada vez lo metía más adentro, hasta  que fue metiendo uno, lo sacaba y lo metía suavemente. Me gustaba mucho, además yo ya me habia metido cosas en la cola antes, todo lo que encontraba que tuviera forma de pene J

.
Al rato fueron dos los dedos que intentó meter, esa vez me incomodó un poco, pero como lo hacía despacio me iba acostumbrando. Además me calentaba mucho lo de estársela chupando mientras él me estimulaba la colita, entonces eso hacía que no me doliera tanto.

.
Luego de que pudo meter dos dedos, y sacarlos y meterlos bien, me pidió que me parara y me quitara el pantalón y el calzado. Lo hice de espaldas a él, me daba vergüenza  que me viera el pito, pero quería que me viera bien mi colita, como ya les conté, soy delgado, rubio  y bajito, pero con una cola grande y bien paradita.

.
Una vez desnudo me dijo que me recostara (boca abajo) sobre el capot del coche de papá. Él se colocó detrás mio mientras me acariciaba la cola y me decía que que cola divina que tenía, “mejor que una mujer”, y otras cosas que no recuerdo, siempre halagando mi cola. Me refregaba la pija entre mis nalgas haciendo movimientos de vaivén suaves.  De repente se detuvo un rato y al darme vuelta vi me estaba sacando un gel de un pomo, (que imagino que lo trajo con él) y me lo pasaba por mi ano. Sin decime nada apuntó la pija en mi ano y se empezó a mover lentamente, intentando entrar. Cada vez hacía más presión hasta que poco a poco fue entrando. Me dolía bastante, pero no le dije nada, quería que disfrutara y no se asustara si yo me quejaba. Poco a poco me la fue metiendo, el dolor ya era importante, él me preguntó si me dolía pero yo solo le dije que un poco, pero la verdad me estaba partiendo al medio.  Cuando sentí su cuerpo apoyado en mi cola, me di cuenta que ya estaba toda dentro, no se cuanto le medía, pero era grande. Se quedo quito un rato y el dolor comenzó a desaparecer poco a poco. Luego empezó a moverse lentamente mientras me sujetaba por las caderas.

.
Me preguntaba si me gustaba, a lo cual le decía que si. Sus movimientos fueron acelerándose cada vez más.  Su respiración se aceleraba y empezaba a escucharlo gemir cada vez más.  Me decía cosa como “que rico, que apretadito” “te gusta nene?”  Esas palabras me calentaban mucho, me sentía deseado y eso me gustaba.

.
Luego de varios minutos se recostó sobre mi espalda y me tomó por los hombros. Ahí empezó a meterla y sacarla muy fuerte, tanto que el coche se movía todo.  Su respiración se aceleraba y dijo que se iba a acabar, que le “iban a explotar los huevos”. En esa posición siguió con el mete y saca muy rápido hasta que en una me clavó hasta el fondo y empezó a gemir de placer como una bestia, varias veces, cerca de mi oído. Supe que me había llenado la colita de leche y esa idea me dió mucho morbo, sentirme como preñado por un macho. Luego de un rato se incorpora y me la saca. Sentí raro, como un vacío en mi interior. Luego me incorporé yo y me fui a vestir. Vi como le leche chorreba por mi pierna. Por suerte no sangré.

.
Él se subió los pantalones y luego que se le pasó la agitación me preguntó si me había gustado, a lo cual respondí que sí.  Me volvió a decir que no fuera a decirle a nadie y que si me llegaba a arder o doler la cola tampoco lo comentara con nadie, solo con él,  porque sino se darían cuenta.  La cola la verdad me dolía, pero luego se me fue pasando.

.
Juan se fue y yo me metí enseguida al baño a lavarme y a hacerme una paja pensando en lo sucedido. Lo hice una o dos veces más ese día.

.
Juan continúo yendo al galpón durante la noche a charlar con papá como siempre, y  dos por tres me visitaba a mi solo durante el día y lo volvíamos a hacer. A veces solo se la chupaba y otras veces me la ponía. Cada vez me iba soltando más y tomando más confianza con él. Esto continuó igual durante algunos meses.

.
Luego sucedió otra cosa con un amigo de él, que también frecuentaba el galpón de papá, yo ya lo conocía de vista, pero esa historia se las contaré más adelante. 

al2
Chico Bello
Mensajes: 64
Registrado: 19 Jun 2019 20:29
Gracias Dadas: 1 vez
Gracias Recibidas: 9 veces

Mensaje por al2 » 19 Jun 2019 21:02

¿Es un suceso real o ficticio? 

gogai772
Novato
Mensajes: 4
Registrado: 16 Jun 2019 21:14
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 4 veces

Mensaje por gogai772 » 20 Jun 2019 00:16

Hola! Es real, recién ahora me animé a escribirlo, y aproveché para practicarme, ya que estoy estudiando redacción. En breve subo la tercera parte. Besos!

gogai772
Novato
Mensajes: 4
Registrado: 16 Jun 2019 21:14
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 4 veces

Mensaje por gogai772 » 21 Jun 2019 00:18

.
Luego de varios meses de tener encuentros cada tanto con Juan, el mecánico amigo de mi padre, ya estaba muy en confianza con él, y podíamos hablar de varias cosas relacionadas con el sexo, de todo lo que le gustaba a cada uno, de sus historias con mujeres, de fantasías, etc..

.
Un día me preguntó si había estado ya con otros hombres, y le dije que no, lo cual era cierto. Me preguntó si me gustaría. La verdad no supe que responder ya que con él la pasaba muy bien y no se me había pasado por la cabeza. Me empezó a preguntar sobre hombres que ambos conocíamos, si me gustaban o no, si los miraba, y luego me habló de Ricardo, un hombre que yo conocía de vista ya que iba cada tanto al galpón de papá, por algún que otro trabajo o a pedir herramientas prestadas. El y Juan eran amigos, se ve que trabajaban juntos también, no sé muy bien en qué trabajaba Ricardo exactamente.

.
Me dijo que yo a Ricardo le caía muy bien y que en alguna oportunidad le dijo que yo le parecía muy lindo, y me preguntó qué me parecía Ricardo a mi.

.
Ricardo era un hombre menor que Juan, pero no mucho, capaz 40 y pocos.  Era gordo, más que Juan, espalda ancha, y alto también. No era lindo de cara, pero tenía algo que me gustaba, cara de malo, cejas gruesas y espesas y un bigote grande también.  Era pelado, tenía pelo atrás nada más. De bulto no me daba mucho cuenta, siempre lo veía de jeans, que usaba flojos.

.
Yo imaginé que Juan le habría contado lo que hacía conmigo, por la forma en que me hablaba de él, pero igual nunca se lo pregunté directamente.

.
Yo le dije a Juan que Ricardo me caía bien también. Ahí me preguntó directamente si  haría algo con él. Yo no sabía que decirle…. pero como estábamos en confianza, luego de unos segundos….  le dije que capaz que si. Entonces me dijo que yo tendría que ir algún día a su taller mecánico (el de Juan) en algún momento cuando estuviera Ricardo también. Quedamos en que él me llamaría por teléfono de tarde temprano, cuando no están mis padres, para que yo fuera. Quedamos así y se fue.

.
Pasaron algunos días de esto, en los cuales la idea de hacer algo con Ricardo no se me iba de la cabeza, y le dediqué varias pajas J

.
Cierto día suena el teléfono y era Juan, me dijo que Ricardo iba a ir a su taller más tarde, que si yo quería ir. Mi corazón empezó a latir a mil por hora, me tomó de sorpresa, él notó que yo dudaba, y empezó a tratar de convencerme diciendo que si no quería no pasaría nada, solo charlaríamos, entonces le dije que sí que iría. Esperé un rato para hacerme la idea, además quería calmarme ya que me puse muy nervioso.
.

Bueno, al final salí para ahí en mi bici. Cuando llegué Juan estaba solo, arreglando un coche, Ricardo no estaba, me dijo que llegaría en un rato. Me quedé con él mientras seguía trabajando, hablamos de temas varios, pero nada sexual. Al rato, como media hora después llega Ricardo, me saludó normal, y se puso a hablar de cosas de trabajo con Juan.  Luego se dirigieron a mi y me sonreían y miraban raro, ahí me di cuenta que seguramente Juan le contó lo que hacía conmigo.
.
Juan le dijo a Ricardo que por que no me acompañaba al fondo, para que yo viera un cachorrito que él tenía. Fui con él, y entramos a una pieza muy chica que Juan tenía con una cama de una plaza para descansar a veces de su trabajo. Era una habitación sin ventanas, y tenía muchas cosas tiradas o arrecostadas a la pared, no estaba muy limpio. Entramos y prendió la luz y Ricardo hacía como que buscaba al cachorro (nunca lo vi ni esa vez ni nunca, no se si existía). Me dijo “no está, se habrá perdido” y se me quedó mirando un rato. Se me acercó y me dijo que estaba muy lindo, yo le sonreía. Me empezó a acariciar el pelo y la cara. Luego me dijo que por que no nos sentábamos en la cama un rato, nos sentamos y me seguía mirando con una sonrisa. Luego me dijo que se quería recostar un rato, que estaba cansado, pero que me quedara con él. Dijo que se iba a quitar el pantalón para estar más cómodo. Mi corazón latía muy fuerte, ya sabía lo que venía….

.
Se quitó el calzado y luego de paró frente a mi (yo estaba sentado en la cama) ahí se quita el pantalón y parado muy cerca mio se me queda viendo. Yo no podía evitar mirarle el bulto y se dio cuenta ya que se lo empezó a tocar por encima del bóxer.  Tenía un buen bulto, con el jean no me daba cuenta pero cuando se lo quitó, sí.  Me preguntó si me gustaba y le dije que si. Ahí tomó mi mano y la uso en su paquete, se lo empecé a acariciar pero poco, ya que me interrumpió para quitarse el bóxer. Luego se la seguí tocando mientras veía como se le iba parando de a poco. Tenía huevos de tamaño normal pero no se le veía tan definida la forma de cada uno como a Juan, era como una bola más entera. Era muy peludo ahí también. Cuando la tuvo bien parada la acercó a mi boca y la abrí enseguida y se la empecé a mamar. Tenía olor fuerte también, y a orina. La verdad que me estaba encantando, se la mamé muy bien, ya tenía experiencia con Juan, sabía como hacerlo. Tenía la pija un poco curvada hacía arriba pero era de buen tamaño y sobre todo gruesa. El era gordo, a veces mi cabeza chocaba con su panza cuando la metía muy a fondo. Así estuvimos un rato hasta que me dijo que me desvistiera todo. Lo hice, y él también se quitó todo. Me dijo que me recostara boca a bajo en la cama. Luego comenzó a tocarme la cola y a decirme que que linda cola tenía y demás cosas calientes mientras me la tocaba.

.
Luego me separó las nalgas y escupió en mi ano y me metía dedo, pero poco, fue como para lubricar nada más. Me separó las piernas y se acostó encima mio. Sentía la erección, bien dura la tenía, luego la apuntó a mi ano y empezó a presionar de a poco hasta que fue entrando. Lo hacía bien, no me dolió mucho ya que lo había hecho varias veces con Juan, pero Ricardo la tenía más gorda. Poco a poco me la terminó metiendo y empezó el meta y saca suave y más rápido después. Al rato los movimientos eran bastante fuertes, el respaldo de la cama golpeaba contra la pared, se movía todo, pensé que se desarmaría la cama con el peso de este hombre moviéndose así.  Sus gemidos aumentaron y en una me clavó bien a fondo y con un gemido fuerte acabó dentro mio.

.
Quedó un rato encima mio, bastante agitado, ya me estaba dando calor por el rato que lo tenía encima además de que se transpiró todo, y de a poco se fue incoporando hasta que me la sacó. Yo me senté en la cama y comencé a vestirme, al igual que él. Me preguntó si me había gustado y le dije que sí.  Y me dijo que fuera otro día por ahí entonces y lo repetíamos, pero no me habló nada más.

.
Nos fuimos los dos hacía adelante, Juan seguía trabajando, cuando nos vio, nos preguntó si estaba todo bien con una sonrísa, le dijimos que sí. Luego hablaron algo entre ellos en la puerta y Ricardo se despidió de mi y se fue.

.
Enseguida Juan comezó a preguntarme sobre lo que habíamos hecho y le conté todo, quería que le contara todos los detalles. Entonces vi que trancó el taller para que nadie entrara y me dijo que lo acompañe a la pieza. Ahí sin decirme nada comenzó a tocarme y a hacer que lo toque,  y lo mismo de siempre, se bajó el pantalón, me puso de rodillas (le gustaba mucho esa posición, siempre era igual para chuparsela), hizo que se la chupara un rato y luego me dijo que me desnudara y él hizo lo mismo.

.
Nunca lo había visto con el torso desnudo, ya que siempre me cogía con algo puesto encima. Era muy peludo, me encantó esa imagen la verdad, ver a ese macho grandote, medio gordito, todo peludo y desnudo, con la pija parada y esos dos huevasos que me encantaban.

.
Me dijo que me pusiera en 4 en la cama y así de una me la metió, ya estaba lubricado por la leche de Ricardo. Me dio duro y parejo un buen rato, así en 4, tomándome de las caderas.

.
Las últimas veces que estuve con él ya me cogía bastante duro, al ver que se la iba aguantando bien.  Pero esta vez  había estado con otro hombre antes de modo que al rato noté que me empezaba a doler. Pero no dije nada y el siguió un buen rato hasta que se acabó, así en esa posición, creo que fue la vez que más fuerte me cogió. Cuando terminó , al rato, me dijo que se había calentado mucho con la idea de que otro hombre me hubiera cogido, y sobre todo al escuchar el respaldo de la cama golpear la pared.

.
Al rato me vestí  y me fui a mi casa a lavarme (y obviamente pajearme) J

.
Los encuentros con Juan se fueron dando cada tanto, casi siempre en mi casa, en el galpón, a veces (poco) en su taller. Él tenía miedo que apareciera algún cliente y nos escuchara. Lo sigo viendo hasta el día de hoy, pero no tan seguido como antes.

.
Con Ricardo lo hice alguna que otra vez pero mucho menos seguido, a veces solo se la chupaba y también me acababa en la boca, esto era cuando andaba muy apurado y no tenía mucho tiempo.  Como al año dejé de tener encuentros con él porque se casó y ya no me buscó más.

.
A raíz de estos encuentros con estos hombres fue que me quedó claro que me gustan los maduros, tipo osos. Siempre se me acercaron hombres así, mayores, luego les contaré de otros encuentros que tuve con otros hombres, pero ninguno fue tan caliente como con Juan, mi primera experiencia.

Rodriguito
Novato
Mensajes: 10
Registrado: 15 Jul 2019 07:27
Estado animico:
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 1 vez

Mensaje por Rodriguito » 15 Jul 2019 08:08

ME GUSTO

Responder