Dos Perfectos Desconocidos

Relatos || Atrévete a contar tus experiencias más picantes y relatos
Responder
Avatar de Usuario
Legnacr
Chico Bello
Mensajes: 52
Registrado: 16 Feb 2014 05:30
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 4 veces

Dos Perfectos Desconocidos

Mensaje por Legnacr » 05 May 2019 04:00

Prologo:
Esta es mi historia, yo el chico retraido que solo se conformaba con espiar a los chicos guapos siguiendolos de vista o stalkeandolos en redes sociales.
El, un chico buena onda, popular aunque de pocos amigos, bastante guapo, para muchos, no, no era el tipico protagonista de peliculas de universitarios, mas bien vendria a ser como el mejor amigo de este o el amigo numero 4, espero explicarme.
El punto es que a mi me gusto desde la primera vez que lo vi, mis ojos iban hacia el como un iman, en fin, nuestra historia, el, obviamente nunca hizo caso de mi, pero... todo cambio despues de la universidad.

Nota: Hola, tal vez a algunos les sonara conocida esta historia ya que la habia publicado antes, sin embargo con el cierre y reapertura del foro y el mejor diseño de este decidi repostearla y posteriormente continuarla con muchas mejoras (de hecho, por obvias razones la sigo escribiendo), espero les guste amigos.

Avatar de Usuario
Legnacr
Chico Bello
Mensajes: 52
Registrado: 16 Feb 2014 05:30
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 4 veces

Mensaje por Legnacr » 05 May 2019 04:45

Capítulo ITodo comienza en mis años de universidad, era un chico como cualquier otro, al menos como individuo, yo sabía que me gustaban los hombres desde que estaba en la secundaria, aunque también sentía atracción por las mujeres, tal vez no en el mismo porcentaje, pero algo había. Como muchos en la universidad me enamoré de muchas personas en su mayoría hombres y alguna que otra chica, pero no fui correspondido nunca.Claro me había enamorado de hombres heteros y por supuesto que no les había dicho nada eso era una razón, pero otra era que tenía un sobrepeso bastante importante por lo que no tenía el aspecto físico deseable para las personas, en fin, esa fue mi vida durante toda mi época escolar, concluí mi carrera y fue entonces cuando tomé la decisión… ser alguien.Gracias a mi trabajo comencé a trabajar en mí mismo, pague un coach para que me ayudara a dejar atrás mi cuerpo fue un largo año de sacrificios, lágrimas y muchos, muchos antojos cambie mi cuerpo, ahora tenía una versión no atlética pero definida, no había abdominales de acero pero tenía un abdomen plano, brazos fuertes y grandes, piernas torneadas (aunque esas habían sido muy fuertes desde siempre), nalgas apretadas y firmes y un pectoral que era mi orgullo después de haber tenido algo parecido a pechos de mujer.En fin, una noche como todas las quincenas me reuní con mi mejor amiga que había conocido en la universidad, Karla ella conocía todo de mí, fue la primer persona a la que le confesé mi sexualidad y quien me apoyo desde siempre, ella y yo somos como hermanos y nos juntamos cada 15 días para chismear frente a frente y también comer en nuestro día libre respetando nuestros días de dieta.
-Quiero dejar a Oscar definitivamente-
-No manches Karla eso me vienes diciendo desde que te pusiste con el-

-Pero ahora es definitivo-
-Si claro como las otras 20 veces que ha sido definitivo-
Nos reímos pues era cierto ya habían cumplido 2 años desde que habían formado la relación, en fin, seguimos la plática sin sentido alguno platicando de ella, de mí, de planes a futuro, más rompimientos etc. Hasta que llegó la hora de irnos, como ella no manejaba yo la llevaba a su casa.Cuando salíamos pasamos por varias carretas de food truck de aquel lugar, íbamos riendo cuando de pronto se nos atravesó un muchacho que iba apurado a recoger su comida.
-¡Cuidado!- Le dije exaltado ahora tenía más confianza en mí mismo.
-Lo… siento- Dijo el chico y entonces los tres, mi amiga él y yo nos quedamos sorprendidos por las casualidades del destino, era Luis el chico del que me había enamorado en la universidad.Los tres duramos unos segundos que se alargaron a lo que parecían minutos (en nuestra mente claro), yo no podía negar que babeaba por el cada que lo veía (que no era muy seguido ya que no teníamos NADA en común), Karla maravillada por la casualidad del encuentro y el quien sabe por qué cosa.
-Muchacho vas a querer tu comida o no? -
-A si perdón-

Dijo Luis volteando con el repartidor de aquel camión, momento en que aproveche para seguir mi camino con Karla detrás de mí. No recuerdo cuando fue la primera vez que vi a Luis, tal vez fueron momentos casuales pero que se fueron agravando conforme me empezaba a llamar la atención, recuerdo momentos si donde lo acosaba con la mirada, fijándome a cada lugar donde él estaba o a donde se dirigía, tratando de escuchar su voz (para al menos imaginármelos en mi mente), incluso lo agregué a Facebook, aunque no tuve respuesta alguna.Resignado me conforme solo con estar acosando sus fotos en Instagram o ver las que alcanzaba a compartir públicamente en Facebook y siempre insistiendo a Karla de mi gusto por el hasta el cansancio. Sin embargo, después de mi cambio de aspecto decidí cerrar ese Instagram y olvidar ese pasado.
 Seguimos Karla no dijo nada solo se acercó a mi hasta que llegamos a mi auto, nos subimos y ahí fue cuando ella se explayo.
-No mames, era Luis, ¿te diste cuenta? -
-¿A, si? No, no me di cuenta-
-Estúpido-
Recibí un golpe en el hombro- Si voy a creer que no te diste cuenta-

-¡¡Jaja lo sé, claro que lo vi!!-
-Pero no manches!!! ¿Viste cómo te vio? Se quedo trabado y no me digas que no-
-Si, si lo vi-
Respondí a sus ojos amenazantes -Pero es un idiota, ahora si se fija en mi-
Y es que ambos lo teníamos claro, era obvio que yo no fui nada reservado cuando lo acosaba incluso me había cachado en varias miradas, más aquella vez que lo había agregado a Facebook era más que obvio el por qué.
 Tal vez muchos pensaran en el “ahora si se fija en mi” digo son pocas las personas homosexuales/bisexuales… Sin embargo, tengo buenas dotes de investigador y su Instagram me decía que no era al menos heterosexual más aquella mirada que tuvimos en ese pequeño choque, en fin, obviamente nuestro camino a la casa de Karla se basó únicamente en ese encuentro regañándome por mi actitud y yo solo defendiéndome.
Al fin después de dejarla y de uno que otro regaño más por parte de ella al bajarse del auto me fui en dirección a mi casa, no podía negarlo obviamente pensaba en él, en ese chico alto, delgado de barba perfecta y ojos enigmáticos y ese look entre elegante y hípster. Al llegar a mi casa me desvestí y me acosté a dormir.
La noche paso sin imprevistos y eso que tengo una rara tendencia de soñar muy prontamente lo que me ha ocurrido en el día, a la mañana siguiente un domingo de esos de echarla… la flojera… también era día de pasarlo en familia como siempre había sucedido ya que vivíamos mi madre y yo solos, aunque nos acompañaban esta vez dos sobrinos. El día transcurrió con normalidad, por la noche me bañe y me fui a acostar, revise mi celular por última vez antes de cerrar los ojos y una notificación de Instagram me hizo perder el poco sueño que tenía.“Luis B. ahora te sigue”.

Avatar de Usuario
Legnacr
Chico Bello
Mensajes: 52
Registrado: 16 Feb 2014 05:30
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 4 veces

Mensaje por Legnacr » 07 May 2019 06:39

Capítulo 2
El día siguiente, de hecho, el mes siguiente no hubo ninguna actualización ala respecto… A no ser por aquellos like que comenzaron a aparecer por parte de Luis en mis fotos de Instagram, claro la verdad es que era bastante perspicaz, sus like eran uno o dos al día combinados entre mis fotos “sexys” (cabe recalcar que la cuenta la hice después de mi cambio así que ya sabrán), y otras de mi trabajo, amigos o mis salidas con Karen.

Aquello era una plática constante con mi amiga, había comenzado como unas cuentas anecdóticas que yo le comentaba a ser una plática que ella misma sacaba como alimentándose del chisme (no, ella no es de esas argüenderas lo suyo era por mi), formábamos un debate por toda red social en la que podíamos comunicarnos y más aún cuando nos veíamos
.
-Weeeey le gustas!!-
-Estas loca, así le da like a mucha gente- Le mentí o al menos le oculté mis sospechas.
-Háblale tienes que hacer lo que dijiste-
Antes de mi cambio como buen muchacho reprimido decía que cuando cambiara sería un maldito que no tendría piedad con mujeres y hombres, los conquistaría para después abandonarlos o simplemente no les haría caso como me pasaba a mí.
-No Karla, ya sé lo que dije, pero tampoco se siente bonito que te busquen ahora si-
Además, siendo sincero como culpar a alguien simplemente por no querer si quiera hacerle caso a una persona con sobre peso al fin era cuestión de gustos. En fin, que Karla defendía que yo siguiera el plan me quería convertir en un villano prostituto y yo simplemente no quería hacerle caso a alguien superficial por más que lo entendiera. 

Claro, cabía la posibilidad de que todo fueran pajas mentales nuestras y solamente fueran productos de casualidad.Cierta tarde después de un día de trabajo, tenía ya unos pocos minutos para salir, como cualquier godin comencé a guardar mis tuppers, dejar arregladas mis cosas para la siguiente semana platicar con mis compañeros hasta que vi una notificación en mi celular.
Luis B. te ha enviado un mensaje (por insta).
-Hola-
-Hola que tal-
-Bien, bien, gracias, ¿tu? -
-Aquí saliendo del trabajo- Tome mis cosas y salimos todos de la oficina.
-Vaya y que harás hoy? Es sábado, ¿tienes planes? -
-Pues no, nada- Mentí, tocaba salida con mi amiga.-
Te invito a cenar-
Me quede sorprendido, mi mente trabajo en un instante.

-Claro, está bien, ¿dónde? ¿A qué hora?- En mi mente pensaba en aquel parque donde nos miramos.-Vamos al Holly a las 8, nos vemos ahí-
-Va, ahí estaré- Le conteste, casi instantáneamente le comenté a mi amiga sorprendentemente accedió y casualmente tenía algo que hacer (hay ajá), en fin, regrese a mi casa, fui al gimnasio, me bañe, me cambie y me fui a aquel lugar, aunque con cierta incredulidad. 

En el lugar me quedé en el auto, me preparaba por si era cuestión de alguna broma o que simplemente no apareciera, pero no, cinco minutos después vi pasar su carro y a él un minuto después dirigiéndose al restaurant, Sali rápido detrás de él y nos encontramos en la puerta, nos saludamos como dos típicos chavos.
-Te gane-
-Si… claro- Le dije.
Nos sentamos en una mesa algo lejana.
-Oye este lugar está bien para ti? Digo no se si no comas hamburguesas-
-Naah, está bien es día de comida trampa- Pedimos y la plática se extendió durante dos horas al menos, entre comer y platicar lo básico, nuestros trabajos, gustos, nuestros ejercicios, donde vivimos (resultando que vivíamos a colonias cercanas), etc. Quise dejarlo llevar la plática esperar a saber cuáles eran sus intenciones, aunque me sorprendió que no salió en la plática algo al respecto sobre nuestro pasado en común la universidad, mi acoso o el habernos visto en aquel parque, éramos como una cita a ciegas, pero sin ninguna insinuación de parte del otro.

Terminamos y como buen par de machos nos peleamos por la cuenta, al final cada quien pago lo suyo, llegamos a mi auto que estaba más cercano a la entrada, ahí fue donde el dudo que tan temprano había llegado.
-Diablos yo y mi suerte-
-Que paso?... Aah- Mi llanta estaba ponchada siempre había tenido una extraña suerte con los automóviles, ya que, tenía que cambiar la llanta y poner la de repuesto.
-Te ayudo en algo? -
-No, está bien me imagino te tienes que ir- Le dije pero él no se fue, me ayudo a sacar las cosas de la cajuela y no se movió del lugar en todo el proceso hasta que finalice todo manchado ya que no acepte su ayuda para que él no se manchara, me quite la camiseta para limpiarme un poco las manos quedándome en camiseta de tirantes, nos despedimos, mis brazos aún estaban sucios por lo que su despedida fue un pequeño abrazo donde pude disfrutar del aroma de su loción.

Lo salude cuando se fue y yo tome mi camino a mi casa pensando en ese perfume realmente sabia producirse con esa ropa no formal pero que en él se veía como tal y ese buen gusto de olor, me fui a dormir muy apaciblemente, al siguiente día sábado muy a mi pesar me levante temprano, para mí el fin de semana es sagrado y de dormir hasta tarde pero tenía que cambiar la llanta y de paso hacer algún que otro movimiento mío y también de mi madre que aprovechaba toda salida que yo tuviera. 

Llegué hora y media más tarde a mi casa me puse una ropa cómoda y me puse a descansar en lo que mi madre concluía la comida, estaba cerrando los ojos cuando una notificación me llegó, me molesté, odiaba esos sonidos fuertes.
-Hola-
-Hola- Mi enojo se fue.
-¿Como vas? ¿Qué tal tu auto?-
-Bien ya quedo la llanta, nada grave-
-Que bien!, jeje oye, ayer no te pedí tu número-
Se lo di y continuamos por WhatsApp
-Para reafirmar: Que bien que no fue nada grabe de tu carro-
-Gracias, y gracias por quedarte ahí.
-No hay de que… -
- jeje- Silencio.
-Te gustaría… volver a cenar hoy? U ¿hoy si tienes compromiso?-
-No, no tengo, está bien- Esa respuesta fue más rápida de lo que yo mismo me esperaba.
-Genial, ¿que será bueno?-
-mmh mándame tu dirección, paso por ti a las 8- La envió al instante, una sonrisa se marcó en mi cara, ¿qué estaba pasándome?

Nuevamente esperé algo ansioso a que llegara la noche, aunque no quería sentirme así, al fin que no buscábamos nada se había notado en la cita anterior, pero pues no podía dejar de vestirme bien, unos jeans, una camisa azul y un par de zapatos café y esta vez me rocié más perfume de lo normal.

Sali con tiempo llegando a su casa 5 minutos antes de lo acordado, debo decir que no soy bueno para la puntualidad fuera de lo laboral, no sabía si tocar a su puerta o tocar el claxon así que le mande mensaje.
-Estoy afuera, no sé si tocar-
Me aplico el visto, pero salió de su casa y yo me quede de NO MAMES, el cabron era guapo sí, pero esta vez la rompió, Botas cortas café, jeans y una camisa a cuadros rojos y negros, sin duda ese era su color.
-No hay nadie en mi casa así que podrías tocar sin problemas.-
-Entiendo, ¿podrías volver a entrar a tu casa para tocar? -
-Voy- Dijo el haciendo como que abría la puerta -Pero a donde iremos? Digo para saber si abrirte o no-
-Mmh me vas a tener que abrir si quieres enterarte de a dónde-
-Demonios, mejor nos lo ahorramos, vamos-
Arranque el auto y nos fuimos riendo un poco, secretamente yo respiraba atrayendo el olor de su loción. Pensaba llevarlo a mismo lugar donde nos habíamos visto hacia un mes, pero era desaprovechar lo galán que se veía, llegamos a un bar pedimos una ensalada y platicamos escuchando la música. más entrada la noche le confesé.
-Sabes, pensaba llevarte al Truck park, ahí donde nos vimos hace un mes-
-Nos vimos ahí? No lo recuerdo- Insultaba mi inteligencia, pero el juraba que no.
-Si claro-
-Es verdad no lo recuerdo- Después sabría el por qué “no lo recordaba”.Tomamos un poco de cerveza, no tanto ya que yo manejaba y él no era tan fan de ella, nos divertimos, fue un momento agradable, no hubo tanta platica solo pasar el momento juntos hasta que el bar anunciaba su cierre por esa noche señal que había que llevar a Luis a casa. 

Llegábamos a su casa, hubo un instante donde los dos nos quedamos sin decir nada hasta que me estacioné en su casa, el abrió la puerta del carro y yo lo seguí acompañándolo hasta la puerta, el momento fue incomodo, ya que a quien se acompaña normalmente es a las muchachas.
-Yo… puedo pasar a tu baño?- Trate de salvarme.
-Si claro, está aquí al lado- Me dijo pasándome a su casa, gracias a la cerveza tenía un poco que descargar y ayudarme con la salvada, concluí me lavé las manos y salí, ahí estaba el, recargado en un sillón esperándome sobándose sus manos nerviosos.
-Gracias Luis, bueno ya me voy-
-De nada Erik, gracias a ti por la cena-
Esta vez nos tomamos la mano, yo temblaba así que quité mi mano rápido y salí por la puerta.
-Espera- Me dijo tocando mi hombro, yo me gire hacia el volvimos a conectar las miradas y entonces el me besó, trate de resistirme, pero esos labios sabían a gloria.  

Nos adentramos nuevamente a su casa, cerro y yo puse alarma a mi auto, sus manos se acomodaron en mi hombre y en mi cabeza y yo a él por la espalda, era curioso sentir sus labios gruesos mas no exagerados y el cómo nuestras barbas se raspaban.
-Sabes a cerveza- Dijo.
-Al menos no es ensalada-
-Ven- Dijo después de una risa que remato con una gran sonrisa que me mataba, me tomo la mano más temblorosa que antes, me condujo por un pasillo y subimos las escaleras llegamos al primer cuarto donde había dos camas. 

 Lo arroje a la cama más próxima, cayo sentado desesperado comenzó a quitar los botones de mi camisa mientras besaba cada parte que se revelaba mientras yo desabotonaba las mangas de mi camisa, pronto mi abdomen quedo descubierto, volvimos a besarnos recostándonos en la cama el fuego comenzaba a ardernos abrí los botones de su camisa aunque el termino correcto sería arranque los
botones, deje su pecho al descubierto, un cuerpo delgado pero trabajado y con una pequeña muestra de vello que me mataba, bese su cuello y luego hice sus pezones presas de mis labios y de mis dientes a pequeñas mordidas.
 

 Me pare un instante me saque los zapatos con facilidad y luego las calcetas, acto seguido tome sus botas para quitárselas junto a sus calcetines y contemplar unos segundos sus pies. El me tomo la barbilla con sus manos para atraer de nuevo nuestros labios, me fui parando para poder tener la libertad de desabrocharme el cinturón pero él fue quien lo hizo, bajo mi pantalón apoyándose con el costado de sus manos ya que lo que hizo fue dibujar el contorno de mis piernas, yo solo tuve que levantar mis pies para zafarme de ellos, Luis contemplo un poco mi bóxer gris denotando el bulto que se había formado y sin temor alguno comenzó a chupar mi pene por encima del bóxer.

Yo lo arroje nuevamente a la cama, volví a besar su cuerpo que olía riquísimo, llegue hasta el botón de su pantalón lo desabroche y se lo saque con prontitud, me tope con un bóxer negro a punto de estallar y sin contemplación también se lo arranque al fin vi su pene ese con el que había soñado alguna vez erecto apuntando hacia el techo, sin dudarlo lo lleve a mi boca comencé lamiendo su glande mientras él se retorcía, alternándolo con unas chupadas que cada vez iban más profundo hasta toparme con su vello púbico.

Nuevamente el levanto mi barbilla para provocar un nuevo beso y donde el aprovechó para bajar mi bóxer y así quedamos desnudos pronto él se movió para poder mamarme esta vez sin ropa de por medio, comenzó lamiendo desde la base de mi tronco como un helado que se corre por el cono, una, dos, tres veces, cambio a darme chupetes en zonas de mi pene al azar, alternándolas con chupadas en mi glande y poco a poco empezó a tragarse mi pene, sus actos eran un poco inseguros y con fallos pero no estaba mal.
-Cógeme- Dijo.
-Tienes condón?- Le pregunte pues no tenía planeado llegar a esto
-Déjame buscar en las cosas de mi hermano- Me dijo y salió al otro cuarto, yo contemple la vista de ver su desnudez, su trasero no era grande, pero cumplía con su cometido, regreso un minuto después, me entrego el condón algo nervioso, pero me beso, aunque no con tanto fuego. 

Lo lleve a ponerse en cuatro en la cama ahí estaba, el chico al que tanto deseaba en la universidad seria mío, abrí sus nalgas mostrando su orificio bastante cerrado, y lleve mi cara hacia él, mi lengua rozo su ano y él se contrajo en un acto reflejo pero fui insistente y poco a poco comencé a penetrar su ano con mi lengua ante unos pequeños gemidos por parte de él, abrí el empaque del condón, estaba dispuesto a destrozarlo a no ser por las palabras…
-Oye… yo… soy… virgen- Entendí todo de golpe entonces, adiós a la idea de destrozarlo, digo sería malo, pero no a ese modo.
-No te preocupes- LE dije, tome un poco del lubricante del condón y se lo embarre un poco introduciendo lentamente un dedo, notaba su incomodidad por ser la primera vez, metí un segundo dedo nuevamente se tensó y se los saque, para esta vez poner la punta de mi pene, lo introduje lentamente en él.
-No mames que es esto-Notaba como se tensaba más hasta que mi glande se introdujo y tome una pausa.
-No… no estoy seguro- Dijo, pero no me dejaría con las ganas, seguí introduciendo lentamente cada centímetro.
-cabron mejor no!- Lo ignore y le tome las caderas, seguí introduciendo hasta que sus nalgas chocaron con mi pubis, el siguió protestando quería parar.
-Calma, te acostumbraras, te lo prometo, no te hare daño- Le dije y note como su cuerpo se tranquilizaba, deje pasar unos minutos hasta que sentí que su cuerpo dejaba de apretar, saque lentamente mi pene de él hasta llegar al glande y nuevamente lo introduje lentamente hasta el fondo. 

Así comenzó nuestro acto, poco a poco fui aumentando la velocidad con la que lo penetraba, poco a poco su cuerpo dejaba de tensarse cada vez que lo introducía, sus quejidos comenzaban a transformarse en gemidos, mis penetraciones cambiaron a embestidas poco a poco nos convertimos en dos bestias sedientas de sexo, sus manos se aferraban a las sabanas y las mías a sus caderas.
-Cabron que rico-
-Aprietas rico Luis- Deje de tomar sus caderas seguro de que ya no se zafaría, abrace su pecho atrayéndolo hacia a mi haciendo que yo me arrodillara y él se arqueara encima de mi para pegar su espalda a mi pecho, busque sus labios nos besamos, tome su pene, comencé a masturbarlo, mis embestidas provocaban que su pene penetrara mi mano, con mi otra mano apretaba sus pezones, él se volvía loco no sabía dónde poner sus manos a veces tomaba mi cabeza, otras mis nalgas o mis propias manos.
-Me voy a venir Erick no mames- Grito extasiado de ese primer orgasmo que te produce el sexo.
-Aaaaaaah- Grito y sentí un chorro de leche caer en mi mano que abrazaba su pecho, nuevo grito y un chorro más y más y más hasta que mi propia mano comenzó a humedecerse por el semen que chorreaba por su pene, yo seguí con mi fuerza pélvica embistiendo la profundidad de su ano, el quedo mudo, absorto en aquel orgasmo.
-Ya me vengo- Le dije y al momento mi pene comenzó a vaciarse dentro de su ano, aunque protegido por el condón, mis embestidas fueron bajando de tono lentamente hasta no ser más que un simple espasmo, nuevamente y por última vez lo lleve a la cama aun abrazado a su espalda, lo recosté conmigo encima de él y saque mi pene de su ano, me saque el condón, lo abroche y lo tire al suelo.

Me recosté junto a él un momento, comprobé que aún no estaba dormido, estaba en ese trance post orgásmico, el me miro también y con un poco de esfuerzo me dijo:
-Gracias-
-Por qué? -
-Por que…. Estuvo rico.-
-Qué bueno que me dijiste que eras virgen porque, si no, ahorita estuviéramos en el baño aplicándote hielo en el culo- Reímos ambos, aunque estaba seguro que al siguiente dirá igual querría aplicarse hielo.
-Me tengo que ir Luis-
-No te vayas… quédate, ahorita me repongo- Me dijo y me recosté, junto a él, no nos acurrucamos simplemente estaba cada uno en su lado de esa angosta cama, nos miramos a los ojos hasta que yo vi como los suyos poco a poco se fueron cerrando para sumirse en un sueño profundo.

xanders3
Chico Bello
Mensajes: 44
Registrado: 30 Ago 2019 20:16
Gracias Dadas: 6 veces
Gracias Recibidas: 12 veces

Mensaje por xanders3 » 25 Sep 2019 20:58

y qué más pasó? :open_mouth:

Responder