Aventuras de un stripper

Relatos || Atrévete a contar tus experiencias más picantes y relatos
Responder
Avatar de Usuario
DodgeChallenger
Xtasiado
Mensajes: 199
Registrado: 20 Nov 2017 23:41
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 12 veces

Aventuras de un stripper

Mensaje por DodgeChallenger » 26 Feb 2019 19:18

Q tal, voy a hacer una historia que trataré sea del agrado del foro y que yo la disfrute también, mi hilo personal es muy aburrido ¿no?. Voy a hacer un personaje parecido a ¡Cuidado con Darío! y extenderé lo que puse allí con el tal Ferdinand, ese stripper es caliente, inescrupuloso, vividor ¿pero tendrá algún lado humano?. Pero no lo puedo llamar Darío, porque conté que me salió un gran amigo que se llama así, que aprecio y respeto mucho. Lo llamaré... Rocco.

-----------------

Es de noche en la gran ciudad. Suena música Dance, las luces de la discoteca brillan con intensidad y los reflectores giran incesantemente mientras bailo entregado a ese ritmo sensual. Hay olor a colonias costosas, cuyos aromas no ocultan el olor natural de cuerpos sudorosos, de licor, de diversión.... de sexo. Y ahí estoy yo, como siempre, bien dispuesto a pasarla a lo grande ¿Quieres pasarla a lo grande conmigo? Eso es lo que parezco decir siempre con mi sonrisa provocadora, con mi forma varonil y sensual de moverme, con mi ropa bien escogida, mi chaqueta de cuero negro abierta que deja ver una camisa de fino material bien ajustada a mi torso, que no deja lugar a la imaginación sobre mi musculatura recia y fornida. Tendrías que verme cómo me desnudo bailando, soy un toro, un león, soy puro fuego... soy Rocco.

¿La quieres pasar bien conmigo? - Ya te lo pregunté antes.

Me aproximo a la barra y pido un licor fuerte en las rocas y me lo tomo de un solo golpe. Y me paso el dorso de la mano por la boca, miro de forma panorámica toda esa disco tan fastuosa, elegante, tan llena de gente atractiva con ansias de divertirse como yo. Y sonrío, la noche es mía, como siempre...

Y por supuesto no faltan las miradas hacia mi, conozco esos ojos ávidos de lujuria estudiándome y esa media sonrisa llena de deseo. Yo les respondo con algún giro de baile desenfadado y mi mirada, con mis ojos de un azul intenso, les dice de forma misteriosa:

Puede ser, puede ser que seas tu....

Pero, yo tengo un problema con eso, y es que conmigo las cosas nunca son gratis. ¿Por qué va a ser gratis alguien con mi apariencia? Aunque a veces puedo hacer excepciones ¿cierto? ¿quieres que la haga contigo? ¿Qué me puedes dar tu a cambio?

Pensando en eso, de repente siento un roce muy sugerente a mis espaldas. Volteo, y un hombre apuesto de unos 30 años, con aspecto de ejecutivo me sonríe y me dice:

Disculpa por el roce, estaba distraido. Y me extiende la mano y me dice: Aníbal, me llamo Aníbal Lozano, trabajo en Southern Tech ¿y tu?

¿Y yo? ¿Qué le puedo decir de mi? ¿Que soy un vividor profesional? ¿Que me gusta colarme en las fiestas del jet set y volverme el amante fogoso de aquel o aquella bien dispuesta a darme una buena vida? ¿Qué hoy tengo la noche libre pero que puede encontrarme en Adonis como stripper jueves y sábados? ¿Este de donde salió? Parece tener dinero, ser gay ¿y no conoce Adonis?

Y yo le digo:

Q tal, soy Rocco Germani, soy modelo y también me dedico al entretenimiento nocturno.

Y Aníbal me dice:

¿italiano? ¿Entretenimiento nocturno? Algo me hizo pensar que eras modelo, en esta disco hay muchos. ¿Entretenimiento nocturno? -y entonces sonrió de forma insinuante- ¿y en qué consiste ese entretenimiento?

Yo le contesté con total desenfado:
Uno que podría gustarte mucho, estoy seguro que sí.

Y él hizo como que dudaba, se rascó la cabeza y me dijo:
Bueno, quizás me interese pero.... para decidirme me gustaría alguna muestra gratis, de lo que sea que haces de entretenimiento nocturno.

¿Por qué no Aníbal? -le contesté- Lo que podemos hacer es...

Y de repente una voz femenina salió diciendo:

¡Ánibal mi vida! ¿Donde estabas? -era bastante atractiva, de un cabello ondulado muy sugestivo, pero entonces se sorprendió al verme y su mirada fue de gusto pero también de incomodidad y entonces voltea y le pregunta a Aníbal- ¿Y éste quien es?

Y entonces Aníbal la mira con cierto cinismo como diciendo "en muy buena compañía, ¿no es obvio?" y entonces ella pareció enojarse y le dijo:

Ya entendí!!!!.... no hace falta que me digas más, con tu mirada me lo dices todo. Está bien -dijo seca- pásala muy bien mi vida, se nota que conseguiste la compañía perfecta para ti, se ve que te complacerá mejor que yo.

Y entonces Aníbal le dijo en un tono falsamente conciliador:

Rocío, tu sabes que tu eres divina y....

Y ella dijo de forma grosera:
¡Ya cállate! y entonces me dio una breve mirada de unos celos y un despecho enormes y se fue inmediatamente.

Algo temperamental tu compañía de esta noche -fue lo que le dije. Creo que no te convenía ella.

De seguro -dijo Anibal. Por cierto, yo soy nuevo en esta disco ¿tu la conoces? ¿Sabes donde están los baños? -me dijo en un tono visiblemente excitado

Ah claro, también aprovecho de ir yo para refrescarme la cara, hace un poco de calor -y entonces me quité la chaqueta de cuero y así erguido, le dejé ver más claro de lo que estaba hecho como varón atractivo, varonil y apasionado que soy.

Y entonces de repente se me abalanzó y me dijo con pasión en el oído, susurrando:

Quiero verte desnudo esta noche, me tienes loco desde que te vi por ahí caminando solo.

Y entonces yo le dije:
¿Tu dices? Tu pediste solo una muestra gratis

Y entonces me dijo:
Vámonos a otra parte, vámonos por ahí de paseo, solos tu y yo ¿qué tal?

Y entonces le dije fingiendo que no estaba interesado:
Pero si apenas la noche comienza, y esta música que...

Y el me dijo:
Tengo un excelente piso, podemos continuar el baile allí mientras te meto la mano en la entrepierna y te masajeo bien.

Jajaja, este Aníbal estaba muy impaciente -y yo le dije- ¿masajearme mi miembro? Yo soy bueno dando masajes también, te puedo hacer uno que no olvidarás. ¿Me querías ver desnudo? Podrás verme desnudándome lentamente, soy stripper profesional.

Y entonces vi que Anibal se le entrecortó la respiración:
¡Vamos a mi coche! Allí te quiero hacer un buena mamada, estás demasiado rico coño.

Y entonces lo detuve y le dije:
Pero bueno tranquilo, ni siquiera he cenado y así con hambre...

¿¿Donde quieres cenar?? Yo te invito.-dijo totalmente impaciente

Y yo le dije de forma provocadora ¿Que tal en Le Corbusier? -uuuuf "Le Corbusier era un restaurante costosísimo, de un diseño esmerado que recordaba al famoso arquitecto y una comida de un nivel....

Pues vamos. Y salimos a la calle, tenía un deportivo imponente, no me equivoqué, este Anibal tenía dinero, bastante.

Y entonces en Le Corbusier él pidió estar en la zona privada y se veía alegre y yo lo alegré más con mi conversación, pedí lo mejor de la carta y entre conversación, chistes y demás tonterías de repente en plena comida sentí que Aníbal puso su mano en mi entrepierna por debajo de la mesa y buscó sacarme el pene. Ambos miramos la puerta del restaurante que nos daba privacidad y fuera veíamos las sombras de camareros y el sonido de todos esos comensales, hablando, comiendo, riendo, más la música de una banda de jazz. Y entonces me quite la camisa allí mismo sentado y eso hizo que Aníbal se estremeciera de gusto y entonces se abalanzó por debajo de la mesa y me desajustó la correa, me abrió el pantalón y empezó a saborear mi pene con total entrega. Yo disfrutaba esa mamada y mientras lo hacía, yo mismo me acariciaba mi pecho y mis brazos y emitía gemidos de gozo. Eso fue una mamada larga, me lamía el pene como quería, me lo chupaba por un lado, por otro, se metía los testículos en la boca y yo sentía su lengua, uuufff, me iba a dar una corrida descomunal, qué mamada más buena. Y entonces se salió de la mesa y me hizo levantarme y me arrinconó en una esquina y empezó a besarme la cara, los brazos, a palpar mis pectorales mientras yo lo ayudaba a desnudarse, allí mismo, en Le Corbusier. Entonces me le puse a sus espaldas y lo abracé fuerte por detrás y medio lo levanté y el estaba diciendo, de una forma que no se le oyera mucho:

¡¡Eso, eso!! Quiero sentir esos brazos así de fuertes mientras me penetras, hazlo.

Y ese fue mi momento PERFECTO para usar uno de mis trucos, uno de tantos. Sin que se diera cuenta accioné cierta función en mi móvil y le dije:
Prepárate para la cogida de tu vida - y le metí un dedo en el ano de una manera que pegó un grito de placer. Pero de repente ¡¡sonó una alarma en mi móvil!! y yo le fingí que estaba sorprendido:

¡Espera! ¿Qué es esto? Esa es una llamada importante con un mensaje de texto que dice "Rocco, es una emergencia, tienes que venir ya, mamá tiene otra crisis y se acabó la medicina"

Y entonces él se alteró mucho y me dijo:
¿Pero qué dices? ¡¡Cógeme, cógeme!!!

Y entonces le dije:
Es una emergencia, tengo que irme -y puse un tono de voz como de alguien avergonzado- Mira, me gustas mucho Aníbal, pero tengo que salir corriendo a buscar una medicina, no se cuanto me tarde, si lo hago rápido nos podemos encontrar en otra parte, aunque yo sin coche y tengo que conseguir el dinero, es costoso lo que tengo que llevar, me puede hacer tardar más...

Y el me dijo todo decidido:
Yo te llevo y por el dinero, yo te lo pago, no busques nada, salgamos rápido de eso....

Y yo le dije como si estuviera apenado:
Mira, ya me pagaste la cena, lo de esa medicina -pero al decirle eso me toqúe el pene todavía erecto, simulando que me lo acomodaba mejor mientras me vestía.

¡Yo te la pago!!!! -dijo casi a gritos- Vámonos ya....

Bueno, nos fuimos finalmente y le hice pagar una costosa medicina inexistente que llegó directo a mi cuenta bancaria y me permitiría darme unos cuantos gustos y le dije que mi hermana, una que no tenía, la pasaría buscando a la farmacia, para tener más tiempo él y yo juntos el resto de la noche. Este Anibal era un filón, me las arreglé luego para darle una gran noche en su piso, marcarlo como macho para que no me olvidara porque esto parecía ser el comienzo de una gran "amistad". Además, no se me olvidó lo que me dijo al principio:

"Trabajo en Southern tech"

Una startup que yo sabía había tenido un vertiginoso éxito financiero y estaba valuada en pocos años en 1000 millones de dólares!!!!, eso yo lo sabía porque vivía pendiente de esas cosas. Anibal podría ser el comienzo de todo un recorrido de cuerpos por esa floreciente empresa, recorrido que me llevaría tarde o temprano a alguien que marcó mi vida y yo marqué la suya: Ferdinand Dumont, alguien que todavía no conocía, pero ya conocería y se volvería el centro de toda una trama de estafa, pasión y utilización y explotación mutua.

Pero todavía falta para que Ferdinand entre en esta historia.
Imagen

Responder