El profesor de natación...

Relatos || Atrévete a contar tus experiencias más picantes y relatos
Responder
Avatar de Usuario
magnoleo85
Xtasiado
Mensajes: 537
Registrado: 21 Abr 2010 15:13
Gracias Dadas: 2 veces
Gracias Recibidas: 4 veces

El profesor de natación...

Mensaje por magnoleo85 » 14 Ene 2019 20:32

Descubrí que era gay cuando tenía 13 años. Fue un proceso largo donde estuvo involucrado un instructor de natación terriblemente atractivo.

Todo comenzó en el primer curso del instituto, nos apuntaron a clases de natación y nos dijeron que durante el curso acudiríamos dos días por semana durante una hora a nadar con un instructor. Los más avispados ya sabían nadar, pero incluso a ellos les vendría bien afinar su técnica.
El instructor de gimnasio era un tío de unos 25 años. En aquel entonces me parecía un viejo, claro, desde mi perspectiva. Pero la realidad es que era un chavalillo con los estudios de educación física recién terminados. Era guapísimo, con una sonrisa perfecta que lucía constantemente. Su corto cabello, negro y ondulado, era muy rebelde y siempre que se ponía el gorro reglamentario para meterse en el agua, algún mechón salvaje escapaba a su prisión. Llevaba la barba corta, de esa que pincha, y un lunar distintivo cerca del labio en la mejilla derecha. Sus ojos eran castaños y afilados, con un aire de perversión. Su cuerpo era atlético, delgado y fibrado, pero con una espalda ancha y un pecho fuerte y peludo. De lejos no parecía estar tan cachas, pero si te pillaba de cerca alucinabas con el volumen de su espalda. Su vello me volvía loco, le cubría todo el pecho, los brazos y las piernas. Podías ver los remolinos que se le formaban en los muslos, justo por debajo del pequeño slip que llevaba, y te daba rienda suelta a imaginar lo peludo que tenía que ser aquel culito respingón.

Aunque yo todavía no entendía que era gay (maldita falta de educación sexual) sí que entendí que aquel tipo captaba mucho mi interés. Me gustaba mirarlo y admirar su cuerpo. Sobretodo, me gustaba los días en los que venía con el sip azul, que marcaba mucho más su voluminoso pene.
Las chicas de clase lo adoraban (evidentemente) y a pesar de tener solo 13 años se contoneaban como pavos en celo delante de él. Él que no era ningún santo, participaba alegremente en sus juegos de flirteo, mostrando siempre aquella sonrisa endiabladamente sexy, a pesar de lo moralmente incorrecto que era que ligase con chicas que acababan de entrar en la adolescencia.
Había dos de ellas que captaban especialmente su interés, chicas muy desarrolladas para tener apenas 13 años y que marcaban grandes pechos en el bañador de una sola pieza. Él les miraba el escote sin disimulo alguno, y ellas lo adoraban. Yo me sentía terriblemente celoso (aunque no entendía el por qué) y así se lo comuniqué a mis compañeros.

"No es justo que coquetee con ellas, son niñas a su lado." Dije.
"Ya.. deberían denunciarlo. Para ellas somos invisibles, solo tienen ojos para él."
Me costó darme cuenta que mis celos eran distintos a los de mis compañeros de clase. Ellos lo odiaban a él por llevarse las atenciones de las chicas, yo las odiaba a ellas por llevarse la atención de él.

Las clases continuaron así, semana tras semana, hasta un día de invierno donde hubo una helada. El coche de mi madre había patinado y se llevó un porrazo (nada grave) así que tuvimos que esperar a la grua. Llegué a clase de natación media hora tarde, y le expliqué al atractivo instructor lo que había pasado.
"Bueno pues te quedarás un rato después de clase, hoy he estado enseñando una técnica especial y me interesa que todos la aprendáis." Me dijo.

Así pues, después de la clase cuando todos se marcharon, yo me quedé un rato adicional. El instructor perdió un poco su compostura profesional y me entregó una clase mucho más informal y amistosa, al estar solos los dos en las instalaciones de la piscina. De entrada se quitó el gorro reglamentario, con lo cual pude observar las distintas formas que su hermoso cabello azabache adoptaba con el agua. En cierto momento se dedicó a corregirme posturas, para lo cual tenía que cogerme de los brazos, piernas o incluso levantar mi culo con sus manos cuando hacía falta. A mí me gustaba el contacto de sus varoniles manos de hombre mayor y mi corazón latía tan fuerte que me daba pánico que pudiera escucharlo.

Tras la clase, me acompañó al vestuario. Por lo general, él solía esperar a que todos nos marcháramos para ducharse y recoger sus cosas, pero aquel día ya había invertido media hora más de lo normal conmigo, y supongo que no querría salir más tarde de lo habitual. Así que en lugar de esperar a que me yo me marchase, se preparó para irse también.
"¿Te ha gustado la clase?" me preguntó mientras se bajaba el pequeño slip y lo dejaba caer en el suelo.
"Ah... sí" respondí absolutamente hipnotizado.
Era la primera vez que veía su polla. Y era enorme. Una enorme polla, gorda y robusta con infinitas venas grabadas en ella. Estaba circuncidada, y era increíblemente peluda (algo que ya se dejaba intuir debido a su vello corporal). Me quedé hipnotizado mirándola. Pero recuerdo que lo que más me impactó en aquel entonces, fue lo grandes y peludas que eran sus pelotas. Eran como pelotas de tennis. Evidentemente, él se dio cuenta de la fascinación que había provocado en mí.
"Qué pasa ¿Es la primera vez que ves una polla adulta?" bromeó sarcásticamente.

Se metió en la ducha y pude observar el curioso baile de sus nalgas mientras caminaba. Eran grandes como dos melocotones, y peludas a rabiar. El tío tenía un cuerpazo definido que no tenía nada que envidiar a la de un modelo profesional.
La zona de las duchas estaba a un lado del vestuario, y era un espacio abierto con duchas compartidas. Se plantó en medio y se empezó a enjabonar su peludo cuerpo. Empezó por el pecho, continuó con las axilas y después se pasó al vello púbico. Su cuerpo se llenaba de la espuma del jabón, y él seguía paseando sus manos por cada rincón de su atlética figura. Yo reaccioné lo suficiente como para desnudarme también y acompañarlo en las duchas. Me puse en la ducha de enfrente y así observé aquella escena un rato más.

Al agacharse para enjabonarse los pies, se le marcaron los tríceps en el brazo y los músculos de la espalda. Una vez más quedé maravillado por el volumen y la definición de aquellos músculos. Además su culo se entreabrió al agacharse, y pude echar un vistazo rápido a su peludo y pequeño ano. Aquello me puso cachondísimo. De pronto me di cuenta de que me había empalmado. Mi polla estaba tan dura y rígida que casi me dolía. Y yo todavía, con mis inocentes 13 años, no entendía el por qué.
Él se giró y se dio cuenta.
"Vale, estoy empezando a pensar que estás especialmente interesado en mí" sonrió una vez más "¿Eres marica?"
Yo no entendía lo que significaba aquella palabra (una vez más, falta de cursos de educación sexual) pero entendí por contexto que era algo malo.
"No" respondí mientras seguía mirando con interés su enorme polla.
Él se echó a reír, y en lugar de cubrirse para que yo no lo viera cambió su actitud y empezó a exhibirse. Enjabonándose los pectorales, los huevos y la polla con mucho cuidado y despacio, luciéndose para mí. Si lo pienso ahora que soy adulto, he llegado a la conclusión de que le gustaba sentirse atractivo y ser el centro de atención. Por eso siempre se paseaba alrededor de la piscina mostrando su atlético cuerpo, con aquel slip tan pequeñito que tapaba solo lo imprescindible. Y aquel día en las duchas, le gustó que yo encontrara su cuerpo atractivo. Para él era un halago enorme.
Por eso empezó a toquetearse poco a poco y cada vez con más interés su polla. Ésta empezó a crecer y ponerse dura.

"¿Sabes? Es normal. A tu edad, todos hemos experimentado cosas. Tienes curiosidad, y la mejor manera de vencer la curiosidad es probar." Me dijo.
Yo tenía la garganta seca, estaba inmóvil y con la mirada grabada en aquel pene que ahora había empezado a crecer sin control alguno. Él siguió diciendo cosas, insinuándose, mientras se masajeaba cada vez de manera más evidente la polla. Yo no podía atender a sus palabras, estaba demasiado maravillado por el crecimiento de su pene, el cual se retorció hasta adoptar la rigidez de un bastón. Largo, grueso y venoso. Dos de sus dedos pellizcaron uno de sus pezones y se mordió el labio mientras seguía pajeándose, ahora ya sin disimulo ninguno.
Y en ese momento, me corrí. Me corrí de manera exagerada, con uno de mis primeros orgasmos.
Fue intenso, y en parte quizá doloroso. Yo aún no controlaba aquellas cosas, y tenía el pene demasiado duro para sentir algo de placer. Recuerdo que gemí extrañado de lo que sucedía, no había sido voluntario. Me apoyé contra la pared mientras mi pequeño pene disparaba leche por todo el suelo. Recuerdo la expresión del profesor, que se detuvo y me miró extrañado.
Aquello debió cortarle el rollo bastante, o tal vez asustarlo por las implicaciones que podía acarrear. O tal vez simplemente había querido llevarme hasta ese punto y ya entonces perdió el interés. Fuera como fuese, su actitud cambió por completo. Se limpió el jabón en cuestión de segundos y salió de las duchas, con la polla aún erecta y tambaleándose de lado a lado.
No fue hasta que lo escuché marcharse del vestuario ya vestido que reaccioné, y me di cuenta de que ni siquiera me había terminado de duchar.

Desde ese día el instructor dejó de prestarme atención, todo siguió como siempre y sus bromas se centraron siempre en las chicas más pechugonas de clase. Dos meses después se marchó y supimos que había aceptado un puesto de trabajo como entrenador personal en un gimnasio. Yo no pude sacármelo de la cabeza durante años, y fue aquel sentimiento, junto al constante recuerdo de aquel día de invierno y mis fantasías nocturnas recurrentes, lo que me hicieron entender al final que era gay, y que lo que había sentido por el instructor había sido pura atracción sexual juvenil.

A día de hoy me arrepiento de no haber aprovechado más aquella oportunidad, pero mi ignorancia y juventud me jugaron una mala pasada. De poder volver atrás en el tiempo, volvería a aquel momento y me arrodillaría ante aquel escultural cuerpo y me metería esa enorme polla en la boca, hasta que su glande me tocara la campanilla. Después me pondría a cuatro patas y ofrecería mi entonces virginal culito para su deleite y disfrute personal. Me lo imagino lubricándome el ano con su lengua, mientras su recortada barba me pincha en las nalgas. Me imagino su sonrisa, siempre perversa, y aquel lunar tan distintivo junto al labio.

Pero por desgracia no podemos viajar atrás en el tiempo y aprovechar las oportunidades perdidas. Al menos, me llevo la satisfacción de haber visto la polla erecta de aquel tío con el que todas mis compañeras de clase (y algún otro chico) fantaseamos durante años.

marioal24
Xtasiado
Mensajes: 189
Registrado: 12 Abr 2008 21:50
Ubicación: Veracruz, Mèxico
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por marioal24 » 15 Ene 2019 19:44

Buenas tardes, leí tu relato y me gusto, pinta para ser una buena crónica espero la continúes.
Gracias por compartir

Marioal

sunmar
Xtasiado
Mensajes: 353
Registrado: 13 Abr 2008 00:30
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por sunmar » 21 Ene 2019 01:07

Que excelente y caliente relato, gracias por compartirlo :)

iosuxxy
Chico Bello
Mensajes: 61
Registrado: 23 May 2012 20:08
Ubicación: Pamplona (navarra)
Gracias Dadas: 59 veces
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por iosuxxy » 22 Abr 2019 11:55

Buen relato y bastante caliente. Desearia que lo continuarás. Gracias por compartirlo con todos nosotros....

bennieHaway
Novato
Mensajes: 5
Registrado: 22 Abr 2019 02:57
Estado animico:
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por bennieHaway » 25 Abr 2019 17:52

Hola chicos. Estoy pensando en sacarme este verano el curso para ser profesora de nataciГіn. ВїDГіnde me recomendais hacerlo?, Вїque duraciГіn tiene?
Estaba tanteando el de socorrista tambiГ©n, pero creo a la hora de trabajar me gusta mГЎs dar clases.
Gracias.

hol44
Chico Bello
Mensajes: 34
Registrado: 15 Mar 2017 20:28
Gracias Dadas: 7 veces
Gracias Recibidas: 22 veces

Mensaje por hol44 » 26 Abr 2019 14:44

Muy buen relato :ok: :ok: :ok:

catadevino
Chico Bello
Mensajes: 25
Registrado: 10 May 2010 21:53
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 1 vez

Mensaje por catadevino » 04 May 2019 10:48

genial, muy buen relato

sipia2001
Chico Bello
Mensajes: 25
Registrado: 22 Ene 2011 14:56
Gracias Dadas: 1 vez
Gracias Recibidas: 1 vez

Mensaje por sipia2001 » 04 May 2019 19:52

Muy buena historia 👌

Avatar de Usuario
jlmg89
Chico Bello
Mensajes: 27
Registrado: 29 Abr 2019 16:06
Gracias Dadas: 13 veces
Gracias Recibidas: 7 veces

Mensaje por jlmg89 » 01 Jun 2019 10:02

Estupendo relato. Estaría bien una segunda parte ;)

Avatar de Usuario
mixfactor
Chico Bello
Mensajes: 34
Registrado: 27 Ago 2019 03:57
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 4 veces

Mensaje por mixfactor » 27 Ago 2019 10:00

Buen relato. A esa edad me pasó algo parecido (sin llegar a proponerme nada) en las clases de natación 

Avatar de Usuario
magnoleo85
Xtasiado
Mensajes: 537
Registrado: 21 Abr 2010 15:13
Gracias Dadas: 2 veces
Gracias Recibidas: 4 veces

Mensaje por magnoleo85 » 20 Oct 2019 13:32

Me alegro que os gustara. Esto es algo que pasó una vez y no tiene más continuación, así que no voy a seguir la historia. Pero quería compartirlo.
Un saludo.

Responder