Diario de un universitario

Relatos || Atrévete a contar tus experiencias más picantes y relatos
deivid89
Xtasiado
Mensajes: 144
Registrado: 16 Feb 2015 00:40
Ubicación: Gijón
Gracias Dadas: 24 veces
Gracias Recibidas: 30 veces

Diario de un universitario

Mensaje por deivid89 » 11 Jun 2019 21:48

LÝKOS escribió:
10 Jun 2019 23:52
Joder, una vuelta por todo lo grande, no me salen las palabras para decir la forma que tienes de transmitir las sensaciones a los lectores, de verdad cuando Fer le removió el pelo a Enol se notaba la definición de ternura.

Olé tu y olé por volver espero mas capitulos. :nodigno:

Me alegro que te haya gustado... La verdad que de base no estaba pensado el revuelo del pelo... pero quedaba demasiado adorable y al releer lo escrito lo metí. Si es que Fer... ay Fer, lo que va a significar en esta historia!!

Gracias por leer :)

deivid89
Xtasiado
Mensajes: 144
Registrado: 16 Feb 2015 00:40
Ubicación: Gijón
Gracias Dadas: 24 veces
Gracias Recibidas: 30 veces

Mensaje por deivid89 » 12 Jun 2019 22:45

Muy buenas a todos! Parece que he empezado a pillar el ritmo, a ver si no se me va la inspiración. Os dejo la continuación, habrá acción en no mucho Imagen

Espero que os guste!

 11. Sábado por la mañana 

El ruido de una puerta al cerrarse hizo que despertase de mi plácido sueño, porque todo sea dicho desde que Fer me tapó por la noche y me acarició el pelo dormí como un bebé y más después del agobio que había pillado antes. Por dónde venía el sonido sabía que era la puerta de la calle y no una habitación. 

Empecé a abrir los ojos lentamente, había poca luz, pero no era de extrañar, al girar la cabeza hacia la ventana, podía ver cómo el día era de nuevo gris y lluvioso, la lluvia no había cesado en toda la noche o si lo había hecho, había vuelto a aparecer. Pero aún así había poca luz, debía de ser temprano, pero era algo raro que alguno de mis compañeros de piso se despertase pronto un sábado, más bien eran de los que antes de las 11 o 12 de la mañana no daban señales de vida, (y eso si no habían salido o bebido). 

Fui hacia mi habitación, cogí el teléfono y vi la hora, aún no eran ni las 9 de la mañana. Las 8:57 horas de un sábado, ¿quién su sano juicio se levanta un sábado a estas horas? Ordené la habitación un poco e intenté tirarme en la cama, pero aunque pasé la noche en el sofá estaba completamente descansado y con los ojos abiertos como platos, así que no perdí más el tiempo tirado en la cama.

Después camine hacia la cocina y me puse a hacer el desayuno. Ya que estaba aproveché e hice algunas tostadas de más por si Sergio o Fer despertaban, al menos que sea una forma de disculparme por el numerito que les di ayer por la noche. Y parece ser que el olor de las tostadas y de café recién hecho daban resultado, en cuanto tenía todo más o menos listo, escuché como una de las puertas se abría. Tardé un par de segundos en girarme, deseando que fuera Fer el que desayunase conmigo y que lo aceptase como una disculpa, pero mi gozo en un pozo, era Sergio. ¡Ojo! que no le desprecio, pero… Fer es Fer.

- Buenos días Sergio, ¿qué tal? – Dije con un tono bastante enérgico.
- Buenos días. ¡Quién te ha visto y quién te ve! Parece que has pasado buena noche y en ese sofá…
- Ya la verdad que sí, que dormí bien esta noche.
- Suerte la tuya, yo creo que si duermo en ese sofá toda la noche, me despierto roto.
- De momento sigo de una pieza. – Le dije sonriendo.
- Sí y de buen humor por lo que veo.
- Es sábado, que quieres, ¿te apuntas a desayunar? He hecho de sobra.
- Claro, gracias.
- No hay que darlas hombre, que somos amigos. – Sergio afirmó sonriendo. 

Nos sentamos en la mesa y comenzamos a desayunar, hablamos un poco de la película que vieron ayer…

- Entonces ayer, ¿la pelí guay?
- Bueno no estuvo mal para despejar la cabeza después de la semana. Luego nos fuimos a tomar algo en plan tranqui y demás. Lo que no entiendo es porque no te dio la gana de salir.
- Bufff Sergio, cosas mías, en serio.
- Ya, me lo supongo. Pero dejaste a Fer muy mosqueado.
- Joder, si es que la pifio siempre.
- Bueno no sería para tanto, pero ya te digo que este piensa que te pasa algo con él. Me ha dicho que llevas como una semana dándole largas a todo. Pero bueno, creo que conseguí quitarle esa idea, le he dicho que discutiste con tus padres y no estabas de humor; al menos para salir del paso. Pero… ¿te ha pasado algo con él? Joder, si tanto te mola… No lo entiendo tío.
- Que va Sergio, si lo que pasa es que tengo miedo de hacer las cosas mal. Sí me alejé algo de él, porque no quiero ilusionarme con que ocurra nada con él. Porque tengo miedo.
- Pues no lo entiendo chico. No te he mentido cuando te dije que le gustan los chicos, ¿eh?
- No, no es por ahí.
- ¿Entonces?
- Que tengo miedo de joder la convivencia y de perderle como amigo. Imagínate que sale mal la cosa, ¿cómo nos íbamos a aguantar aquí en casa? Y encima estás tú en medio. Os aprecio mucho y no quisiera estropear todo esto.
- Bufff, madre mía Enol, te estas comiendo el tarro mucho y tú solito lo estás haciendo todo mucho más complicado de lo que es.
- ¿Tú crees?
- Vaya que si creo... Fer es muy buen tío, en serio, créeme, es un buenazo. Aunque algo saliese mal, porque estas corriendo que no veas, te estas adelantando a todo, no pasaría nada. Sería él quien te pusiese las cosas más fáciles. Es muy fácil de llevar, ya te habrás dado cuenta, y siempre va a echarte una mano en todo. Deja que las cosas vayan poco a poco, bueno si tiene que ir, porque vamos estamos hablando de algo que aún ni existe, ¿o ha pasado algo?
- No, la verdad que no ha pasado nada.
- Pues entonces no te montes milongas. Si te apetece acércate a él y vas viendo que ocurre y sobre la marcha tío. No te ralles.
- Ya, pero no sé. Tengo miedo de joderlo.
- Como lo vuelvas a repetir te juro que te tiro por la ventana. No me seas.
- Vale, vale… Es que tengo miedo de ir muy rápido y yo me ilusiono por cualquier cosa. Ayer mismamente.
- ¿Ayer? Si ayer poco más y le das un puñetazo con tu mala leche.
- No, a ver, después de eso. Por la noche.
- ¿Qué paso?
- Nada, que vino por la noche. Me trajo una manta y me arropó y me acarició la cabeza. Y claro no sé qué tengo que pensar, porque, es que, es que joder, es que no sé.
- No tienes que pensar nada raro. Escúchame, le caes muy bien, créeme que le pareces muy buen chaval y no te voy a mentir, ayer le jodió mucho que le contestases así y además que no quieras hacer nada con él estos días, que te alejes, eso no te va nada bien.
- ¿Ves? Si es que todo lo jodo.
- Joder Enol, que no. Que Fer no es rencoroso. ¿De verdad piensa que si lo fuera te llevaría una manta?
- Además me acarició la cabeza. Bueno más bien me revolvió el pelo, no sé si a buenas o en plan pues te jodes.
- Que va a ser para joder… lo ha hecho en plan colega. Si ya te digo que es un buenazo y le caes muy bien.
- ¿Cómo que en plan colega?
- Sí, no des más vueltas.- Vale, vale… 

Intenté no darle más vueltas al asunto y continuamos hablando de otras cosas sin mayor importancia mientras terminábamos de desayunar. Fue cuando me disponía a recoger cuando me di cuenta de que Fer no había desayunado.

- Tendré que hacer alguna tostada más para este.
- ¿Ya vas a llevarle el desayuno a la cama? No corras tanto. – Dijo Sergio riéndose.
- No pero bueno, para que lo tenga aquí.
- Olvidate, Fer se marchó pronto esta mañana.
- Ostia es verdad, el portazo. ¿Era él?
- Sí.
- Joder que raro, si no es de madrugar. ¿A dónde va un sábado a las 8 y pico de la mañana?
- Basket.
- ¿Basket?
- ¿No te había dicho que jugaba en el equipo universitario de baloncesto?- Pero que dices.
- Sí, es una de las estrellitas del equipo. Bueno eso dice él - comentó Sergio riéndose -
- Joder, pues no me dijo nada tío.
- Qué raro… Igual pensó que te lo dijo, él es así.
- Joder que guay, baloncesto y todo.
- ¿Baloncesto y todo?
- Bueno, yo es que creo que tampoco os lo comenté, hasta hace un año jugaba a baloncesto en el equipo del instituto…
- Ostia que guay, ¡Hasta deporte en común tenéis!
- Bueno, no compares un equipo junior de instituto con jugar en la uni.
- Pues ya estás tardando en contarle que también eres de los de la canasta, le vas a caer mejor aún.
- Joder que guay… Oye y ¿cómo es que se va tan pronto?
- Tenía entreno a las 9 de la mañana. Esta tarde tienen el primer partido de liga y el entrenador quiere que entrenen esta mañana y luego quedan el resto del día “concentrados”
- Joder que “pro” todo, ¿no?
- Ya ves, no es lo normal. Al menos el año pasado no. Pero al ser el primer partido. Ni idea. Por cierto, me ha dicho que si vamos a verle. ¿Te animas?
- Bueno, pero ¿a qué hora es?
- ¿De verdad te preocupa? ¿Tienes algo mejor que hacer que ir a verle todo sudadito en pantalón corto y camiseta sin mangas? – Comentaba Sergio riéndose.
- Capullo… Pero no, la hora no es que me preocupe mucho.
- Es a las 7 de la tarde.
- Pues si sí, me apunto.
- Pues venga que ya tenemos plan para esta tarde.
- ¡Perfecto! 

Y sí todo era perfecto. Ya tenía plan para la tarde de un sábado lluvioso de octubre en el que no tenía más plan que quedarme en el piso mirando como pasaban las horas. Y quizás Sergio no iba tan desencaminado… Pocos planes resultan tan sexys como ver al buenorro de Fer sudadito, jugando a baloncesto. Lo peor sería ahora esperar hasta las 7 de la tarde, pero es que joder, que Fer jugaba a Baloncesto y algún día esperaba que pudiéramos ir a echar unas canastas...

mammbru
Xtasiado
Mensajes: 377
Registrado: 23 Feb 2006 22:15
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 5 veces

Mensaje por mammbru » 15 Jun 2019 15:12

La historia está genial. que bien que la continuaste. Ansioso estoy por saber como sigue, además los protagonistas me recuerdan a tres colegas mios que viven juntos en un piso.

Abbadon
Novato
Mensajes: 8
Registrado: 24 Abr 2019 22:03
Gracias Dadas: 20 veces
Gracias Recibidas: 10 veces

Mensaje por Abbadon » 15 Jun 2019 17:48

Muy buena historia, deseando ver como continua  :cool: 

deivid89
Xtasiado
Mensajes: 144
Registrado: 16 Feb 2015 00:40
Ubicación: Gijón
Gracias Dadas: 24 veces
Gracias Recibidas: 30 veces

Mensaje por deivid89 » 16 Jun 2019 21:41

mammbru escribió:
15 Jun 2019 15:12
La historia está genial. que bien que la continuaste. Ansioso estoy por saber como sigue, además los protagonistas me recuerdan a tres colegas mios que viven juntos en un piso.

Gracias por comentar mammbru! Me alegro que te guste y más si encima te recuerda a colegas tuyos :) hoy si no hay problema tendréis un nuevo capítulo... 
 
Abbadon escribió:
15 Jun 2019 17:48
Muy buena historia, deseando ver como continua :cool:
Si no hay problema hoy teneis continuación!

deivid89
Xtasiado
Mensajes: 144
Registrado: 16 Feb 2015 00:40
Ubicación: Gijón
Gracias Dadas: 24 veces
Gracias Recibidas: 30 veces

Mensaje por deivid89 » 16 Jun 2019 22:59

12. ¡Tres puntos colega!
  Después de acabar de recoger la cocina y demás, decidí ponerme a avanzar algo en mis tareas estudiantiles. Me puse a hacer algunos ejercicios y algún que otro trabajo pendiente, además de intentar estudiar un poco, aunque no era quien a concentrarme. Miré el reloj y era poco más de mediodía. Joder, si es que parece que el día no avanza, y en efecto, se estaba haciendo muy larga la mañana. Principalmente por las ganas que tenía de que llegase la hora del partido y ver a Fer en acción. Hombre… también afectaba el estar despierto desde las 9 de la mañana un sábado.

  Mate el tiempo como pude, ya fuese jugando con el ordenador o viendo la tele. Llegó la hora de comer y después de ello me fui a la habitación. Me tumbé sobre la cama e intenté dormir un rato para ver si con suerte avanzaba el tiempo más rápido. Parece que funcionó, a pesar de que me levanté descansado no tardé en caer dormido.

 Lo siguiente que recuerdo es como llamaban a la puerta de mi cuarto:

 - Ey Fer, que son casi las 6, si te tienes que duchar y demás, tienes el baño libre, pero no tardes mucho, sino llegaremos tarde.- ¿Las 6 ya?- Sí, me da que uno se ha pegado una buena siesta.- Ostia pues si tío. Entre el madrugar y dormir en ese sofá…- Pues, venga espabilando.

 Hice caso a Sergio. Me levanté, cogí una toalla y fui hacia el baño. Me quité la ropa y me metí en la ducha. Al sentir el agua caliente comencé a despertar del letargo de la siesta. Poco a poco el agua caliente se deslizaba por todo mi cuerpo. Cerré los ojos y me relajé mientras el calor acariciaba cada centímetro de mi piel. Mientras por mi cabeza sentía esa emoción de cuando te preparas para salir y sabes que lo vas a pasar bien. Pensaba en el partido, nunca me hubiera imaginado a Fer jugando en el equipo universitario. Y por qué no, pensabas en esa visión que me dio Sergio provocando esta mañana… Solo de imaginarlo jugando, corriendo, sudado, verlo en acción…

 Cuando me di cuenta, estaba completamente empalmado, mire hacia abajo y mi polla estaba lista para la guerra… Casi sin darme cuenta lleve una de mis manos y empecé a acariciarla despacio, llegue a mis huevos haciendo unas cosquillas que me volvían loco. Y aunque me apetecía un montón hacerme el pajote del siglo, no tenía tiempo para ello. Una buena paja merecía todo el tiempo del mundo y no hacerlo a prisa y corriendo. Además, seguramente esta noche tendría motivos para que fuera mejor.

 Bajé considerablemente la temperatura del agua y me duché lo más rápido que pude. Salí de la ducha, me enrollé en la toalla y salí corriendo hacia la habitación. Estuve rebuscando entre mi ropa, no sabía qué ponerme. 

 - Joder Enol, deja ya de tanta tontería - Me decía a mí mismo mientras rebuscaba entre mi armario. Parecía que estaba buscando ropa para una cita y realmente iba a ver un partido de baloncesto. Pero en el fondo me daba igual, era sábado y quizás luego saliéramos, aunque bueno igual Fer tenía sus planes.

 Al final escogí una camisa roja con cuadros negros y unos pantalones tipo jeans negros que, aunque esté mal que lo diga yo, me quedaban de puta madre y me hacían buen culo. Ah bueno y no menos importante era escoger bien la ropa interior… - ¡Mi madre! Si hago esto para ir a ver un partido de baloncesto, ¿qué hace cuando tenga una cita de verdad? - Al final me pillé unos bóxers nuevos que tenía de CK. Tenían un color azul celeste muy bonito. Eran muy ceñidos, marcando bien mi culo y porque no decirlo, el paquete…

 Me puse la ropa, fijándome de que el tiro del pantalón quedase ligeramente por debajo del elástico del calzoncillo, para que se vieran un poco y sugerir algo. Me puse frente al espejo y me veía guapo, creo que pocas veces me preparé con tanto esmero. Me peine lo mejor que pude y me llene de colonia. Ya puestos el pack completo.

 Justo cuando acaba llamaba Sergio a mi puerta:

 - Vamos tío, que se nos va a hacer tarde.- Ya, ya estoy.- Joder… Y tú ¿Me he perdido algo?
- ¿Cómo?
- Hombre, es que menudo modelito te has puesto, ¿no?
- Na… No es nada, lo primero que cogí.
- Anda ya Enol. Joder si apestas a colonia a kilómetros.
- ¿Qué dices? - Dije con preocupación, mientras Sergio se reía.
- Que no joder, que hueles muy bien, pero que se nota que te has puesto de “gala”
- Que puñetero eres.
- Lo sé. También sé que es Sábado y es día propicio para arreglarse.
- Pues eso, que ademas tú también te has arreglado… ¡y perfumado! - Y era verdad Sergio estaba realmente guapo, se había puesto una camisa blanca que le sentaba muy bien con unos pantalones vaqueros que le estilizaban la figura. Y olía muy bien a colonia fresca y limpio.- Si, bueno es que hoy de noche quedé con mi chica y bueno hay que ponerse guapo.
- Anda, si ya decía yo.
- Si quedé después del partido. ¿Tú has hecho planes?
- No, la verdad que no. Pensaba que igual saldríamos después del partido. - Dije algo apagado después de saber que quizás no hubiera más plan que ver un partido de basket.
- No te preocupes. Sé que Fer no tenía planes, ayer cuando llegamos por la noche me dijo que quedaría en casa, así que proponle algo que no te dirá que no. Así recuperas tiempo perdido.
- Bueno, no está mal.
- No, mal no está, está de puta madre. Y ahora andando, que vamos a llegar tarde.

Salimos del piso en unos minutos estábamos en el pabellón, del que solo conocía el gimnasio de haber ido un par de veces, nunca había visto la pista central. Me sorprendió que había bastante gente para ser una liga universitaria, pero se agradecía que hubiera ese ambiente de baloncesto. Estuvimos buscando sitio y tuvimos suerte, pues encontramos un par de ellos cerca del banquillo del equipo local. Quedaban aún 10 minutos para empezar el partido y ambos equipos debían de estar aún en los vestuarios recibiendo las últimas indicaciones de los entrenadores de cara al partido que iba a comenzar.

 Al minuto de sentarnos saltaron los jugadores a la cancha. Comenzaron a realizar ejercicios de calentamiento y yo intentaba buscar a mi favorito, claro está, a Fer. Y estaba un poco descolocado, porque no le veía por ninguna parte.

 - Oye tío, ¿Soy yo que estoy ciego o dónde anda Fer?
- No es que no debió salir aún.
- Joder, ya pensaba yo que no sabía reconocerle.
- Míralo, ahí lo tienes.

Y ahí salía él a cancha. En ese momento me empezaba a creer lo que decía Sergio de que era la “estrellita” del equipo. Salía el último, él solo, hablando con el entrenador, como si él también organizase el juego. Nada más llegar a su campo, pidió un balón, no tardaron en pasárselo, se acercó a la línea de triple y sin despeinarse se casco el solito la canasta. ¡Bestial! está claro que imponía en la cancha…

- Joder, menudo nivel tiene aquí Fer, ¿no?
- Ostia, es que es el capitán del equipo.
- No me jodas. Pero, ¿cómo se lo tenía tan callado?
- No le gusta alardear de ello.
- Ya, pero no sé. Viviendo juntos…
- Yo creo que no quería que cogieses una imagen de flipado de él. No se lo tengas en cuenta. A mí me hizo lo mismo. Hasta que no jugó el primer partido no me dijo nada.
- Va, pero como íbamos a pensar que es un flipado…
- Lo mismo le dije, pero lo dicho, no le gusta pavonearse de esto. Prefiere pasar desapercibido.
- Y tanto.

Está claro, que esto no era la NBA, ni la ACB, ni tampoco la liga LEB, pero joder… ser el capitán de un equipo sénior, y jugar en una liga universitaria, ya eran palabras mayores. Sobretodo para mí, que quedé en el equipo del insti…

 Pero bueno era mejor dejar de pensar en eso y disfrutar del chulazo de mi compi de piso. Estaban realizando ruedas de entradas y de calentamiento, que pararon tan pronto cuando el árbitro dio la señal de “1 minuto”, lo que significa que los jugadores deben de dejar la cancha para ir al banquillo a recibir las últimas indicaciones del entrenador ya que el inicio del partido es inminente.

 De la que se dirigían al banquillo, Fer se quitó la camiseta de entrenamiento, quedándose ya con la equipación de juego, era el número 5. Jugaban con una camiseta roja y pantalón negro. Camiseta que por cierto, al ser sin mangas, como era obvio, me dejaba ver los cerrados bíceps de Fer y que seguramente ayudarían a tirar los tiros con mayor potencia. De la que se dirigía al banquillo alzó la vista y nos vio allí sentados, nos miró y mientras guiñaba uno de sus ojos y sonriendo porque estuviéramos allí levantó una de sus manos para saludarnos. En ese momento volví a deleitarme con esas axilas peludas de Fer con las que ya me había deleitado más de una vez… Aunque sonara pervertido y hasta sucio me encantaría poder tocárselas al acabar el partido todo sudadito… - Enol, ya vale, concéntrate en el partido. - Me dije mientras sonaba la bocina que indicaba que empezaba el partido.

 Ya estaban en el centro de la cancha. Con su casi metro noventa, Fer salía en este partido de base, pero por lo que me comentó Sergio también jugaba de escolta. Tras el salto inicial el primer balón fue para los nuestros, al segundo Fer ya subía el balón y en apenas 10 segundos hicieron una jugada preciosa con una asistencia de Fer para que uno de los pivots del equipo encestara los dos primeros puntos.

 El partido fue todo un toma y daca entre los dos equipos. Las diferencias eran mínimas, pero siempre yendo por delante nuestro equipo. Fer había jugado casi todo el tiempo y era alucinante el dominio del juego que tenía. Estaba claro que era tirador nato y cuando podía correr y zafarse de los defensores en las penetraciones a canasta era letal… Ojalá sea igual de letal en otro tipo de penetraciones… Si estaba viendo un partido de baloncesto, pero es que estaba muy buenorro, su pelo de media melena mojado por el sudor, esas caras de esfuerzo, esos saltos que daba, sus axilas… y bueno, el culazo que le hacían esos pantalones y bueno también el paquete para que mentir.

 Mientras yo pensaba en esas cosas, el partido iba agotándose y apenas quedaba un minuto. Los nuestros ganaban por 2 puntos y en un error defensivo uno de los pivots del equipo contrario consiguió escaparse y encaraba solo a canasta, implicaba empatar el partido y Fer por suerte estaba cerca de la canasta. La defensa era casi imposible, su 1,90 se veía poco para defender a un pívot de al menos 2,10 m. y corpulento. Fer se plantó en su trayectoria, quedándose quieto. El jugador contrario pasó casi por encima de Fer derribándolo con fuerza contra el parqué de la cancha. Justo en ese momento sonó el silbato del árbitro, mientras Fer quedaba tendido sobre la pista completamente dolorido y gritando del dolor. 

 En ese momento nos pusimos de pie, el golpe había sido muy fuerte y Fer se retorcía del dolor sobre su estómago. Los gritos hicieron que tanto el entrenador de nuestro equipo como el médico corrieran a asistirle. Mientras tanto, cuando todo el mundo pensaba que el árbitro había señalado una falta en ataque, lo que nos devolvería la posesión del balón, el muy perro pitó una falta antideportiva del número 5. Del pobre Fer que estaba casi llorando tirado en el suelo.

 En cuestión de segundos se monto una movida monumental. Nadie entendía cómo una falta en ataque se convertía en una personal en ataque y encima antideportiva. Era algo que no tenía sentido y nunca había visto en mis años de jugador. Sigo sin saber qué interpretó el árbitro. Los gritos y pitidos de la grada retumbaban mientras Fer salía de la pista apoyado sobre el médico y el entrenador. Mientras tanto un compañero sustituía a Fer, que parecía que se iba a perder el final decisivo del partido.

 Los ánimos seguían caldeados, la gente empezaba a gritar con furia el “¡Fuera, fuera, fuera!” mientras uno de los árbitros llevaba a un jugador del equipo contrario a la línea de tiros libres. A pesar de los gritos y los pitidos de la grada, metió sus dos tiros y empató el partido. La falta antideportiva implicaba que el equipo contrario volvía a tener la posesión. Con el partido empatado y apenas 30 segundos para el final del partido, estaba la cosa jodida. Y más jodida estuvo cuando metieron una canasta. 2 puntos abajo y apenas 10 segundos para finalizar el encuentro.

 Tras un tiempo muerto pedido por nuestro equipo, ya se disponían a salir los cinco jugadores a pista. En ese momento Fer se levantó como un resorte desde el suelo, donde se había tirado a descansar. El entrenador le intentó parar, pero parecía estar muy seguro de lo que hacía y pidió el cambio para salir a pista. Estaba claro que él había causado una falta, que no lo fue, y él mismo quería solucionarlo. De la que entraba a pista hizo un gesto con la mano, claramente marcando una jugada ensayada. Al ver eso, uno de los jugadores más altos se retiró pidiendo el cambio por Fer. Quedaban 10 segundos y el marcador era de 66 a 68.

 Pusieron el balón en juego y esta vez Fer no subía el balón, lo subía el otro base del equipo. Corrieron tan rápido como pudieron esquivando la defensa rival, el reloj ya marcaba 5 segundos. No había más tiempo. Gracias a un bloqueo, Fer se zafó de su defensor se colocó solo ante la línea de triple. Gritó y uno de sus compañeros le dio el balón, justo quedaba 1 segundo, lo cogió y lanzó, casi sin pensarlo, sin mirar, era algo automático. El balón salía disparado de la palma de su mano haciendo una parábola perfecta hasta entrar prácticamente línea por el aro.

 En ese momento se cayó literalmente el pabellón a gritos y Fer estaba pletórico, saltando y gritando. Justo se giró hacia la grada y nos señaló a nosotros en plan, esta va por vosotros… ¿Me ha dedicado un triple ganador? Mientras Fer nos miraba todo el equipo se abalanzó sobre él. Al final el héroe del partido, metiendo un triple “in extremis” para dejar el 69-68 final.

 Estuvo el equipo un buen rato abrazados celebrando la victoria. Cuando Fer pudo separarse de sus compañeros vino corriendo hacia donde estábamos nosotros, mientras venía se quitó la camiseta. En ese momento casi muero… esa era la visión que llevaba imaginándome todo el día… ahora sí, sin camiseta, viendo su pecho, sus abdominales, su cuerpazo brillante por el sudor que arrollaba lentamente por sus abdominales. Bufff, porque estaba en un lugar público, porque creo que sino directamente le metía mano allí mismo. Llegó hasta nuestro lugar eufórico:

- ¿Visteis qué pedazo de triple?
- Joder tío ha sido flipante. - Le dijo Sergio.
- ¡Vaya callado que te lo tenías! - Le comenté yo.
- No me gusta fardar de ello
- Ostia Fer, pero es que joder, vaya jugón. Tenías que habérmelo dicho, ¡yo jugaba en el instituto!
- Pues de puta madre tío. Algo más en común que tenemos.
- Si es que no sé porque te lo callas todo siempre. - Le comentó Sergio.
- Ya sabes cómo soy. Por cierto, ¿nos vamos a celebrarlo?
- Fer, ya sabes que quedé con Bea esta noche. Si no voy me los corta. Pero tienes aquí al colega, que creo que no tiene planes…
- Esto… si, yo iba a ir para casa. - Comenté.
- De eso nada, nos vamos a cenar algo por ahí joder, que estoy de subidón.
- Por mi bien.
- Chicos, yo os voy a tener que dejar que quedé ahora a las 9 con está. Ya hablamos mañana. - Los dos nos despedimos de Sergio.
- Enol, yo voy a la ducha y demás para vestirme. Espérame abajo donde los vestuarios, son los que hay continuación de los generales del gimnasio.- ¡Vale, allí te veo!
- Y toma, si juegas a Basket, está para tí, de tu nuevo ídolo del basket.

Me dio la camiseta mientras se reía tomándoselo a coña. El que no sabía si tomárselo a coña era yo, ¿me regaló la camiseta o me la daba para que se la guarde? Pues la verdad no lo sé, lo que sí sabía es que me iría a celebrar ese triple y esa victoria con él. El plan del sábado era inmejorable.

Avatar de Usuario
LÝKOS
Chico Bello
Mensajes: 34
Registrado: 03 Jun 2019 21:14
Estado animico:
Gracias Dadas: 21 veces
Gracias Recibidas: 36 veces

Mensaje por LÝKOS » 17 Jun 2019 01:36

Pero bueno, vaya capitulazo enserio y no podias dejarlo en el mejor momento para seguir esperando al siguiente, ahora toca cenita y ver que les deparará el futuro. :aplauso:

Abbadon
Novato
Mensajes: 8
Registrado: 24 Abr 2019 22:03
Gracias Dadas: 20 veces
Gracias Recibidas: 10 veces

Mensaje por Abbadon » 17 Jun 2019 18:05

Muy bueno y ahora a esperar el siguiente  :lengualado: :aplauso:

mammbru
Xtasiado
Mensajes: 377
Registrado: 23 Feb 2006 22:15
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 5 veces

Mensaje por mammbru » 27 Jun 2019 22:11

No tardes tanto en continuar... jeje... Que llevo la paja a medias...

deivid89
Xtasiado
Mensajes: 144
Registrado: 16 Feb 2015 00:40
Ubicación: Gijón
Gracias Dadas: 24 veces
Gracias Recibidas: 30 veces

Mensaje por deivid89 » 27 Jun 2019 23:46

13. El chico bajo el agua

Había acabado el partido. Sergio se había marchado corriendo para no llegar tarde a la cita de su novia y la estrellita del equipo se había ido ya hacia los vestuarios. Mientras allí me había quedado yo en el medio de la grada en un pabellón que poco a poco se había vaciado de público tras la gran algarabía que hubo minutos antes con el triple “in extremis” de Fer que dio la victoria a nuestro equipo.

Bueno, no estaba yo solo, estábamos yo y su camiseta con el número 5. Una camiseta que estaba húmeda por el sudor tras un largo partido, pero no olía mal. Realmente me olía a Fer, ¿olerá bien el sudor de Fer? – Joder Enol, deja de decir y pensar gilipolleces – me dije a mí mismo, ya estaba delirando por tener una camiseta sudada. Lo que no era broma es que de seguir así acabaría teniendo una línea de ropa propia de Fer… ya tenía unos calzoncillos y ahora una camiseta…

Fer me había comentado que bajase y le esperase dónde los vestuarios. Sabía perfectamente dónde eran los vestuarios, ya que en el mismo pabellón estaba al gimnasio al que había ido alguna vez. Salí de la pista central por una de las puertas, bajé unas escaleras y empecé a caminar por un largo pasillo. Seguramente habría un camino más directo al vestuario de equipos, pero prefería ir desde el gimnasio al que siempre iba para no perderme. En un par de minutos pasé los vestuarios generales y al fondo estaba la entrada a los vestuarios de los equipos.

Por suerte junto a la puerta había unas sillas, en plan consulta del médico, así que me acomodé allí aferrado a la camiseta que me había dado Fer hacía unos minutos. Pasaron unos minutos y comenzaba a salir gente, por lo que veía eran compañeros de equipo de Fer, pero no había ni rastro de él. Al cabo de un buen rato de espera ya empezaba a impacientarme, hacía algo de tiempo que ya no salía nadie y poco a poco todo se quedaba en silencio. En esos momentos barajaba un par de opciones… o se lo había tragado la tierra o escapó por otra puerta, porque no era normal.

Justo cuando estaba pensando en irme y retirar hacia el piso, pues supongo que de no verme allí iría hacia casa. Escucho un ruido que viene del interior del vestuario, parece que alguien iba corriendo hacia la puerta, yo sin darme cuenta ya me había alejado por el pasillo e instintivamente giré y miré hacia la puerta.

- ¡Ey Enol! Lo siento tío, siento el retraso. – Era Fer el que salía por la puerta, pero ni si quiera estaba duchado. – Es que tuve ahora una movida…
- Ah, nada no te preocupes. Pensaba que habías ido por otro lado o te había entendido mal. De hecho pensaba ir hacia casa y llamarte para ver dónde nos veíamos.
- Nada, nada, perdona eh. Es que justo al acabar, me cogió el entrenador y me obligó a que me viera el fisioterapeuta por el golpetazo de antes.
- ¿Fue para mucho?
- No, que va, el dolor de la caída, pero no tengo nada. Ya se lo había dicho yo a ellos, pero es que son muy pesados y me tuvieron casi media hora revisando.
- Bueno mejor que te lo miren bien, que luego llegan las lesiones.
- Sí, eso sí. Bueno voy a ducharme y vestirme.
- Vale, te espero aquí. No te preocupes.
- No hombre no, pasa para dentro. ¿Cómo te vas a quedar aquí solo?
- No me importa, además tampoco quiero molestar.
- No queda nadie ya, así que al menos mira, me haces compañía. - ¿de verdad me estaba pidiendo que le acompañase mientras se iba a duchar? ¿de verdad?
- Bueno, como quieras…

Seguí a Fer hacia el interior del vestuario. Era un vestuario bastante amplio, nada más entrar había una zona de taquillas en un lado y al otro zona de lavabos. Más adelante los típicos bancos corridos con sus perchas y por último al fondo la zona de duchas.

- Nada, siéntate por ahí, donde quieras. Intentaré ser rápido. – Me dijo Fer.
- No te preocupes, no hay prisa. – Y no tenía claro que no tenía ninguna prisa, por mí como si estaba una hora debajo de la ducha mientras yo lo pudiese ver.

Tomé asiento y Fer fue hacia una taquilla de donde sacó su bolsa de deporte. Vino hacia la zona de los bancos y se sentó justo frente a mí. En ese momento no pude evitar echarle un repaso mientras abría su bolsa. Allí sentado, sin camiseta… tuve que contenerme porque me apetecía lanzarme sobre él. Se agachó y comenzó a desabrocharse los cordones de sus botas, lo hizo lentamente, parece que no tenía mucha prisa y quizás sea comprensible después del partido. Una vez se las quitó, se deshizo de sus calcetines. Nunca me había fijado en los pies de un chico, pero esta vez sí, y aunque no sabía si era algo normal, me parecían de lo más sexy. Debía de calzar al menos un 45, aunque claro algo normal y acorde a su altura, porque yo también rondaba esa talla.

Pero lo mejor estaba aún por llegar. Se puso de pie y dejo deslizar sus pantalones, aún no lo tenía frente a mí completamente desnudo, pero casi. Bajo sus pantalones llevaba unas mallas deportivas de color rojo completamente ajustadas a su cuerpo, que prácticamente no dejaban casi nada a la imaginación. Le marcaban un culo precioso que me estaba enseñando sin ningún tipo de pudor mientras estaba de espaldas a mí y cogía de su bolsa de deporte los botes de champú y gel. Un par de segundos después se dio media vuelta y quedó frente a mí.

Al menos fui capaz de no quedarme babeando con la boca abierta, porque lo que tenía ante mí me encantaba. Su pecho aún brillaba del sudor por el esfuerzo hecho durante el partido. Si acaso ello remarcaba más su cuerpo, su pecho y sus casi perfectos abdominales. Si seguía mirando hacia abajo, una fina línea de vello que se escondía tras las mallas marcaba el camino hacia la perdición. Intenté no fijarme demasiado así que bajé mi vista, pero lo que veía me gustaba igualmente, unas piernas fuertes que se movían gracias a unos muslos bien desarrollados… ¡Claro! ¿Cómo iba sino a dar esos saltos si no?

Creo que en este momento daría todo mi dinero por poder acariciar con mis manos esas piernas fuertes y subir lentamente hacia sus muslos y sentir el calor de su piel. Pero estaba claro que el objetivo, además quizás de masajear sus piernas tras el esfuerzo, sería llegar a la joya de la corona y poder acariciar y agarrar su paquete. Lo tenía frente a mí y me estaba empezando a hipnotizar, marcaba un buen bulto y gracias a las mallas tan ajustadas, dejaba poco a la imaginación, porque prácticamente se notaba el contorno de su polla y sus pelotas. Me estaba poniendo malo.

- Bueno tío, voy a ducharme. ¿Enol? - Había quedado completamente hipnotizado por el paquete de Fer, y aunque suene a coña era verdad.
- Esto sí, sí. Si quieres te espero fuera, no me importa y bueno que no será cómodo ducharte delante de otra persona.
- Enol, por favor. ¿Y cuándo está todo el equipo? Además que narices, peor que la entrada triunfal que tuve contigo en el piso…
- Ya bueno eso sí…

Estaba muerto de vergüenza, aunque él parece que no le daba importancia alguna, pero yo ya me estaba poniendo rojo, notaba el calor en mis mejillas… - Enol relájate, relájate… - Y sí, debía de relajarme porque sino iba a salir de allí rojo, pero por acabar escaldado.

El problema era que Fer no me ponía las cosas fáciles, porque en vez de irse a una ducha apartadita en una esquina, se metió en la más cercana a mí, en la cual podía ver perfectamente cómo se duchaba. Bueno, lo de poner las cosas fáciles, según se mirase claro está. Aunque en ese momento solo tenía ojos para él. Mientras se metía bajo el agua comenzó a hablar conmigo contándome varias jugadas y anécdotas de partido. Yo, como un autómata, contestaba que sí a todo y le daba la razón a cada cosa que me planteaba. No estaba para pensar, ya que mi único sentido activo era la vista.

Yo tan nervioso y él tan pancho bajo el agua, duchándose ante mí. Si bien, aún no estaba completamente desnudo. No sé por qué, pero entro bajo la ducha con sus mallas, que se iban mojando y ajustándose más aún si se podía con su anatomía. Me estaba poniendo malo, ya que podía prácticamente ver su polla a través de la tela y la situación era completamente morbosa. En ese momento y mientras mi propia polla empezaba a pedir atención, se dio media vuelta, quedando de espaldas a mí y sin darme cuenta, en apenas un segundo se quitó las mallas. Ahora sí, lo tenía completamente desnudo ante mí y solo podía pensar que culazo, pagaría por enjabonárselo yo mismo y bueno, por hacerle otras cosas también.

Tuve que parpadear con fuerza un par de veces, aquello estaba siendo demasiado. Ni en mis sueños pensaba en tener una escena tan erótica y morbosa cómo aquella. Tenía al buenorro de mi compañero de piso duchándose ante mí y con total naturalidad. Si bien, y como me recordó antes ya le había visto desnudo el día que llegué. Fer cogió el champú y empezó a echárselo por la cabeza, justo en ese momento se dio la vuelta y ahora pude verle desnudo por la parte delantera…

En aquel momento solamente pude recrearme en su cuerpo mientras él me hablaba de cosas que me entraban por un oído y me salían por el otro. Solamente podía ver cómo le arrollaba el jabón por su pecho, descendía sus abdominales y se perdía entre el suave y ligero vello que rodeaba su polla. Aunque el momento en el que casi exploto es cuándo coge el jabón y comienza a enjabonarse en “la zona”.

Era increíble ver cómo se masajeaba su polla y sus huevos con el jabón. Pero más increíble aún es como lo hacía mientras me miraba a los ojos y seguía hablando conmigo tan tranquilo de cosas banales… El tema es que parece que le encanta acariciarse y si no fuera porque estaba en un estado de “descoloque” total, juraría que aquello estaba creciendo de tamaño, mientras seguía jugando. En aquel momento mi erección era difícil de disimular, encogía mis piernas todo lo que podía para que no se notase mi paquete.

Aquello se estaba desmadrando y si seguía así me lanzaría a él, así que antes de meter la pata, le comenté que necesitaba ir al baño. Así que me levanté y fui a uno de los lavabos contiguos al vestuario, que estaban dentro de él. Me aclaré con agua fría la cara para intentar rebajar la rojez de mis mejillas y me coloqué como pude la polla dentro de mis bóxers para disimular el empalme que llevaba encima.

Dejé pasar un par de minutos más confiando que Fer ya hubiera salido de la ducha y estuviera vistiéndose. Pero por desgracia, o por suerte, según se mire, justo le pillé cuando estaba cerrando el grifo de la ducha. Estaba de espaldas a mí y se agachó para coger sus mallas del suelo, dejándome ver su perfecto culo sonrosado más allá de sus nalgas. Era una auténtica pieza de perversión, si tuviera el valor suficiente me lanzaría hacia él, lo acariciaría. No, no, mejor, lo sobaría e incluso lo lamería antes de restregar mi polla contra él. A continuación se dio la vuelta, me sonrió al verme y comenzó a caminar hacia el banco donde tenía la ropa. Me estaba derritiendo al ver a su polla y sus pelotas moverse al ritmo de sus pasos, era demasiado y mi intento de disimular mi empalme se iba al traste. Mi polla tenía vida propia y se había movido, se marcaba claramente hacia un lado de mi pantalón, marcándome un paquete considerable. Pero justo en ese momento, Fer giró su cabeza hacia mí y quedó con cara sorprendida al ver como intentaba volver a poner a la bestia en su sitio, rápidamente volvió a girar la cabeza y fue directo a su bolsa de deporte. Quizás no se dio cuenta y simplemente giró la cabeza.

Yo decidí sentarme en el banco con tal de disimular lo máximo posible mi empalme mientras no podía evitar mirar de reojo a Fer. Se secaba todo el cuerpo y seguía desnudo frente a mí tan tranquilo y no demostraba prisa alguna por vestirse, lo que me llevaba a pensar que es posible que no se haya percatado de mi paquete.

Una vez terminó de secarse sacó unos calzoncillos de la bolsa y se los puso. Eran unos bóxer azul marino de CK que le quedaban de puta madre. Le realzaban los glúteos haciéndole un culazo precioso que de nuevo me apetecería devorar. Pero no solo el culo, al darse la vuelta, de nuevo, estos bóxers, le marcaban un buen paquetón, acorde a la buena polla que tenía Fer y que para ser sinceros, tenía unas ganas locas de chupar…

Mis pensamientos no me ayudaban, pero por suerte Fer comenzó a vestirse. Se puso unos pantalones vaqueros ajustados que le sentaban genial y una camisa blanca que también le quedaba genial. Fue hacia un espejo y se peinó, además de echarse su colonia, que le daba un olor magnífico y que ante cualquier mortal caería rendido.

- Bueno, ya estoy listo.
- Perfecto.
- ¿Qué tal estoy? - ¿de verdad me está preguntando esto?
- Esto… Muy bien, te queda genial esa camisa. - Era la verdad.
- Pues entonces todo listo. Que el capitán del equipo tiene que dar una imagen…
- Pues es muy buena…
- Nada, es coña. Más bien a ver si ligamos un poquito hoy y nos llevamos un par de pibitas. - Esa última afirmación ha conseguido acabar con mi empalme, por mucho que me haya dicho Sergio, este sigue pensando en tías…
- Esto, si estaría bien.
- Pues, venga caminando. Nos vamos a cenar…

Fer dejó su bolsa de deporte en una taquilla para no cargar con ella y con las mismas nos fuimos del pabellón para irnos de cenar y buscar “unas pibitas”, aunque yo no necesitaría buscar, lo que necesitaba lo tenía al lado.

mammbru
Xtasiado
Mensajes: 377
Registrado: 23 Feb 2006 22:15
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 5 veces

Mensaje por mammbru » 04 Jul 2019 22:54

Sigo con la paja a medias... continua la historia por favor... es de las mas calientes.

mammbru
Xtasiado
Mensajes: 377
Registrado: 23 Feb 2006 22:15
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 5 veces

Mensaje por mammbru » 22 Jul 2019 13:40

Vuelveeeeeeee...

Avatar de Usuario
jrgslns
Xtasiado
Mensajes: 411
Registrado: 26 Jun 2011 17:07
Ubicación: Santiago, chile
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 1 vez

Mensaje por jrgslns » 26 Jul 2019 05:02

queremos que vuelvas y sigas con la historia, por favor...

Abbadon
Novato
Mensajes: 8
Registrado: 24 Abr 2019 22:03
Gracias Dadas: 20 veces
Gracias Recibidas: 10 veces

Mensaje por Abbadon » 29 Jul 2019 00:30

deivid89 escribió:
27 Jun 2019 23:46
13. El chico bajo el agua

Había acabado el partido. Sergio se había marchado corriendo para no llegar tarde a la cita de su novia y la estrellita del equipo se había ido ya hacia los vestuarios. Mientras allí me había quedado yo en el medio de la grada en un pabellón que poco a poco se había vaciado de público tras la gran algarabía que hubo minutos antes con el triple “in extremis” de Fer que dio la victoria a nuestro equipo.

Bueno, no estaba yo solo, estábamos yo y su camiseta con el número 5. Una camiseta que estaba húmeda por el sudor tras un largo partido, pero no olía mal. Realmente me olía a Fer, ¿olerá bien el sudor de Fer? – Joder Enol, deja de decir y pensar gilipolleces – me dije a mí mismo, ya estaba delirando por tener una camiseta sudada. Lo que no era broma es que de seguir así acabaría teniendo una línea de ropa propia de Fer… ya tenía unos calzoncillos y ahora una camiseta…

Fer me había comentado que bajase y le esperase dónde los vestuarios. Sabía perfectamente dónde eran los vestuarios, ya que en el mismo pabellón estaba al gimnasio al que había ido alguna vez. Salí de la pista central por una de las puertas, bajé unas escaleras y empecé a caminar por un largo pasillo. Seguramente habría un camino más directo al vestuario de equipos, pero prefería ir desde el gimnasio al que siempre iba para no perderme. En un par de minutos pasé los vestuarios generales y al fondo estaba la entrada a los vestuarios de los equipos.

Por suerte junto a la puerta había unas sillas, en plan consulta del médico, así que me acomodé allí aferrado a la camiseta que me había dado Fer hacía unos minutos. Pasaron unos minutos y comenzaba a salir gente, por lo que veía eran compañeros de equipo de Fer, pero no había ni rastro de él. Al cabo de un buen rato de espera ya empezaba a impacientarme, hacía algo de tiempo que ya no salía nadie y poco a poco todo se quedaba en silencio. En esos momentos barajaba un par de opciones… o se lo había tragado la tierra o escapó por otra puerta, porque no era normal.

Justo cuando estaba pensando en irme y retirar hacia el piso, pues supongo que de no verme allí iría hacia casa. Escucho un ruido que viene del interior del vestuario, parece que alguien iba corriendo hacia la puerta, yo sin darme cuenta ya me había alejado por el pasillo e instintivamente giré y miré hacia la puerta.

- ¡Ey Enol! Lo siento tío, siento el retraso. – Era Fer el que salía por la puerta, pero ni si quiera estaba duchado. – Es que tuve ahora una movida…
- Ah, nada no te preocupes. Pensaba que habías ido por otro lado o te había entendido mal. De hecho pensaba ir hacia casa y llamarte para ver dónde nos veíamos.
- Nada, nada, perdona eh. Es que justo al acabar, me cogió el entrenador y me obligó a que me viera el fisioterapeuta por el golpetazo de antes.
- ¿Fue para mucho?
- No, que va, el dolor de la caída, pero no tengo nada. Ya se lo había dicho yo a ellos, pero es que son muy pesados y me tuvieron casi media hora revisando.
- Bueno mejor que te lo miren bien, que luego llegan las lesiones.
- Sí, eso sí. Bueno voy a ducharme y vestirme.
- Vale, te espero aquí. No te preocupes.
- No hombre no, pasa para dentro. ¿Cómo te vas a quedar aquí solo?
- No me importa, además tampoco quiero molestar.
- No queda nadie ya, así que al menos mira, me haces compañía. - ¿de verdad me estaba pidiendo que le acompañase mientras se iba a duchar? ¿de verdad?
- Bueno, como quieras…

Seguí a Fer hacia el interior del vestuario. Era un vestuario bastante amplio, nada más entrar había una zona de taquillas en un lado y al otro zona de lavabos. Más adelante los típicos bancos corridos con sus perchas y por último al fondo la zona de duchas.

- Nada, siéntate por ahí, donde quieras. Intentaré ser rápido. – Me dijo Fer.
- No te preocupes, no hay prisa. – Y no tenía claro que no tenía ninguna prisa, por mí como si estaba una hora debajo de la ducha mientras yo lo pudiese ver.

Tomé asiento y Fer fue hacia una taquilla de donde sacó su bolsa de deporte. Vino hacia la zona de los bancos y se sentó justo frente a mí. En ese momento no pude evitar echarle un repaso mientras abría su bolsa. Allí sentado, sin camiseta… tuve que contenerme porque me apetecía lanzarme sobre él. Se agachó y comenzó a desabrocharse los cordones de sus botas, lo hizo lentamente, parece que no tenía mucha prisa y quizás sea comprensible después del partido. Una vez se las quitó, se deshizo de sus calcetines. Nunca me había fijado en los pies de un chico, pero esta vez sí, y aunque no sabía si era algo normal, me parecían de lo más sexy. Debía de calzar al menos un 45, aunque claro algo normal y acorde a su altura, porque yo también rondaba esa talla.

Pero lo mejor estaba aún por llegar. Se puso de pie y dejo deslizar sus pantalones, aún no lo tenía frente a mí completamente desnudo, pero casi. Bajo sus pantalones llevaba unas mallas deportivas de color rojo completamente ajustadas a su cuerpo, que prácticamente no dejaban casi nada a la imaginación. Le marcaban un culo precioso que me estaba enseñando sin ningún tipo de pudor mientras estaba de espaldas a mí y cogía de su bolsa de deporte los botes de champú y gel. Un par de segundos después se dio media vuelta y quedó frente a mí.

Al menos fui capaz de no quedarme babeando con la boca abierta, porque lo que tenía ante mí me encantaba. Su pecho aún brillaba del sudor por el esfuerzo hecho durante el partido. Si acaso ello remarcaba más su cuerpo, su pecho y sus casi perfectos abdominales. Si seguía mirando hacia abajo, una fina línea de vello que se escondía tras las mallas marcaba el camino hacia la perdición. Intenté no fijarme demasiado así que bajé mi vista, pero lo que veía me gustaba igualmente, unas piernas fuertes que se movían gracias a unos muslos bien desarrollados… ¡Claro! ¿Cómo iba sino a dar esos saltos si no?

Creo que en este momento daría todo mi dinero por poder acariciar con mis manos esas piernas fuertes y subir lentamente hacia sus muslos y sentir el calor de su piel. Pero estaba claro que el objetivo, además quizás de masajear sus piernas tras el esfuerzo, sería llegar a la joya de la corona y poder acariciar y agarrar su paquete. Lo tenía frente a mí y me estaba empezando a hipnotizar, marcaba un buen bulto y gracias a las mallas tan ajustadas, dejaba poco a la imaginación, porque prácticamente se notaba el contorno de su polla y sus pelotas. Me estaba poniendo malo.

- Bueno tío, voy a ducharme. ¿Enol? - Había quedado completamente hipnotizado por el paquete de Fer, y aunque suene a coña era verdad.
- Esto sí, sí. Si quieres te espero fuera, no me importa y bueno que no será cómodo ducharte delante de otra persona.
- Enol, por favor. ¿Y cuándo está todo el equipo? Además que narices, peor que la entrada triunfal que tuve contigo en el piso…
- Ya bueno eso sí…

Estaba muerto de vergüenza, aunque él parece que no le daba importancia alguna, pero yo ya me estaba poniendo rojo, notaba el calor en mis mejillas… - Enol relájate, relájate… - Y sí, debía de relajarme porque sino iba a salir de allí rojo, pero por acabar escaldado.

El problema era que Fer no me ponía las cosas fáciles, porque en vez de irse a una ducha apartadita en una esquina, se metió en la más cercana a mí, en la cual podía ver perfectamente cómo se duchaba. Bueno, lo de poner las cosas fáciles, según se mirase claro está. Aunque en ese momento solo tenía ojos para él. Mientras se metía bajo el agua comenzó a hablar conmigo contándome varias jugadas y anécdotas de partido. Yo, como un autómata, contestaba que sí a todo y le daba la razón a cada cosa que me planteaba. No estaba para pensar, ya que mi único sentido activo era la vista.

Yo tan nervioso y él tan pancho bajo el agua, duchándose ante mí. Si bien, aún no estaba completamente desnudo. No sé por qué, pero entro bajo la ducha con sus mallas, que se iban mojando y ajustándose más aún si se podía con su anatomía. Me estaba poniendo malo, ya que podía prácticamente ver su polla a través de la tela y la situación era completamente morbosa. En ese momento y mientras mi propia polla empezaba a pedir atención, se dio media vuelta, quedando de espaldas a mí y sin darme cuenta, en apenas un segundo se quitó las mallas. Ahora sí, lo tenía completamente desnudo ante mí y solo podía pensar que culazo, pagaría por enjabonárselo yo mismo y bueno, por hacerle otras cosas también.

Tuve que parpadear con fuerza un par de veces, aquello estaba siendo demasiado. Ni en mis sueños pensaba en tener una escena tan erótica y morbosa cómo aquella. Tenía al buenorro de mi compañero de piso duchándose ante mí y con total naturalidad. Si bien, y como me recordó antes ya le había visto desnudo el día que llegué. Fer cogió el champú y empezó a echárselo por la cabeza, justo en ese momento se dio la vuelta y ahora pude verle desnudo por la parte delantera…

En aquel momento solamente pude recrearme en su cuerpo mientras él me hablaba de cosas que me entraban por un oído y me salían por el otro. Solamente podía ver cómo le arrollaba el jabón por su pecho, descendía sus abdominales y se perdía entre el suave y ligero vello que rodeaba su polla. Aunque el momento en el que casi exploto es cuándo coge el jabón y comienza a enjabonarse en “la zona”.

Era increíble ver cómo se masajeaba su polla y sus huevos con el jabón. Pero más increíble aún es como lo hacía mientras me miraba a los ojos y seguía hablando conmigo tan tranquilo de cosas banales… El tema es que parece que le encanta acariciarse y si no fuera porque estaba en un estado de “descoloque” total, juraría que aquello estaba creciendo de tamaño, mientras seguía jugando. En aquel momento mi erección era difícil de disimular, encogía mis piernas todo lo que podía para que no se notase mi paquete.

Aquello se estaba desmadrando y si seguía así me lanzaría a él, así que antes de meter la pata, le comenté que necesitaba ir al baño. Así que me levanté y fui a uno de los lavabos contiguos al vestuario, que estaban dentro de él. Me aclaré con agua fría la cara para intentar rebajar la rojez de mis mejillas y me coloqué como pude la polla dentro de mis bóxers para disimular el empalme que llevaba encima.

Dejé pasar un par de minutos más confiando que Fer ya hubiera salido de la ducha y estuviera vistiéndose. Pero por desgracia, o por suerte, según se mire, justo le pillé cuando estaba cerrando el grifo de la ducha. Estaba de espaldas a mí y se agachó para coger sus mallas del suelo, dejándome ver su perfecto culo sonrosado más allá de sus nalgas. Era una auténtica pieza de perversión, si tuviera el valor suficiente me lanzaría hacia él, lo acariciaría. No, no, mejor, lo sobaría e incluso lo lamería antes de restregar mi polla contra él. A continuación se dio la vuelta, me sonrió al verme y comenzó a caminar hacia el banco donde tenía la ropa. Me estaba derritiendo al ver a su polla y sus pelotas moverse al ritmo de sus pasos, era demasiado y mi intento de disimular mi empalme se iba al traste. Mi polla tenía vida propia y se había movido, se marcaba claramente hacia un lado de mi pantalón, marcándome un paquete considerable. Pero justo en ese momento, Fer giró su cabeza hacia mí y quedó con cara sorprendida al ver como intentaba volver a poner a la bestia en su sitio, rápidamente volvió a girar la cabeza y fue directo a su bolsa de deporte. Quizás no se dio cuenta y simplemente giró la cabeza.

Yo decidí sentarme en el banco con tal de disimular lo máximo posible mi empalme mientras no podía evitar mirar de reojo a Fer. Se secaba todo el cuerpo y seguía desnudo frente a mí tan tranquilo y no demostraba prisa alguna por vestirse, lo que me llevaba a pensar que es posible que no se haya percatado de mi paquete.

Una vez terminó de secarse sacó unos calzoncillos de la bolsa y se los puso. Eran unos bóxer azul marino de CK que le quedaban de puta madre. Le realzaban los glúteos haciéndole un culazo precioso que de nuevo me apetecería devorar. Pero no solo el culo, al darse la vuelta, de nuevo, estos bóxers, le marcaban un buen paquetón, acorde a la buena polla que tenía Fer y que para ser sinceros, tenía unas ganas locas de chupar…

Mis pensamientos no me ayudaban, pero por suerte Fer comenzó a vestirse. Se puso unos pantalones vaqueros ajustados que le sentaban genial y una camisa blanca que también le quedaba genial. Fue hacia un espejo y se peinó, además de echarse su colonia, que le daba un olor magnífico y que ante cualquier mortal caería rendido.

- Bueno, ya estoy listo.
- Perfecto.
- ¿Qué tal estoy? - ¿de verdad me está preguntando esto?
- Esto… Muy bien, te queda genial esa camisa. - Era la verdad.
- Pues entonces todo listo. Que el capitán del equipo tiene que dar una imagen…
- Pues es muy buena…
- Nada, es coña. Más bien a ver si ligamos un poquito hoy y nos llevamos un par de pibitas. - Esa última afirmación ha conseguido acabar con mi empalme, por mucho que me haya dicho Sergio, este sigue pensando en tías…
- Esto, si estaría bien.
- Pues, venga caminando. Nos vamos a cenar…

Fer dejó su bolsa de deporte en una taquilla para no cargar con ella y con las mismas nos fuimos del pabellón para irnos de cenar y buscar “unas pibitas”, aunque yo no necesitaría buscar, lo que necesitaba lo tenía al lado.
Muy bueno  :nodigno: :nodigno: , ya estamos deseando ver como sigue  :helado: :helado:
 

pnudista
Novato
Mensajes: 19
Registrado: 23 Jul 2019 13:49
Estado animico:
Gracias Dadas: 4 veces
Gracias Recibidas: 1 vez

Mensaje por pnudista » 30 Jul 2019 14:38

Es maravillosa la historia, gracias por compartirla!

deivid89
Xtasiado
Mensajes: 144
Registrado: 16 Feb 2015 00:40
Ubicación: Gijón
Gracias Dadas: 24 veces
Gracias Recibidas: 30 veces

Mensaje por deivid89 » 30 Jul 2019 22:59

Gracias por los comentarios chicos!!! En cuanto tenga un ratillo me pongo con la continuación, no tengo todo el tiempo libre que me gustaría para estar todo el día escribiendo, pero en cuanto pueda os pondré como sigue! 

Gracias a todos!!

mammbru
Xtasiado
Mensajes: 377
Registrado: 23 Feb 2006 22:15
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 5 veces

Mensaje por mammbru » 22 Ago 2019 13:56

Por favor... continua la historia....
 

helsinki
Chico Bello
Mensajes: 30
Registrado: 24 Ago 2019 22:35
Gracias Dadas: 9 veces
Gracias Recibidas: 9 veces

Mensaje por helsinki » 13 Sep 2019 22:34

Está muy bien esta historia!!!

Avatar de Usuario
nebur
Xtasiado
Mensajes: 479
Registrado: 18 Oct 2009 22:01
Ubicación: Madrid España
Gracias Dadas: 0
Gracias Recibidas: 0

Mensaje por nebur » 14 Sep 2019 00:26

No va a seguir???? 😔😔😔😔

Responder