• Publi Juicy Invitados
  • Publi Juicy Todos

Sorpresa inesperada

#23
???: Es un poco difícil de explicar por teléfono, me gustaría verte en persona y poder comentarte todo un poco mejor, se que eres un buen tio, sincero y de confiar.
Lucas: Vale, pero me puedes decir al menos quien eres para saber que no voy a quedar con un secuestrador que me viole, robe y asesine en un callejón oscuro?
???: JAJAJAJAJA muy buena esa, no se si te acordarás de mi pero me llamo Daniel.
Lucas: Daniel? Me suena tu voz, ¡ESPERA! No serás el instructor buenorro del gimnasio del centro.
Daniel: Si jajajajaja gracias por lo de buenorro, pero que, podemos quedar en la cafetería donde trabajas? Me da igual la hora...
Lucas: Emmm, vale, mi turno termina a las 14:00 te vienes y nos vemos.
Daniel: Perfecto, allí nos vemos.

Luego de esa extraña conversación, me pasé el día dándole vueltas a la cabeza, pensando para que demonios quería ese tío quedar y hablar conmigo, entre mis películas mentales se me pasó la posibilidad de que yo sea su amor platónico JAJAJAJAJAJAJAJAJA instantáneamente me reí yo solo, como le iba a poder gustar a un tío mazadísimo estando yo como estoy, a una papa frita de la obesidad mórbida. En fin, por mucho que quisiera dejar de pensar en eso seguía con ello en la cabeza, incluso al día siguiente en el trabajo, me lo pasé super desconcentrado observando todo el rato a través del escaparate y de la puerta que no llegara antes de tiempo y cosas así. Terminó mi turno y me senté un poco en una de las mesas a descansar por que siempre acababa reventado y con los pies doloridos, cuando de repente oigo mi nombre en una voz grave, alzo la mirada y lo veo frente a mi... Pedazo de tío, era mas o menos de mi altura, marcadísimo físicamente, estaba viendo músculos que nunca en la vida había visto en una persona, era rubio y tenía unos ojazos verdes increíbles, era como lo que en las revistas decían que era el hombre perfecto.

Daniel: Hola! llego tarde?
Lucas: No, no, justo a la hora, que tal?
Daniel: Bien! un poco nervioso por lo que te vengo a decir pero bueno, tengo que hacerlo para quedarme tranquilo y poder avanzar en mi vida.
Lucas: Te me vas a declarar? Por que no estoy preparado para semejante dios del olimpo *Yo siempre he sido sincero con mis gustos, si alguien me parece guapo se lo digo, así luego me llevo los chascos de la vida *
Daniel: JAJAJAJAJAJAJ me matas, ya tu hermana me habías dicho que eras un risas y super sincero.... *Al terminar la frase se quedó mas blanco de lo que era, con una cara de poema increíble y los ojos que casi se le salían*

Imaginaos mi careto, me acababa de nombrar a mi hermana como si se conocieran de bastante tiempo y si no recuerdo mal, a ese gimnasio solo habíamos ido a la semana de prueba y nunca jamás volvimos.

Lucas: Como? Mi hermana? A ver, ve al grano por que no estoy entendiendo nada y me estoy poniendo nerviosito.
Daniel: Si... A ver... emmm...
Lucas: *Yo seguía con mi cara de cuadro*
Daniel: Verás, te acuerdas hace como 6 meses que tu y tu hermana fuisteis a la semana de prueba al gimnasio en el que trabajo?
Lucas: Si
Daniel: Pues, te acuerdas que no volvisteis mas?
Lucas: SI, arranca que me tienes de los nervios!
Daniel: Voy, voy... A ver, pues que tu hermana y yo coincidimos días después y nos pasamos los números, resumiendo, que llevamos como 5 meses de rollo, quedando, montándonoslo y en una especie de relación, se que tiene pareja y que viven juntos, pero también se que llevan muchísimo tiempo sin hacer nada y casi ni se hablan, no se que hacer, ella me gusta muchísimo y no quiero cagarla, quiero seguir adelante con todo esto.
Lucas:.............................................. *Me quedé en shock*
Daniel: Di algo no?
Lucas: Me estás diciendo que mi hermana le lleva siendo infiel a mi cuñado meses y aún siguen viviendo juntos y aparentando que todo va bien y normal?
Daniel: Si... ella también está hecha un lío, le dije que lo hablara contigo y me dice que no, que le da vergüenza admitirlo delante tuya y le da mucha pena hacerle daño a Roberto.
Lucas: Y si se lo digo yo a ella? Sabe que tu estás contándomelo o viniste sin decirle nada a ella?
Daniel: No sabe nada, le saqué tu número del móvil mientras se duchaba en mi casa después de... bueno ya sabes.
Lucas: Si, si, no me des detalles, vaya lío que se está montando, si yo te contara...
Daniel: Sabes que puedes contarme, no nos conocemos muchos pero si esto sale bien podremos ser familia algún día, además me tienes pillado por los huevos, si dices algo de esto se lía.
Lucas: Familia? Pues imagínate que cenas de navidad se montarían en casa de mi madre, por un lado tu con mi hermana y por otra parte yo con Roberto... *Decidí soltárselo un poco en el aire a ver como reaccionaba, me caía bien el chico y tenía razón, si el caía, yo caía*
Daniel: Que pinta Roberto ahí, si estoy yo significa que lo dejó por mi.
Lucas: *Me quedo mirándolo con cara de circunstancia*
Daniel: HOSTIAS! Gritó en medio de la cafetería, TU? con roberto?
Lucas: Si... surgió de repente, un fin de semana que me quedé en su casa y mi hermana desapareció durante medio día.
Daniel: Claro, estaba conmigo...
Lucas: JODER Que lío, ahora todo encaja, el distanciamiento, no tener sexo, casi ni se hablan... Pero por que siguen juntos? que los une?
Daniel: Pues que tu hermana en el trabajo está pendiendo de un hilo, por eso la cena del otro día, era una especie de entrevista de trabajo y creo que a pesar de los inconvenientes que surgieron, salió todo bien, si no llegaran a cogerla en ese nuevo trabajo, tu hermana se queda tiesa de dinero y no podría permitirse vivir sola en caso de dejarlo con Roberto, además dice que le da pena.
Lucas: Pero por que no me cuenta nada de esto?
Daniel: Sabes lo orgullosa que es...
Lucas: Ya, pero soy su hermano, deberíamos de hacer un plan, hacer que me los encuentro y así se ve obligada a contármelo todo, luego ya me encargo yo de decirle lo de Roberto, igualmente, a el no se lo voy a comentar aún, que seguro que se lía antes de tiempo, tenemos que tener todo planeado.
Daniel: Perfecto, yo llevo tiempo llevándomela al gimnasio, está cerca de aquí, podría distraerla y cuando salgamos pasar por aquí delante disimuladamente, que no se dé cuenta de que es la calle de la cafetería, así tu sales y te haces el sorprendido.
Lucas: Me gusta, por cierto, podrías decirle de salir alguna noche? Es que me gustaría tener a Roberto una noche para salir al cine o algo parecido, nunca hemos hecho nada igual.
Daniel: Me encantaría, hablamos por whatsapp y concretamos todo.
Lucas: Gracias por confiar en mi y contármelo todo.
Daniel: Gracias a ti *Se acerca a mi y me da un abrazo*

Nos despedimos y yo volví a mi casa, el resto del tiempo me la pasé como antes, sin parar de hablar y enamorarme cada vez mas de Roberto, a la par que estudiaba e iba a trabajar a la cafetería, un día mientras hablaba con Daniel me comentó que iba a ir a cenar con Laura a un restaurante de otra ciudad, que tenía reservado y no se había acordado, así que aproveché el momento y sin pensármelo llame a Roberto:

Roberto: Si? *Me responde medio dormido, era pronto por la mañana y lo acababa de despertar*
Lucas: Buenos días guapísimo mio, como estás?
Roberto: Bien y tu princesa? Me acabas de despertar, pero si te soy sincero, me encanta que seas lo primero que escucho por la mañana.
Lucas: Sabes que me encantas no?
Roberto: Y tu a mi tonto, bueno, que querías?
Lucas: Esta noche haces algo? Podríamos ir al cine, aunque no hay mucho en cartelera creo que se puede sacar algo bueno.
Roberto: Vale, me invento algo y te recojo esta noche a las 20:00
Lucas: Perfecto, te quiero!! hasta después
Roberto: Hasta después, te quiero!

Cuelgo el teléfono emocionado cual adolescente en su primera cita y continúo con mis cosas hasta que es la hora de prepararse, me vestí sencillo por que era un plan sencillo, comprar algunos snacks para meterlos in fraganti en el cine y ver alguna peli en una de las últimas sesiones, cuando ya estaba terminando recibí la llamada de aviso de Roberto, ya había llegado a por mi y mis nervios volvieron instantáneamente. Cuando llegué al coche, me estaba esperando con una gran sonrisa, estaba guapísimo, cada vez que lo veía me parecía el hombre mas guapo del mundo, nada mas entrar me preguntó como estaba y me dijo que le diera un beso, yo como si fuera una orden automáticamente le di un buen beso y me puse el cinturón de seguridad. De nuestras casas al centro comercial donde se sitúa el cine había un trayecto de media hora por una autopista, el cual aprovechamos para hablar de nuestras cosas, daba la sensación que eramos una pareja real, que compartíamos todo y que llevábamos juntos años, nos complementábamos, y nos fascinaba todo lo que nos contaba el otro, parecía magia y yo, que nunca había experimentado nada igual, estaba encantado, poder tener a alguien así a mi lado, estar agarrados de la mano mientras conducía al cine, charlando de todo un poco y conociéndonos cada vez mas. El tiempo voló y enseguida llegamos al destino, fuimos al super, compramos algunas papas y dulces y fuimos al cine. Yo soy un apasionado del cine, durante mi adolescencia en la cual pasé una gran depresión, el cine y las películas hicieron que pudiera superar esa etapa, podía vivir la vida de otros, ser otras personas y olvidarme de mi vida durante un ratito. Como buen apasionado del cine le doy oportunidades a todo, pero es que ese día recuerdo que la cartelera era infumable, nos decantamos por una comedia romántica que era lo menos deprimente que parecía, al final resultó ser una versión pocha de 50 Sombras de Grey con menos de la mitad del presupuesto, una basura básicamente.

Me estaba aburriendo muchísimo y empezaba a tener sueño, no quería que eso estropeara la cita con Roberto así que disimuladamente posé mi mano en el interior de su muslo y comencé a moverla, haciendo movimientos circulares y masajeando la zona, Roberto me miró, me soltó una sonrisa pícara y me dijo al oído: Quieres jugar princesa? Eso hizo que instantáneamente me pusiera cachondísimo y le respondí susurrándole: Hazme el favor y desabróchate el pantalón, asintió y lo hizo, entonces me aventuré y metí mi mano directamente a su polla, aún estaba en reposo pero solo quería palparla, la toqué bien, por todos los lugares y mientras él me miraba con una sonrisa en la cara, saqué la mano de su paquete, me la llevé a la cara, la olí y la lamí mirándole a los ojos. Soltó un suspiro, me agarró la mano y se la llevó a la boca lamiendo la zona donde yo lo había hecho antes. Me acabas de poner bastante cachondo, lo sabes no? Me dijo en el oído. Eso quería amor, le respondí.
Me arrodillé y ahí comencé a comérsela entera, disfruto mucho mamando, es mi parte favorita, sentir toda mi boca llena incluso la garganta, mirarle a los ojos y ver como los gira lleno de placer, me encanta, estaría comiéndosela por horas y lo mejor es que luego recibo como recompensa la leche calentita, no hay nada como recibirla dentro de la boca, es un placer increíble, cuando terminé de comérsela y se corrió en mi garganta, se la lamí de nuevo para llevarme cualquier resto y luego me dió la vuelta, me bajó la ropa y comenzó a comerme el culo como nadie había hecho, con tanta emoción y efusividad que sentía como su nariz y a veces su barbilla casi eran engullidas por mi culo abierto, lo hizo tan bien y era tanto lo cachondo que estaba que no tardé en correrme. Luego de terminar, ni siquiera terminamos de ver la película, nos comimos un poco mas la boca y nos fuimos al coche dirección volver a casa.

Roberto: Te gusto? Siento que a veces tu me das mucho pero yo a ti no te recompenso lo debido.
Lucas: Que si me gustó? He sentido cosas contigo que nunca he sentido con nadie, el sexo no es solo penetrar *Le digo agarrándolo de la mano*
Roberto: Te he dicho ya que me encantas? Por cierto, donde aprendiste a comerla así, eres el mejor y no dejas nada jajajaja
Lucas: Porno, y bueno, con mi juguete practicaba las mamadas jajajaja, soñando con algún maromo que me dejara comerla, nunca pensé que mi primera vez iba a ser con una tan grande. Me alegro de que te guste.

Se giró hacia mi y me dio un beso, luego de eso me dejó en mi casa y cuando llegó a la suya me avisó por whatsapp que ya había llegado, hablamos un rato mas y decidí irme a dormir, que próximamente tendría los exámenes finales y no estaba preparado aún, tenía que estudiar muchísimo.

Mi cuñado, el oso alfa

#25
xtasiado escribió:
22 May 2020 17:51
Que impresión !! hicieron todo eso en el cine? Estoy de acuerdo en un cine xxx, pero en uno convencional?? eso me puso a mil.
Si, jajajajaja, era una de las últimas sesiones, nosotros siempre pedimos ponernos en la última fila por que me gusta verlo todo bien y las pocas personas que estaban en la sala estaban por la zona baja, creo que nadie se enteró y si se enteraron debió gustarles por que no dijeron nada jajajajaja, ya verán si siguen apoyando el post y sigo con la historia, que el hacerlo fuera de casa y en lugares poco convencionales nos empezó a gustar bastante. Gracias por responder siempre :enamorado: :enamorado:

Todo cambió

#26
Como dije anteriormente, me pasé el resto de la semana estudiando como un loco sin parar, tragando y tragando temario junto a litros de café para no dormirme, las ojeras se estaban apoderando de mi cara y claro, es que el esfuerzo tanto mental, como físico que estaba realizando al estar estudiando y a la vez trabajando en la cafetería para no morirme de hambre era bastante grande. Después de la cita del cine con Roberto, no nos volvimos a ver durante esa semana, nos limitábamos a llamarnos por teléfono y alguna que otra noche a hacer alguna videollamada clandestina sin que mi hermana se enterara, aunque también se tenía que decir que el pobre de mi cuñado estaba viviendo prácticamente solo, mi hermana se pasaba las horas fuera alegando que tenía trabajo y cuando volvía a casa tenía prácticamente un contacto nulo con mi enamorado, el no se sospechaba nada, claro, es un cacho de pan, pero yo en el fondo sabía que mi hermana no estaba en el trabajo si no que estaba quedándose con Daniel y paseándose por ahí en plan parejita, me moría de ganas de hacerlo, pero si me precipitaba, nuestro plan podía irse a la mierda.

Un día en el que tenía turno libre de la cafetería lo dediqué a repasar el temario que ya me había estudiado, puesto que en teoría ya me lo sabía todo y solo me quedaban repasar los dos últimos días antes del gran día de los exámenes. Llevaba toda la mañana estudiando sin parar, con el móvil en silencio y en paz con mi fiel cafetera a mi lado, hasta que de repente y sin esperar a nadie me aporrean la puerta con efusividad, el susto que me pegó no fue ni medio normal y para mi sorpresa al abrir la puerta veo que es mi hombretón, con bolsas de un restaurante de comida rápida de la zona y una sonrisa de oreja a oreja.

Lucas: Que estás haciendo aquí?? *Le recibo con un abrazo y un beso*
Roberto: Quería darte una sorpresa, como me dijiste que ya solo te quedaba repasar, pensé que un descanso no te vendría mal, que mira la cara que tienes, estas hecho mierda princesa.
Lucas: Entra anda y deja las cosas ahí en la cocina, no me critiques que lo tengo todo un poco tirado por ahí, no tengo tiempo ni de respirar casi, ve preparando todo a lo que me voy a cambiar.
Roberto: Tss Tss eh!! ni de coña, te quedas así como estás que me pones mucho
Yo siempre para estar en mi casa voy en calzoncillos y una camiseta super vieja, rañosa y alargada que me cubre, es lo mas cómodo del mundo
Lucas: Si es que tengo el hombre mas bueno del mundo, encima que me trae la comida me dice esas cosas tan bonitas, gracias mi amor *Le digo rodeandole con mis brazos y dándole muchos besitos en la boca*
Roberto: Ahora mismo eres lo único que tengo y lo único que me hace levantarme cada mañana con una sonrisa, así que te debo esto y mas.
Lucas: Anda, no seas bobo...

Seguimos con la conversación y vamos derivándola a cosas cotidianas y cosas de la universidad, parecíamos una pareja casada desde hace años, teníamos una complicidad increíble, terminamos de comer y nos pusimos a recoger un poco mi apartamento hasta que todo estaba un poco mas decente, debatimos durante un rato que íbamos a hacer a continuación y decidimos ir a dar un paseo para distraerme un poco de los exámenes, me cambié de ropa, cogí las llaves y nos dispusimos a ir cuando de pronto Roberto me dijo que sentía un dolor bastante fuerte en la rodilla izquierda, tanto que casi no podía apoyarla, lo ayudé a sentarse y en cuestión de 5 minutos dijo que ya estaba listo para dar el paseo, le insistí e insistí en que un dolor así repentino no podía ser normal pero a tozudo no le gana nadie y casi que me obligó a seguir con nuestro plan. Nuestra intención era dirigirnos a un parque cercano donde había un pequeño lago y dar una vuelta relajada, pero la rodilla no se lo permitió, el problema era que esa vez no me lo dijo y siguió aguantando el dolor hasta que se desplomó al suelo semi inconsciente, Me asusté muchísimo y le preguntaba que si estaba bien pero no reaccionaba, así que llamé rápidamente a emergencias y mientras me respondían comprobé que siguiera respirando y tuviera pulso, tenía la sensación de que el tiempo se aceleraba y que yo no podía reaccionar a nada y cuando me dí cuenta me vi rodeado de paramédicos recogiendo del suelo a Roberto y metiéndome a mi en la ambulancia junto a el para llevarnos al hospital. Cuando llegamos les conté un poco lo que habíamos hecho anteriormente y le conté un poco mas sobre el.

Cuando terminé de hablar con los médicos y me encontré un poco mejor llamé a mi hermana, la cual no me respondió, pero al llamar a Daniel, me lo cogió al primer toque.

Lucas: Dile a mi hermana que si está tan ocupada como para no coger el puto teléfono
Daniel: ... *Solo oía respiraciones, nadie respondió*
Lucas: Estoy en el hospital con Roberto, estabamos paseando y de pronto se desmayó, está inconsciente por el momento. *Acto seguido colgué el teléfono, me dió mucha rabia la situación en la que nos encontrábamos y no podía aguantar mas todo ese falserío*
A los pocos minutos aparecieron los dos con prisas, se me acercan y me preguntan por todo lo que nos pasó, yo le cuento todo con detalles.

Laura: Y que estaba haciendo Roberto en tu casa llevándote comida? Desde cuando se llevan tan bien?
Lucas: Perdona? Te digo que no sabemos por que tu novio está inconsciente después de un desmayo repentino y lo único que te preocupa es eso? Por que no me cogiste el teléfono? Que estabas haciendo con el instructor de gimnasio que conocimos hace medio año?
Laura: Eso no tengo por que respondértelo...
Lucas: Pues no, por que ya lo se todo, se lo tuyo con Daniel y se lo mucho que pasas de Roberto durante días y días sin decirle ni hola, ni acercarte a el, ni darle un mísero beso, eres un asco de persona y me avergüenza que seas mi hermana, y eso no es todo...
Daniel: Se lo vas a decir aquí? ahora?
Lucas: No te metas por favor, que no quiero que salgas tu mal
Laura: Que es lo que se supone que me va a decir aquí y ahora?
Lucas: Que Roberto y yo estamos juntos...
Al instante de oír lo que dije mi hermana me da un bofetón y se va al baño de la única forma que podía hacerlo, dramáticamente, a ver, en el fondo lo entendía, se acababa de enterar que su hermano y su "novio" estaban teniendo una relación secreta a sus espaldas, y sinceramente fue un error por mi parte decírselo en ese momento pero estaba harto de todo eso y con los nervios y preocupación por Roberto no podía controlarme.

Tras montar todo ese numerito, me siento en la sala de espera con Daniel y justo cuando está saliendo mi hermana del baño llega el médico y pregunta por los familiares de Roberto, nos dice que ya se encuentra estable y fuera de peligro, que no tiene nada físico sin ser el dolor de la rodilla el cual se quejó antes de salir y que iba a tener que estar un par de días mas ingresado ya que iban a hacerle unas pruebas para buscar el origen del dolor. Cuando terminó de explicarnos nos dijo que podíamos pasar de uno en uno a ver como estaba y mi hermana se coló delante para ser la primera, yo aún estaba en medio shock y ni siquiera pensé el por que ella quería ir antes que yo así que no me opuse.

Cuando entró se oyeron un par de gritos medio ahogados, como una discusión bastante fuerte pero debido al tipo de materiales con los que estaba construida la habitación no se oía bien lo que decían hasta que de golpe se abrió la puerta y salió mi hermana llorando, tan rápido que cuando me giré para seguirla con la vista ya estaba yéndose a la sala de ascensores para irse, Daniel me miró con cara de cachorrito abandonado y fue tras ella. Yo mientras, me dispuse a entrar a la habitación para hablar con Roberto, cuando entré lo vi mirando hacia el otro lado, pensativo y con la cara roja, parecía que mi hermana le había dado un bofetón igual que el mio y eso era mala señal, eso significaba que la discusión fue por que ella le dijo todo, tanto lo mio con el, como lo de ella y Daniel. Me acerqué a la cama y el seguía sin mirarme.

Lucas: Estás bien? *Le intento agarrar la mano pero me la aparta*
Roberto: Por que no me dijiste que me estaba poniendo los cuernos?
Lucas: Tenía miedo que si te lo decía, se lo dijeras y descubriera lo nuestro...
Roberto: Llevo medio año viviendo con una desconocida, solo y sintiéndome mierda por ser apartado y rechazado cada día y tu, la única persona en la quien confiaba, te enteras y no me lo dices aún sabiendo como lo estaba pasando?
Lucas: Amor, lo siento de verdad, no quería que lo pasaras mal, no sabía como gestionarlo y... *De pronto me corta la conversación*
Roberto: Vete por favor, vete y no vuelvas, ya no puedo fiarme de ti, no vengas a verme mientras estoy aquí
Lucas: Per...
Roberto: Que te vayas, no me obligues a llamar al médico.
Lucas: Vale, pero solo quiero que sepas que te amo y que siempre te estaré esperando...

Luego de eso, salgo de esa habitación como mi hermana, llorando pero sin tanta prisa, intenté buscar al médico de antes y le dí mi teléfono de contacto para que me informara de su situación y me dirigí a mi casa, cuando llegué me encontré en el rellano cajas con cosas de Roberto y una nota en la puerta que decía "Aquí están las cosas de tu amado" y tras todo eso, intenté dormirme y que todo pasara hasta el día siguiente para ponerme a repasar para el examen que tendría al día siguiente.

Mi cuñado, el oso alfa

#29
El día del examen recuerdo que fui al baño mas veces de las que me hubiera gustado, los nervios estaban afectando a mi estómago de mala manera y lo único que podía hacer era pensar en Roberto, como lo estaría pasando, por que le pasó eso, por que se desmayó repentinamente... Pero bueno, al tiempo de estar centrado en el, agitaba la cabeza y seguía mirando los apuntes del examen, desesperado por aprobarlo, la hora llegó, me centré y lo hice tan bien que cuando me dieron la nota tuve que llorar de la emoción, por fin, tenía mi carrera universitaria de lo que verdad me apasionaba y encima con unas notas bastante buenas que me abrirían muchísimas puertas, tras terminar el curso lo próximo que tenía que pensar era donde quería trabajar y lo que no podía sacarme de la cabeza era que en mi ciudad pequeña y deprimente no iba a poder encontrar nada que estuviera a la altura de mis expectativas, estaba hecho un lío así que decidí empezar un viaje de interraíl por todo Europa con parte del dinero que tenía ahorrado. Durante el verano estuve viajando por casi todos los países de Europa, conociendo a muchísima buena gente con la que incluso a día de hoy sigo teniendo contacto, mientras estaba en ese viaje no paraba de llamar al médico de Roberto, me iba informando y lo único que podía decirme es que no encontraban nada en las pruebas, eran totalmente inconcluyentes y para mi sorpresa, Roberto no quería saber nada de mi, intentaba ponerme en contacto con el pero seguía bastante dolido. Un día mientras estaba por Polonia, llamé al médico y me dijo que ya le habían dado el alta a Roberto, me sentí frágil y con mucho miedo, miedo de no volver a saber nada de el, ya no tenía a nadie a quien preguntarle por su estado ni tenía ningún medio para saber de el así que me intenté olvidar y me centré en mi, en mi propio futuro y mi propio porvenir.

Al terminar el verano y con el mi viaje, decidí mudarme a una de las ciudades mas grandes de mi país, iniciar una nueva vida y trabajar de lo que me apasionaba, tanto empeño le puse que conseguir un trabajo inicial de asistente del jefe de producto de una gran empresa, ayudaba y coordinaba con la introducción de nuevos productos al mercado, era una total fantasía contar con un equipo capacitado de llevar mis ideas a cabo, era todo un lujo. Me encantaba lo que hacía y era bastante feliz, poco a poco dejé de centrarme en como estaría Roberto, al rededor de un año después de aquel día empecé a quedar con otros chicos, salía con ellos y me lo pasaba genial, incluso conocí a un chico que me encantó desde el primer momento. Cabe destacar que después de todo eso y del viaje que hice, empecé a bajar de peso drásticamente y decidí hacer deporte así que sigo con mi gran y exuberante culo pero sin ser lo demás tan grande.

El chico que empecé a conocer se llamaba Alejandro, y era un par de años mayor que yo, aunque por como vestía y como actuaba aparentaba mas, parecía sacado de película, Alto, ojos claritos, una barba preciosa y un pelo medio/corto de color castaño claro, tenía un cuerpo bastante bien trabajado y dios... Como me follaba, ese hombre hacía lo que quería conmigo, incluso me introdujo en el mundo del sexo con juguetitos (vibradores, dildos, anillos, huevos, etc etc) y terminó de introducirme en algo que siempre me había llamado bastante la atención, el bondage, lo cual era extraño por que yo siendo un pasivo sumiso, cuando entrabamos en el mood del bondage, era yo quien amordazaba, vendaba y ataba a Alejandro, me encantaba verlo desnudo, ver el cuerpo tan espectacular que tenía atrapado entre las cuerdas que yo mismo había atado alrededor de su cuerpo, me encantaba vendarle los ojos y atarle las manos, comenzar a lamer, mordisquear y juguetear con cada centímetro de su perfección escultural, me podía pasar horas introduciendole mis dedos con un aparato vibrador mientras le comía entero el pecho y le deslechaba la polla.

Todo estuvo super bien durante meses con Alejandro, tanto que incluso decidimos irnos a vivir juntos, 24/7 follando y disfrutando el uno del otro, hasta que empezaron a pasar cosas raras, de repente desaparecía "por trabajo" durante días, cuando llegaba a casa faltaba algún mueble u objeto de decoración, y lo mas raro, la caja fuerte habían veces que estaba movida del sitio unos centímetros (soy bastante observador), un día:

Lucas: Ale, sabes donde está mi reloj? El de las correas negras, me lo quería poner hoy para la presentación de la nueva línea de productos.
Alejandro: Ni idea, búscalo bien que eres un poco desastre
Lucas: Pero es super caro, sabes que siempre lo pongo en este cajón por que me da miedo perderlo.
Alejandro: Te acabo de decir que no tengo ni puta idea de donde está.

Yo ni siquiera le miré a la cara, me fui al trabajo bastante cabreado, como iba con tiempo decidí pedirme un té para llevar en una cafetería cercana e irme al parque a tomar el aire mientras escuchaba algo de Lo-Fi, pero algo me rondaba la cabeza, el reloj... Donde estaría? Y por qué Alejandro me respondió así? Ciertamente siempre fue un poco "ogro" pero no hasta ese punto, cuando me terminé el té me fui al trabajo y al llegar me reuní con mi equipo para planear la reunión. Todo salió de lujo, como siempre, el resto de departamentos estaba bastante contento con nuestro trabajo y eso me reconfortaba.

Sara: Puedo pasar? *Oigo desde la puerta de mi despacho*
Lucas: Claro, como no va a poder pasar mi jefa preferida *Siempre habíamos tenido bastante buena relación, siempre salíamos a cenar y nos contábamos todo*
Sara: Les encantó la presentación, para ser joven sabes perfectamente lo que quiere el público.
Lucas: Si te descuidas, en un par de años te quito el puesto.
Sara: Atrévete perra mala, te mato JAJAJAJAJAJJAJA *En privado siempre estábamos con nuestras idioteces, en público luego super serios*
Lucas: Te puedo contar algo? Creo que Alejandro me robó el reloj, lleva tiempo comportándose super raro...
Sara: Y eso? Tienes alguna prueba?
Lucas: No, del reloj no, pero ya te he contado las otras cosas raras que me han pasado con el, no se que pensar la verdad, me encanta estar con el pero siento a veces que no es recíproco.
Sara: Pues pon alguna cámara escondida
Lucas: Tía, estas segura? Y si me pilla?
Sara: Pues le dices que era por seguridad, disimulas un poco.
Lucas: Venga, te compro la idea.

Un día que volvía del trabajo andando, me pasé por una tienda de electrónica y compré unas mini cámaras que se conectaban con el móvil y no necesitaban instalación rara, solo posicionarlas bien, cuando llegué y vi que no estaba en casa, las coloqué por toda la casa, incluso en el baño, estaba desesperado por saber que pasaba. Así que un día que teníamos bastante tiempo para almorzar, Sara y yo quedamos en un restaurante cerca del trabajo y decidimos poner la cámara en directo. En el salón no había nada, en la cocina nada, en mi habitación nada, en el despacho...

Lucas: Dime que eso que estoy viendo no es mi caja fuerte abierta
Sara: Joder... creo que si eh
Lucas: Pero si tengo la alarma de seguridad puesta... HOSTIAS Está desactivada...
Sara: Comprueba el resto de la casa corre
Lucas: Voy a mirar en el baño, es el único sitio que queda *Cuando deslicé el dedo y se cargó la cámara del baño no me pude creer lo que estaba viendo*
Sara: Ese es...
Lucas: Alejandro, con una tía, en el baño, montándoselo... No me puto puedo creer que esto sea real, osea, no puede estar pasando de verdad.
Sara: Llámalo, a ver como reacciona, pero disimula.
Lucas: *le doy al contacto en el móvil y lo pongo en el altavoz para poder seguir viendo la cámara* Hola cariño, que haces?
Instantáneamente paran de follarse y le hace señas para que se quede en silencio.
Alejandro: Bien... Bien, estoy en casa recogiendo un poco y tu? para que me llamas?
Lucas: Nada, nada, solo quería hablar un rato contigo *Me quedo atónito por que justo cuando le estoy hablando veo que está cogiendo del pelo a la guarra esa, tirándola de rodillas y dándole de mamar con su polla*
Alejandro: Pues cariño tengo que dejarte que estoy ocupado...
Lucas: Hijo de la gran puta... En nuestro baño mientras no estoy? Enserio? Y que cojones hace MI caja fuerte abierta? *Paran instantáneamente*
Alejandro: Que coño estas hablando?
Lucas: Te estoy viendo cerdo de mierda

Cuando oye eso, me cuelga, mira por todos lados y va quitando cámara por cámara hasta que no puedo ver ninguna, cuando Sara y yo llegamos a mi casa, no estaban ninguno de los dos, ni mi dinero de la caja fuerte... Se fue y me dejó sin nada, nunca mas supe nada de el, puse varias denuncias pero sin pruebas (no pude grabar nada) la policía no iba a hacer nada, después de eso me mudé de piso y cambié todas las contraseñas de todo...

Me sentía estúpido, como no había visto que me estaba poniendo los cuernos, encima con una tía... estuve un tiempo bastante mal pero conseguí levantar cabeza gracias a Sara y a mi estupendo trabajo en el cual me volqué, pese a toda esa mierda, estaba prosperando día a día y se me daba genial hacer lo que hacía.

Siguió pasando el tiempo hasta que cerca del 3er "aniversario" de aquel catastrófico día en el hospital, recibí una llamada:

Roberto: Lucas, te necesito...

Mi cuñado, el oso alfa

#30
Ufff :paja: enserio que la imagen que me hago de ti, con las descripciones que haces son :babas:
Punto y aparte, como porque 3 años después llama Roberto????? por muy molesto que estés cuando amas a alguien no lo ignoras 3 años. Leamos que pasa.
saludos.
S O M O S .... I N S T A N T E S
Imagen
 
  • Publicidad +